dijous, 27 de novembre de 2014

Seat Black Friday

Dijous 27/11/14 33:40 Rac1

-Pare hem guanyat.
-Què orgullós que estic de tu, fill
-Jugarem la final.
-Què orgullós que estic de tu, fill
-I seré titular
-Què orgullós que estic
-Es el 28 de novembre
-No hi vaig, pero que orgullós que estic, fill

Només el 28 de novembre és el Seat Black Friday el dia mes important de la teva vida si el que vols es un coche.
I si vens a un concessionari durant la setmana podràs aprofitrar les increibles ofertes que tenim a Seat.


Bastant lamentable.

diumenge, 23 de novembre de 2014

El maestro del prado de Javier Sierra

Autor: Javier Sierra
Títol: El maestro del Prado y las pinturas proféticas
Editorial: Planeta
Pàgines: 300
Primera edició: Febrer 2013
Tercera impressió: Març 2013
ISBN: 978-84-03-03069-0
Ref. biblioteca: N Sie

Llibre entretingut que no dona més que per dos dies, es a dir, que és prou interessant, prou agradable per llegir-ho en dues tirades.

Pot ser sobta a aquells que no cerquen simbolismes en la pintura però, si estàs més o menys acostumat, sols és una variant cap a interpretacions diguem-ne espirituals.

Hi ha algun aspecte que sobta, com la sorpresa perque la llança que duu Carles V en el quadre de Tizià sigui la de Longinos (1) que, jo diria, que és un fet bastant conegut i Sierra segur que ja coneixia en el moment que relata els fets. Recorda una mica quan en Dan Brown el personatge es sobta al descobrir que Leonardo escriu al revés.

En positiu, les referències a autors com Panofsky o a Alberto Manguel li fa guanyar bastants punts. També les referències de les quals sols puc criticar que estiguin al final del llibre en lloc de a peu de pàgina (però això és una dèria personal)

També cal alabar la part gràfica, particularment la possició del Triomf de la mort de Brueghel. Trobo un encert poder tenir-ho desplegat mentres vas llegint els conmentaris -impossible la mateixa experìencia en un ebook-.

Com la major part de noveles, un cop l'has llegit et quedes bastant igual però t'ho has passat bastant bé.

Si voleu passar una bona estona, no ho dubteu. En qualsevol cas, recordeu hi ha moltes més opcions per passar una bona estona.

(1)https://www.museodelprado.es/visita-el-museo/15-obras-maestras/ficha-obra/obra/el-emperador-carlos-v-a-caballo-en-muehlberg/

dimecres, 19 de novembre de 2014

Don Juan Tenorio de José Zorrilla

Es tracta d'un llibre de lectura obligatòria en Quart d'ESO i al parlar sobre ell em van venir ganes de llegir-ho tant per curiositat com per ser conscient de que es tracta un d'aquells llibres que tothom considera com a conegut però que molt pocs han llegit. Fins i tot, en l'Espanya profunda, com  a mínim es conegut per les seves representacions al volt del dia de difunts, però en aquest racó oriental de l'Imperi ens estem perdent una obra maestra.

El vaig començar a llegir en Espasa Calpe Col·lecció Austral amb molt bones anotacions però, al tractar-se d'un llibre de la biblioteca de l'Institut, just quan vaig acabar la primera part, el cabroncete que tinc per fill me'l va treure de les mans. En la biblioteca pública tenien la mateixa versió d'Espasa Calpe, amb menys anotacions (les que es mantenen són coincidents). A banda, a diferencia de l'edició de la col·lecció Austral, la edició "simple" d'Espasa no conté la numeració dels versos. Total, que resumint, es molt aconsellable l'edició d'Austral.

En qualsevol cas, anoto les dades de la versió "simple" que és la que he pogut llegir amb tranquilitat

Títol: Don Juan Tenorio
Autor: José Zorrilla
Editorial: Espasa
Colecció: Colección Centenario
Codi bibliogràfic: T 834 ZOR
Introducció: Francisco Nieva
ISBN: 84-239-8689-6
Any edició: 1998

Publicació: 1844


En aquest cas, la lectura venia condicionada per la discusió sobre si Don Juan està o no enamorat. Evidentment no hi ha solució, primer perquè es tracta d'un personatge de ficció i segon perquè un sentiment no pot ser provat. En qualsevol cas, aquestes son les meves argumentacions pel que fa a la primera part:

Font digital:http://www.ciudadseva.com/textos/teatro/esp/zorrilla/don_juan_tenorio_01_01.htm


PRIMERA PARTE ACTO I ESCENA XII
Don Juan li diu a Don Gonzalo de Ulloa que la seva filla forma part d'una juguesca:

DON JUAN: Dicho está: 
sólo una mujer como ésta 
me falta para mi apuesta; 750
ved, pues, que apostada va.


