divendres, 22 de febrer de 2019

INSTRUCCIONS D’OMPLIMENT YUASA YB10L-B2


FILLING INSTRUCTIONS YUASA YB10L-B2

1. Before adding electrolyte remove the six vent plugs. Also removed the end sealing tube and totally disregard (putting this tube back on to the battery when filled with acid can cause an explosion)

2. Place battery onto a flat level surface.

3. Cut off 3.0 mm from plastic nozzle on the acid container and attach the red plastic tube. Note: ensure the electrolyte is between 60ºF and 86ºF before filling.

4. Carefully fill each of the six battery cells to the ‘upper level mark’ (indicated on sketch)

5. Let battery stand for at least 30 minutes. Move or gently tap the battery so that any air bubbles trapped between the plates are expelled. If acid levels fall, refill cells with acid to upper level.

6. A battery must be completely charged before installation. Charge for three to five hours at the current equivalent of 1/10 its rated capacity found in the Yuasa applications book.

7. During charging, batteries can split electrolyte out of the open vents. Loosely fit vent plugs prior to charging.

8. During the charging operation check to ensure the electrolyte is still at the upper level indication mark if not top up with distilled or clean water. After adding water charge for a further hour to ensure acid and water have mixed.

9. When the charging operation is completed replace vent plugs firmly (finger tighten). Do not over tighten.

10. Wash off spilled acid with water and baking soda solution, paying particular attention to wash acid of the terminals. Dry the battery case before fitment.

INSTRUCCIONS D’OMPLIMENT YUASA YB10L-B2

1. Abans d’afegir l’electròlit (l’àcid sulfúric) treu els sis tapets (de color groc). També cal que llencis el caputxó de segellat (si tornes a col·locar aquest tap en la bateria quan està omplerta d’àcid pot causar una explosió)
Notes: els taps de color groc no son roscats; els pots treure amb unes petites tenalles o si ets prou fort, amb els dits. El caputxó de segellat és el tap de color vermell que hi ha on caldrà afegir el tub transparent abans de posar la bateria a la moto. Per tant, llença-ho abans d’omplir d’àcid i NO el tornis a ficar mai més.

2. Posa la bateria en una superfície plana.

3. Talla al voltant de 3 mil·límetres del broc del pot d’àcid i col·loca el tub de color vermell. Nota: assegurat que l’electròlit es troba entre 15,5º i 30º abans d’omplir la bateria.
Nota: No intentis desenroscar el tap gruixut de la garrafeta d’àcid. Si ho fas l’àcid caurà massa de pressa i tens molts punts per tacar-te d’àcid.

4. Amb molt de compte omple cadascun de les sis cel·les de la bateria fins el nivell màxim (indicat en la mateixa bateria)
Nota: Això es fa perquè, com que inevitablement deixaràs bombolles, el nivell baixarà quan es vagin desfent. Les cel·les son cadascun dels sis vasos sota cada tap.

5. Deixa reposar la bateria com a mínim durant 30 minuts. Mou o copeja suaument la bateria perquè les bombolles atrapades entre les plaques vagin desapareixent. Si el nivell d’àcid baixa, reomple les cel·les amb àcid fins el nivell màxim.

6. Una bateria cal que estigui completament carregada abans de la seva instal·lació. Carrega-la entre tres i cinc hores a l’equivalent del 10% de la seva capacitat nominal que trobaràs en el llibre d’instruccions de Yuasa.
Notes: El llibre d’instruccions es refereix al fulletó que estem traduint. La capacitat nominal de la Yuasa YB10L-B2 és 11 Ah. Per tant caldria carregar fins a 1,1.

7. Durant la càrrega, la bateria pot deixar anar electròlit pels forats oberts. Posa els taps –sense estrènyer massa- abans de la càrrega.

8. Durant la càrrega, valida que l’electròlit està encara al nivell màxim y si no, omple-ho amb aigua destil·lada o amb aigua neta. Després d’afegir aigua, carrega durant més d’una hora per confirmar que l’àcid i l’aigua s’han barrejat.

9. Quan l’operació de càrrega s’hagi completat estreny els tapets de ventilació grocs pressionant amb els dits.

10. Neteja les restes d’àcid amb una solució d’aigua i bicarbonat de sodi (NaHCO3) prestant especial atenció a netejar l’àcid en els terminals. Eixuga la bateria abans de muntar-la a la moto.