PRIMERA PARTE ACTO I ESCENA XV
L'actitud de Don Luis és més miserable. A diferència de Don Juan no cerca el triomf constant. Fins i tot li està bé que tots dos morin:

DON LUIS: Satisfecho quedaré 828  
aunque ambos muramos.


PRIMERA PARTE ACTO II ESCENA II
Pascual, criat del pare d'Ana Pantoja, queda a les deu amb Don Luis

PASCUAL: A las diez;
y en esa calleja estrecha  
hay una reja; llamad 190
a las diez, y descuidad  
mientras en mí.


PRIMERA PARTE ACTO II ESCENA VIII
Don Juan explica a l'espectador com s'ho farà. De fet, Ana Pantoja no s'enamorará d'ell, serà enganyada.

DON JUAN:
...
Mientras le soplo la dama,  
él se arrancará los pelos 370
encerrado en mi bodega.  
¿Y ella...? Cuando crea hallarse  
con él... ¡ja! ¡ja!... ¡Oh! y quejarse  
no puede; limpio se juega.


PRIMERA PARTE ACTO II ESCENA IX
Dubto molt que Don Juan li estigui dient la veritat a Brígida. L'està ensarronant amb el seu màrketing perque Brigida li vengui el producte encara millor a Inés.


DON JUAN: Tan incentiva pintura  
los sentidos me enajena,  
y el alma ardiente me llena  
de su insensata pasión.  
Empezó por una apuesta, 475
siguió por un devaneo,  
engendró luego un deseo,  
y hoy me quema el corazón.


PRIMERA PARTE ACTO II ESCENA XII
S'estableix la programació: a les 9 recull a Inès, a les 10 es fa a Ana de Pantoja.

DON JUAN; (Riéndose.) 
Con oro nada hay que falle; 595
Ciutti, ya sabes mi intento:  
a las nueve, en el convento;  
a las diez, en esta calle.


PRIMERA PARTE ACTO IV ESCENA I
Es marca el tempo. Inés ha despertat. Son les dotze tocades i Don Juan encara no ha arribat.
Es dedueix que s'està tirant a Doña Ana de Pantoja. Per tant, la juguesca està totalment per sobre de l'amor a Inés.

BRIGIDA: Las doce en la catedral  
han dado ha tiempo.

CIUTTI: Y de vuelta
debía a las doce estar. 060


PRIMERA PARTE ACTO IV ESCENA III
Brigida li dona a entendre que ha enganyifat a Inés amb un incendi imaginari. Don Juan ho capta i  "improvisant" deixa anar la part mès famosa 

BRIGIDA: Señor, 245
sabiendo ya el accidente  
del fuego, estará impaciente  
por su hija el Comendador.

DON JUAN: ¡El fuego! ¡Ah! No os dé cuidado  
por don Gonzalo, que ya 250
dormir tranquilo le hará  
el mensaje que le he enviado.

DOÑA INES: ¿Le habéis dicho...?

DON JUAN: Que os hallabais
bajo mi amparo segura,  
y el aura del campo pura 255
libre por fin respirabais.  
(Vase BRÍGIDA.)
Cálmate, pues, vida mía;  
reposa aquí, y un momento  
olvida de tu convento  
la triste cárcel sombría. 260
¡Ah! ¿No es cierto, ángel de amor,  
que en esta apartada orilla  
más pura la luna brilla  
y se respira mejor?

PRIMERA PARTE ACTO IV ESCENA VI
Don Juan ha guanyat la juguesca.

DON JUAN: En conclusión,
señor Mejía, es decir  
que, porque os gané la apuesta, 420
¿queréis que acabe la fiesta  
con salirnos a batir?

PRIMERA PARTE ACTO IV ESCENA VIII
Don Juan li recorda Don Luis que ha guanyat les dues apostes. No hi ha amor per Inés. Es part d'una juguesca. Don Juan vol que Luis ho sàpiga per si de cas Luis el mata. Si hagués amor, Don Juan podria demanar ser alliberat de l'aposta o intentar no enfrentar-se a Luis. Don Juan continua vivint al límit.

DON JUAN: Ved que las partes son dos  
de la apuesta con Tenorio,  
y que ganadas están.