(Recorda fer servir guants i fer-ho en un lloc airejat. Molt de compte amb l’àcid sulfúric!!!)
INSTRUCCIONES DE RELLENO YUASA YB10L-B2
Si necesitas la traducción en castellano, deja un mensaje.

dijous, 21 de febrer de 2019

Pope Francis decries critics of church as 'friends of the devil' by Angela Giuffrida


Pope Francis decries critics of church as 'friends of the devil'
Pontiff disturbed over tide of accusations prior to Vatican summit on sexual abuse

Angela Giuffrida
Wed 20 Feb 2019 17.08 GMT

Pope Francis has said that those who constantly criticise the Catholic church are “friends of the devil”. Speaking to pilgrims from southern Italy, the pontiff said that defects of the church needed to be denounced so they could be corrected, but that those who condemned “without love” were linked to the devil.

“One cannot live a whole life accusing, accusing, accusing, the church,” he said. People who did, he said, were “the friends, cousins and relatives of the devil”.

His remarks come as dozens of victims of clerical sexual abuse gathered in Rome ahead of an unprecedented Vatican summit on the issue. In the lead-up to the four-day event, which begins on Thursday and which will be attended by about 180 bishops and cardinals, the victims have criticised the church’s failure to sufficiently address the issue so far.
Lead-up: Phrasal verb. The events that led up to a particular event happened one after the other until that event occurred: Alan Tomlinson has reconstructed the events that led up to the deaths. If someone leads up to a particular subject, they gradually guide a conversation to a point where they can introduce it: I'm leading up to something quite important.

The Vatican said it hoped that the meeting would mark a turning point. But people who had survived sexual abuse by priests said the church was nowhere close to confronting the deeply entrenched problem.
Entrenched: If something such as power, a custom, or an idea is entrenched, it is firmly established, so that it would be difficult to change it. Synonyms: fixed, set, firm, rooted .

Peter Isley, spokesperson for Ending Clergy Abuse, an organisation that brings together activists from different countries, told reporters on Wednesday that the victims’ group would demand Pope Francis adopted zero tolerance measures for paedophiles.
On Wednesday (time marker = yesterday, because today, reading day, is Thursday): Past simple

“There are two points,” Isley said. “Kicking out abusive priests and expelling the bishops and cardinals who covered them up. Resignations are not enough.”

Twelve victims met together with the organising committee of the summit on Wednesday afternoon. One, Phil Saviano, whose revelations to Boston Globe journalists in 1992 led to a widespread investigation that exposed sex abuse by the clergy, gave a letter to the archbishop of Malta, Charles Scicluna, asking for the names of thousands of priests found guilty of child abuse to be released. “Peoples’ faith and trust in the Vatican is rapidly washing away,” he wrote in the letter.
On Wednesday (time marker = yesterday): Past simple
In 1992 (time marker, now 2019): Past simple
Widespread: Adjective. Something that is widespread exists or happens over a large area, or to a great extent: There is widespread support for the new proposals. Food shortages are widespread.
Wash away: Phrasal verb. If rain or floods wash away something, they destroy it and carry it away. Flood waters washed away one of the main bridges in Pusan.

Anne Barrett Doyle, from the US-based website BishopAccountability.org, told reporters in Rome that canon law had to be fundamentally changed so that it stopped “prioritising the priesthood of ordained men over the lives of children and vulnerable adults who are sexually assaulted by them”.

You are correct in recognizing that there is a "rule" in reported speech, as in your example: the verbs coming after a past tense reporting verb—told in this case—often appear in a past tense form. One correct way to state the sentence you cite would be:
(a) He told them again that they had to learn to love each other.

However, the alternative way to express this kind of sentence keeps the modal must in its present form:
(b) He told them again that they must learn to love each other.

In fact, Quirk (A Comprehensive Grammar of the English Language, Longman, 1985) states: In its obligational sense... the past of must may be replaced … by had to in indirect speech: His parents told him that he must / had to be in by ten that night.


dissabte, 16 de febrer de 2019

El perill de deixar morir la conversa


La Vanguardia, jueves 24 de enero de 2019. Página 2

El perill de deixar morir la conversa
Marius Carol. Director

Sherry Turkle, professora de Psicologia a l’Institut de Tecnologia de Massachusetts, pensa que l’era digital pot posar fi definitivament a la conversa tal com l’hem concebut al llarg de la història. La conversa entesa com a intercanvi en directe entre dues o més persones que expressen oralment les seves idees o afectes. Quan utilitzem la intermediació d’una pantalla digital, a través de la qual emetem i rebem multitud de missatges, establim una comunicació, però no és el mateix. Turkle explica a les pàgines de Cultura del diari: “Mantenir una conversa cara a cara exigeix alguna cosa més que enviar un watsap. Requereix paciència, impedeix retocar el que hem dit i això genera neguit. Per això els adolescents prefereixen enviar-se missatges a entaular una conversa”. Aquesta professora, que acaba de publicar el llibre En defensa de la conversación, es va fer famosa fa uns anys quan en una conferència davant de diversos gurus de Silicon Valley (hi havia des de Jeff Bezos fins a Melinda Gates) va dir en veu alta: “Apaguin els mòbils i comencin a viure”. A ella, que treballa en una universitat que ha fet de la tecnologia la seva bandera, li preocupa que el ciutadà del nostre temps se senti més sol que mai malgrat estar permanentment connectat. I que els missatges i les emoticones substitueixin les paraules i els sentiments. En qualsevol cas, creu que som a temps de recuperar la conversa i tenir una relació sana amb els dispositius electrònics. El drama és que l’univers digital ens allunya de les persones que formen part del nostre món, fent que les comprenguem menys. I internet ens ofereix tal quantitat d’informació que aconsegueix que, al final, no ens involucrem de ple en res.
El llibre de Turkle és una crida d’atenció, un avís a navegants digitals. En cap cas és un assaig contra la tecnologia, sinó més aviat una obra a favor de la relació humana. Capaç de tornar a posar en valor la solitud.


La Vanguardia, jueves 24 de enero de 2019. Página 33

“Si para evitar la confrontación usas un ‘wats’, tu personalidad cambia”
Sherry Turkle, autora de ‘En defensa de la conversación’
N. Escur. Barcelona

Lleva años investigando sobre los efectos de las tecnologías y la era digital en las nuevas generaciones. La neoyorquina Sherry Turkle, socióloga y psicóloga considerada una eminencia mundial en el sector, comparte con La Vanguardia algunas conclusiones de su ensayo En defensa de la conversación que ahora llega de la mano de Ático de los Libros.
¿Por qué los adolescentes temen conversar, lo evitan?
Mantener una conversación cara a cara exige más que enviar un watsap. Conversar requiere paciencia y, sobre todo, impide que podamos retocar o repetir lo que hemos dicho. Esto genera desasosiego, por eso los adolescentes prefieren mandarse mensajes a entablar una conversación. Se trata de comodidad. Quieren comunicarse pero sólo hasta donde ellos deciden hacerlo; quieren revelar su personalidad, pero a través de un filtro.
La tecnología nos permite mantener las distancias
Claro. Y mostrar sólo lo que queremos que los demás vean. Editamos y borramos hasta que logramos el mensaje perfecto. Eso no puede hacerse en una conversación en tiempo real. De ahí el miedo de no poder arreglar su yo. Prefieren el mensaje porque así muestran el yo que les interesa.
Dentro de unas generaciones, ¿habremos dejado de conversar para enviarnos sólo señales digitales? En ese caso, ¿qué rasgos perderá nuestra personalidad?
Tengo la esperanza de que no sea así. La gente es cada vez más consciente de que existe un problema, y ese es un gran paso. Estamos a tiempo de recuperar la conversación y tener una relación sana con los dispositivos electrónicos. Comunicarnos únicamente con señales digitales tendría grandes impactos psicológicos.
Utilizamos una gran cantidad de emoticonos.
Algo bastante peligroso de por sí, porque simplifica nuestras emociones, frivoliza nuestra psicología, nos evita reflexionar sobre nuestra emoción real. Las consecuencias son graves, sobre todo, como ha dicho usted, en nuestra personalidad. Además de dificultar nuestra capacidad de exponer ideas y emociones en tiempo real y de mantener debates profundos, restamos importancia a las emociones y, al no ser testigos de la reacción del otro, es más difícil que podamos ponernos en su lugar.
¿La peor consecuencia de estar enganchado a lo digital?
Esos dispositivos crean una ilusión y es la de que nunca estamos solos. Cuando nos conectamos, se genera la ilusión de que formamos parte de una comunidad y de que esa comunidad nos escucha. Podemos recurrir a la lista de contactos siempre. Pero eso genera un problema grave: el miedo a la soledad.
Tendemos a pensar que estando constantemente conectado te sientes menos solos.
Pero es al revés. Si no somos capaces de estar a gusto en soledad, es más fácil que nos sintamos incomprendidos. Es en soledad cuando reflexionamos sobre cuestiones profundas y nos conocemos. Sólo después de este proceso tendremos la capacidad de conversar y crear relaciones exitosas con otros, porque hablaremos de ideas propias y escucharemos las de los demás, en lugar de proyectar en ellos lo que queremos ver.
También hay una posterior pérdida de empatía.
Existen estudios que demuestran que, en los últimos diez años, ha habido un descenso de un 40% en la capacidad de empatía de los estudiantes universitarios. Comunicarnos a través de una pantalla nos aleja de las personas, nos impide ver sus reacciones e intuir sus sentimientos. Estamos a tiempo de atajarlo. Tras pasar cinco días en un campamento sin aparatos electrónicos, los niños recuperan su capacidad de empatizar y mantienen conversaciones porque no hablan sobre lo que está en su móvil, sino de lo que está en sus cabezas. Es importante que las instituciones sean conscientes de ello.
¿El mundo digital nos hace insensibles?
Por una parte nos aleja de las personas con quienes tenemos la ilusión de estar conversando y, por tanto, de sus emociones. Provoca que cada vez nos comprendamos menos. Y recibimos tal cantidad de información, imágenes y estímulos que, al final, no nos involucramos de lleno en casi nada. Les restamos importancia, cada vez nos afectan menos. Hay cosas que sólo la conversación nos puede ofrecer, y recuperar la empatía es una de ellas.
Es cierto que con las tecnologías somos capaces de decir cosas que jamás diríamos a la cara. ¿Es eso una ventaja?
No lo consideraría una ventaja. Es cierto que la tecnología nos ofrece métodos nuevos de comunicarnos que son beneficiosos: nos hace sentir cerca de personas a las que queremos en momentos importantes, nos hace sentirnos acompañados, escuchados.
Entonces, la tecnología es capaz de beneficiarnos.
Si sabemos utilizarla. En cuanto no la usamos de forma adecuada, se vuelve perjudicial. Si enviamos un mensaje para evitar una confrontación cara a cara o para decir algo que de otra forma no nos atreveríamos, estamos dejando que la tecnología intervenga directamente en nuestras vidas, cambie nuestra personalidad, altere la manera de expresarnos. Es una intrusión demasiado peligrosa.
Advierte usted que debemos corregir el rumbo si no queremos una sociedad llena de ciudadanos con ansiedad. ¿Cómo hacerlo?
Es simple: conversando más. No se trata de desterrar la tecnología de nuestras vidas, sino de crear espacios que propicien la conversación. Si para ello hay que apartar los aparatos electrónicos durante un tiempo porque extinguen las conversaciones, ¡hagámoslo! La simple presencia de un móvil en una mesa a la hora de comer distrae nuestra atención e impide que profundicemos. Sabemos que cualquiera puede alejarse mentalmente del lugar a través del teléfono. Esto provoca que la conversación sea trivial, poco profunda. Por eso debemos crear espacios sagrados, como la cocina, el salón o el coche, para aprender a escucharnos, incluso cuando es aburrido, porque es en esos momentos cuando revelamos nuestra verdadera personalidad. Mensajearse puede mejorar nuestras relaciones, ayudarnos a superar momentos difíciles, pero debemos saber usarlo.
Durante todos estos años de investigación, ¿cómo logró equilibrar su propia realidad?: ¿cuestionaba el mundo digital mientras estaba todo el día metida en él para sus estudios?
Estoy involucrada en el mundo digital para investigar y también porque forma parte de mi época. Por ello muchas veces tengo que frenarme y poner límites. Por ejemplo, me esfuerzo en no utilizar el móvil como despertador, porque tendría consecuencias más allá de la simple tarea de despertarme: generaría la tentación de mirar los mensajes en mitad de la noche.


La Vanguardia, jueves 24 de enero de 2019. Página 32-33

Un futuro sin charlas cara a cara
Hablemos más y fabulemos menos
Estudios y ensayos alertan del peligro del auge digital en detrimento de la conversación
NÚRIA ESCUR, BARCELONA 24/01/2019 01:06
Actualizado a 24/01/2019 09:52

Vivimos sumergidos en un estado de constante conexión. Sherry Turkle lleva treinta años investigando sobre los efectos de las nuevas tecnologías en la sociedad. La socióloga y psicóloga norteamericana, nacida en Nueva York en 1948, está considerada principal eminencia mundial en esos temas y ofrece en su ensayo En defensa de la conversación (Ático de los Libros) los resultados de un estudio de cinco años en el interior de escuelas, familias, grupos de amigos y oficinas de trabajo.

Su proyecto nació el día en que se dio cuenta del miedo que suscitaba el simple hecho de conversar en quienes entrevistaba para sus estudios sociológicos. “Los jóvenes sentían pavor al enfrentarse a una conversación, huían de ella, conversar les parecía demasiado esfuerzo, y responder a una llamada de teléfono les desestabilizaba”.

Mantiene The Guardian que Turkle no está contra de la tecnología, sino a favor de la conversación. Su antídoto es simple: deberíamos hablar más los unos con los otros. Estudió Sociología y Psicología en la Universidad de Harvard, es profesora de Ciencias Sociales y Tecnología en el Instituto de Tecnología de Massachusetts y ha escrito siete libros sobre la interacción del ser humano con la tecnología.

Esta son algunas de las principales consecuencias sobre el comportamiento que la socióloga detectó en quienes estaban enganchados al mundo digital: 1) falta de empatía (algunos jefes de estudio confesaban que niños de apenas 8 años eran incapaces de ponerse en el lugar de un niño lesionado, le aislaban porque ellos no se habían desarrollado emocionalmente); 2) en las redes se conoce a gente, pero muy superficialmente; 3) sólo sabían pedir disculpas o romper una relación por WhatsApp, lo que les inutilizaba para enfrentarse a la vida real; 4) falta de atención hacia los demás, se crea una coraza de frialdad; 5) creación de una personalidad falsa.

No sólo la conversación interpersonal está viviendo malos tiempos. También peligra lo que entendemos como conversación de masas. En un ensayo de reciente publicación titulado Ironía on, Santiago Gerchunoff proponía “una defensa de la conversación pública de masas” y analizaba pros y contras de ese fenómeno. “Cuanta más conversación, más grandes desfiles de pretensiones, de discursos afirmativos más o menos dogmáticos. Y estos discursos están repartidos entre la gente, vulgarizados, hiperbolizados, hiperideologizados, moralizados”. Para Gerchunoff, esto produce un brote “como modo de supervivencia de la propia democracia, del ironismo por todas partes, como un hierbajo purgante que no da frutos, pero que no deja de extenderse con la conversación”.

Escribía Samuel Johnson en The Rambler –¡ya en 1752!–: “: hemos hablado bastante, pero no hemos conversado”. A criterio de Turkle eso sigue siendo así, hemos intensificado la comunicación más superficial y debemos corregir el rumbo si no queremos, dentro de unos años, amanecer en una sociedad llena de ciudadanos con ansiedad crónica. “Recibimos un chute neuroquímico cada vez que nos conectamos”. Curiosamente, lo que genera ansiedad a algunos jóvenes es todo lo contrario: la conversación.

“Cuando las familias me cuentan que airean sus problemas por correo electrónico o por mensaje de móvil para evitar la tensión del encuentro cara a cara –continúa Turkle–, o cuando escucho a vicepresidentes de grandes empresas describir las reuniones de trabajo como ‘un tiempo muerto para vaciar el buzón de entrada de correo’, lo que me trasladan es un deseo de divertimento, comodidad y eficiencia. Pero también sé que estas acciones impiden que la conversación cumpla su función”.

Y si la conversación mengua el silencio, el silencio social gana terreno. La escritora Sara Mesa lo entendió meridianamente un día en que, paseando con una amiga por Sevilla, se acercó a una mujer que mendigaba. Conoció su circunstancia. De ahí nació el librito Silencio administrativo. La pobreza en el laberinto burocrático (Anagrama), que nos obliga a reflexionar sobre todo ese catálogo de silencios, muros burocráticos que aíslan, que practican la no respuesta ante la demanda, a veces desesperada, de un ciudadano. “Muchos se quejan de no haber recibido respuesta tras varios meses de presentar su solicitud. Otros cuentan que les pidieron documentos que ya habían presentado...”, explica Mesa para ejemplificar ese despropósito de incomunicación. “El periodismo tiene también su responsabilidad y no debería contribuir a la creación de una percepción social de la pobreza llena de estigmas, estereotipos y prejuicios”. Todo, desde el silencio como arma arrojadiza.

Otra cosa es buscar momentos de silencio en el espacio familiar. Porque también ese silencio tiene su significado. Explicaba Gregorio Luri (“el grado de atención es el nuevo coeficiente intelectual”) en Elogio de las familias sensatamente imperfectas (Ariel) que la “capacidad para disfrutar del silencio es una actividad, no un quedarse quieto. De hecho, los antiguos romanos ponían a sus hijos el ejemplo de un adolescente llamado Papirio que ‘sabía cuándo hablar y cuándo permanecer en silencio’”.

¿Por qué ya no hablamos nunca? Uno de los adolescentes entrevistados en el estudio de Turkle le respondió: “Es que la conversación es algo que ocurre en tiempo real y no controlas lo que vas a decir. Es un susto. Te obliga a encontrar la ­respuesta correcta automáticamente, te agobia. Te compromete”.

“¿De dónde vienes? ¿De ningún sitio”. Citaba esta conversación Gregorio Luri en La escuela contra el mundo. El optimismo es posible (Ed. CEAC). No parece que extrañe a nadie ese corto diálogo cuando imaginamos ese intercambio de palabras entre un progenitor y su hijo adolescente... “Si no fuera –recuerda el doctor en Filosofía y profesor de bachillerato– porque esas palabras se hallan en una inscripción sumeria que tiene como mínimo 3.700 años de antigüedad”.

Las claves
1- Una de las principales consecuencias del enganche digital en niños y adolescentes es, según los expertos, que su empatía disminuye o desaparece. Dejan de percibir el dolor en los otros, o minimizan su sufrimiento.

2- Muchos adolescentes sólo saben gestionar sus sentimientos por vía digital. Cortan sus relaciones sentimentales por WhatsApp, lo que les dejará indefensos, en un futuro, para la vida real.

3- Uno de los consejos más habituales de los expertos es practicar con el ejemplo. No dejar el móvil sobre la mesa cuando se está comiendo, no atender al segundo cada wats, no mantener los dispositivos abiertos de noche...

4- La creación de una personalidad falsa es otra de las secuelas del enganche digital. Fabular genera que cada vez la exageración vaya en aumento, se aleje del verdadero yo y cree dobles personalidades.

5- No sólo la conversación interpersonal está perdiendo terreno. También la conversación pública, de masas. Ganan espacio, en cambio, los silencios administrativos, los muros burocráticos, la no respuesta social.

Algunes perles del llibre de Sherry Turkle dins:

divendres, 15 de febrer de 2019

Las humillaciones por Ignacio Martínez de Pisón


Las humillaciones
15/02/2019 00:28 Actualizado a 15/02/2019 02:18


Acaba de publicarse tanto en español como en catalán el último libro de Éric Vuillard, que, aunando la escrupulosa precisión de los buenos historiadores y la intención artística de la gran literatura, recrea la jornada de la toma de la Bastilla. Su título no podía ser otro que 14 de julio. Para Vuillard, sin embargo, el verdadero comienzo de la Revolución Francesa no hay que situarlo en esa fecha sino algo antes, a finales de abril de ese mismo año de 1789. María Antonieta había puesto de moda entre la aristocracia el empapelado de paredes en palacios y mansiones, y eso había convertido en multimillonario al principal fabricante de papel pintado, un tal Jean-Baptiste Réveillon. En un momento en que una gran hambruna azotaba el país, a Réveillon no se le ocurrió otra cosa que proponer una rebaja del veinticinco por ciento en el salario que pagaba a sus trabajadores. Lo que podría haber sido un conflicto entre un patrono y sus obreros derivó pronto en un auténtico motín de las clases bajas parisinas, que, con la rabia y la violencia propia de quienes no tienen nada que perder, asaltaron el suntuoso palacio de Réveillon al grito de “¡mueran los ricos!”. La cifra de víctimas mortales superó las trescientas, bastantes más que las que morirían en la Bastilla tres meses después.

Era el desquite del oprimido contra el opresor y del desposeído contra el opulento, pero era sobre todo la venganza de los humillados, porque el nombre de Réveillon estaba asociado a un ideal de lujo que ellos, miserables, a duras penas eran capaces de imaginar: en los salones decorados con los papeles pintados de Réveillon era donde los aristócratas, envueltos en finas sedas, se reunían para ensayar con indolencia el nuevo minué y exhibir sus ostentosas pelucas mientras daban cuenta de los más exquisitos manjares. No hay que descartar la humillación como uno de los motores de la historia. Si un sentimiento constante de humillación no hubiera acompañado al hambre y la miseria de las clases populares de la Francia de María Antonieta, quién sabe si habría existido una Revolución Francesa. Y lo mismo podríamos decir de muchos de los capítulos más convulsos de la historia: si en los tratados posteriores a la Primera Guerra Mundial no se hubieran impuesto unas condiciones a la Alemania derrotada que esta percibió como humillantes, tal vez el nazismo no habría encontrado un terreno propicio en el que arraigar.

La humillación de un país o un sector de la población es energía en estado bruto, un nudo de potencias irracionales que en algún momento acaba desatándose, con menor o mayor virulencia. Que se trata de una fuerza peligrosa es una de esas lecciones que la historia no ha parado de repetirnos: la humillación es peligrosa porque puede escapar a todo control pero también por lo contrario, porque con frecuencia hay quien consigue manejarla y ponerla a su servicio. Esa lección tantas veces repetida sí fue atendida tras la Segunda Guerra Mundial, cuando se evitó cometer el error de un cuarto de siglo antes: frente a las reparaciones abusivas de entonces, la nuevamente derrotada Alemania recibió ahora fondos del plan Marshall para su reconstrucción. ¿Quién discutiría que esa medida es uno de los cimientos sobre los que se ha construido el más prolongado periodo de convivencia en paz y libertad jamás conocido en Europa? De hecho, ese es el camino bueno por el que desde entonces han transitado la democracia y el derecho internacional: el camino de poner freno a las vejaciones colectivas, el de ­crear marcos legales que permitan solucionar los conflictos sin que las cadenas de agravios se perpetúen.

Pero a veces da la impresión de que las lecciones del pasado se olvidan con prontitud. Vivimos tiempos revueltos en los que triunfan políticos que han sustituido el diálogo por el vocerío y apelan a las pulsiones más tribales del ser humano: el sentimiento de identidad y pertenencia, la desconfianza hacia el de fuera, el miedo a los cambios. Cuando un político habla de eso, suele presentarse como un defensor de nuestra dignidad. La secuencia lógica empieza en ese sentimiento de humillación, continúa en la promesa de restauración de la dignidad perdida y desemboca en la figura de un político mediocre y gritón que considera felones y traidores a quienes no piensan como él. La reciente historia de España está hecha de dignidades heridas y de humillaciones. La sentencia del Constitucional sobre el Estatut plantó una semilla de humillación, y de forma irresponsable los políticos nacionalistas consagraron todos sus esfuerzos a su germinación y florecimiento. Los consiguientes desaires hacia España y lo español fueron asimismo vividos como una humillación por amplios sectores de la sociedad, y desde luego no han faltado los políticos que, también de forma irresponsable, se han dedicado a cultivarla. Y así estamos, entre los que quieren devolvernos la dignidad y los que quieren devolvérsela a los de enfrente.

dijous, 14 de febrer de 2019

The walking grammar. S09E09


00:05:56,030
You're not gonna shoot me, kid.
Prediction 99% sure. Be + going to

00:06:16,908
How 'bout I go my way, you go yours, and we never see each other again?
Note the use of the present

00:06:43,935
When they locked me up, they told me I was gonna be good for something,...
Lock up (phrasal verb). Use of “going to” after a promise

00:07:48,809
I promise you that I'm not gonna hurt anyone.
Lock up (phrasal verb). Use of “going to” after a promise

00:07:59,025
But I gotta go. = But I got to go.
But I must go. But I have to go. Gotta is used in written English to represent the words 'got to' when they are pronounced informally, with the meaning 'have to' or 'must'.

00:08:32,519
It'll help you find your way, but if I see you again, I'll shoot.
Future simple and First Conditional (present + future simple) after “but”.

00:10:52,063
Come on, professor, saddle up, huh?
Come on. Phrasal verb.
Saddle up = saddle. If you saddle a horse, you put a saddle on it so that you can ride it.

00:11:18,704
Right now, keep moving.

00:12:32,280
I wish I'd met him before.
Wish + would

00:12:57,597
We got some tails.
To tail someone means to follow close behind them and watch where they go and what they do.

00:14:33,701
It's just me now.
I'm the only one, the very only. There's no more people except me.

00:14:45,088
There ain't no time. We'll take her with us. = There is no time....
People sometimes use ain't instead of 'am not', 'aren't', 'isn't', 'haven't', and 'hasn't'. Some people consider this use to be incorrect. See other exemple on 00:41:33,624

00:14:54,443
Get up.
Phrasal verb. Stand up. (en peu / de pie)

00:19:45,453
But people are gonna want justice for this. And when that time comes, we're gonna look to you for that, too.
Use of be + going as 99% prediction and the same with request.

00:26:20,683
Seen her build about a hundred of these
Passive used without subject or elision “I had”

00:26:37,126
Well, money where your mouth is,...
Put your money where your mouth is to make a bet

00:27:15,441
If we get caught on the wrong side of it, we're gonna be out here till morning.
Firs Conditional with present and be + going to

00:27:23,869
Your call, man.
Your decision.

00:27:28,162
I already told you...
Already + past simple

00:27:36,772
Not until you start answering our questions.
TO-infinitive or gerund: BEGIN, START, CONTINUE, CEASE, DREAD, INTEND, LOVE
These verbs can be followed by either a to-infinitive or a gerund with almost no difference in meaning:
I began to learn languages when I was ten. He began using this software three years ago.
I started wondering what would happen if I lost my job. After a while, I started to wonder why she'd said that.
Kate continued wearing her wedding ring after her husband's death. You continue to surprise me!
Two days later, the screen ceased to function. They ceased fighting when the commander was killed.
I dread to think what could have happened. (used exclusively in the expression I dread to think/imagine when we don't want to think about something distressing or unpleasant)- I dread asking you this question, but... (I'm afraid to ask you this question, but...)
The list of things he intended to do was getting longer and longer. We intend contacting the company before taking any action.
I love dancing. I love to dance.

00:28:59,102
I don't trust a word coming out of her mouth.

00:29:01,255
We'll get it out of her
Get out of. Phrasal verb. In this case to find out from, as by force.  The most common sense is to escape from: It's amazing what people will do to get out of paying taxes.

00:29:19,406
That group you brought in, I'm gonna let them know they can stay. Guess it's my call now.
It's my call now = it's a decision I've got to take (és una decisió que em pertoca  mi / es una decisión que me atañe)

00:29:25,279
That's what he would've done.

00:30:14,440
It's all right. I'm gonna go grab a bandage.
I'm gonna go grab something = I'm going to look for, to catch

00:30:24,597
I'm gonna go get you some more water.
The same idea.

00:30:38,420
I'm torn to tethers about ...
Torn is the past of tear. Tethers are ropes or limits. (esgarrat / desgarrado)

00:30:54,636
...the sand has passed through the hourglass.
In reference to sand clocks

00:31:03,057
I'm done playing the losing game of "wondering whens."
??? Perhaps he's asking when is the best moment?

00:31:23,462
Your body's been through a lot lately.
..has been through a lot... (ha suportat molt / ha pasado por mucho)

00:31:34,275
When we were having fun, before Gabriel...
Polite way to refer to have sex.

00:32:00,798
Does alcohol always make you feel this bad?
No.
But acting stupid does.

00:32:16,985
Well, don't get too used to it. Two minutes, your ass is going right back in there.
To use to it (acostumarse  a / acostumbrarse a )
Phrasal verb right back (tornar / volver)

00:35:15,327
Look at you. Loyal to the end.

00:36:13,052
Taking care of what we have and each other.
Take care of = Look after.

00:36:18,391
Sorry I didn't get that till now.
To realise (UK) or realize (USA)

00:36:36,242
Tell me you didn't sleep up there.
Sleep up: To get all the rest one needs.

00:36:40,038
You mean the penthouse suite? Dog picked it.
Pick = choose

00:36:45,752
Alden and Luke should've been back by now. Could be nothing. Could be something.

00:36:58,808
Why is this even up to me?
(Per què depen de mi? / por qué depende de mi?

00:37:45,144
Come on.
Phrasal verb.

00:41:33,624
This just ain't workin' out.
People sometimes use ain't instead of 'am not', 'aren't', 'isn't', 'haven't', and 'hasn't'.

00:43:02,338
You wanna die?
Do you want to die?

00:43:06,090
- Daryl, what's your problem?!
- Quiet!
Note the meaning of quiet is shut up, -don’t tell nothing- not to stop moving.

00:43:15,061
And they are ready to string you up right now.
String up. Phrasal verb (penjar/ahorcar)

00:43:18,524
All I got to do is drag your ass up them steps.
Drag up. Phrasal verb.

00:43:25,018
How many in your group?
Countable.

00:43:27,814
I already told you...
Note the use of already + past simple

00:43:32,540
10! 10! There were 10 of us!
She uses the past of "there is"

00:45:02,176
Please don't go looking for her.
Phrasal verb. Note the use of an imperative with please.

00:47:19,138 --> 00:47:21,472
Nice to meet you.
Form of courtesy

00:47:54,340
All right, slow down, kid.
Phrasal verb. If something slows down or is if something slows it down, it starts to move or happen more slowly.

00:47:56,843
I know you said you'd shoot, but... damn.
Past + conditional

00:48:03,892
Whole lot of people are out lookin' for you.

00:48:11,190
You sure as shit did.
A fucked way to say that something is true.

00:48:57,570
I got a good look outside my 10x10, and there is nothin' here for me.
I'm not sure about what my 10x10 means, but the original dimensions of Washington D.C. were 10 miles, by 10 miles. So I imagine 10x10 must be a kind of a personal area.

00:49:12,585
I will let you know when I know.
In this case, she uses the futur simple connected with "when" and with the fact there is no enough knowledge about what will happen.