DON LUIS: ¡Lograsteis a un tiempo...!
Sí;
la del convento está aquí; 505
y pues viene de don Juan  
a reclamarla quien puede,  
cuando me podéis matar,  
no debo asunto dejar  
tras mí que pendiente quede. 510

PRIMERA PARTE ACTO IV ESCENA IX
Ara es plenament sincer i manifesta els seus principis:

DON JUAN: Jamás delante de un hombre  
mi alta cerviz incliné,  
ni he suplicado jamás,  
ni a mi padre, ni a mi rey.  
Y pues conservo a tus plantas 575
la postura en que me ves,  
considera, don Gonzalo,  
que razón debo tener.


PRIMERA PARTE ACTO IV ESCENA IX
Aquest podria ser el únic moment en que es pot dubtar de si Don Juan està, en aquest moment, enamorat de Doña Inés.

DON JUAN: Comendador, 585
yo idolatro a doña Inés,  
persuadido de que el cielo  
me la quiso conceder  
para enderezar mis pasos  
por el sendero del bien.                        590
No amé la hermosura en ella  
ni sus gracias adoré;  
lo que adoro es la virtud,  
don Gonzalo, en doña Inés.  
Lo que justicias ni obispos       595
no pudieron de mí hacer  
con cárceles y sermones,  
lo pudo su candidez.  
Su amor me torna en otro hombre  
regenerando mi ser,      600


PRIMERA PARTE ACTO IV ESCENA X
Don Luis ens treu de dubtes. Don Juan està aplicant la seva metodologia. Tot és calculat.

DON LUIS; Ya he visto bastante,
don Juan, para conocer 660
cuál uso puedes hacer  
de tu valor arrogante;  
y quien hiere por detrás  
y se humilla en la ocasión,  
es tan vil como el ladrón         665
que roba y huye.

PRIMERA PARTE ACTO IV ESCENA X
Don Juan s'autojustifica molt a prop de la blasfèmia.

DON JUAN; Allá voy. 710
Llamé al cielo, y no me oyó,  
y pues sus puertas me cierra,  
de mis pasos en la tierra  
responda el cielo, y no yo.


PRIMERA PARTE ACTO IV ESCENA XI
Doña Inés és burra. Sembla com si a Zorrilla li fes vergonya lo burra que és ja que suggereix que l'escena pot ser eliminada.

TODOS: Justicia por doña Inés.
INÉS: Pero no contra don Juan 730
(Esta escena puede suprimirse en la representación, terminando el acto con el último verso de la anterior.)

dimarts, 18 de novembre de 2014

Lectures de Marylin Monroe

Sus tesoros bibliográficos van de clásicos como Aristóteles o Platón hasta Oscar Wilde y En el camino, de Jack Kerouac; de los maestros rusos, Dostoievski, Tolstói, Chéjov y Pushkin, y los franceses, Proust, Zola, Albert Camus, Alejandro Dumas, Stendhal y Colette, a Muerte en Venecia, de Thomas Mann, a La última tentación de Cristo, de Nikos Kazantzakis; y pasa por Edgar Allan Poe, John Steinbeck; por los versos de William Blake, Rainer Maria Rilke o D. H. Lawrence, y por el teatro de O’Neill, Tennessee Williams, Bernard Shaw y Molière, aunque en este género brilla por su ausencia, de forma extraña, el propio Arthur Miller. Por supuesto, no faltan los novelistas contemporáneos de la intérprete, Sherwood Anderson, Scott Fitzgerald, Hemingway, William Faulkner, Thomas Wolfe, Dorothy Parker y Carson McCullers, a quien conoció junto con Isak Dinesen.

Benjamín Prado
El País. 18/11/2014

http://elpais.com/elpais/2014/11/17/eps/1416222276_076944.html

dilluns, 17 de novembre de 2014

La efusividad de Quim Monzó

La efusividad 
Quim Monzó
Magazine 16/11/2014
(...)
Hoy ya no basta darse un par de besos (y no digamos la mano). Hoy hay que dar saltitos de alegría aunque a la persona con la que te encuentras la vieses ayer mismo, en clase, como pasa con estas cuatro chicas que brincan y se abrazan a la puerta de la escuela salesiana a la que entrarán en cuanto sean las nueve. Mientras se abrazan, por cierto, pasan la palma de la mano por la espalda de las otras, como si les diesen una friega. No me extraña que muchas tiendas de masajes hayan cerrado ya hace años. No fue por la crisis. Fue porque, suficiente y convenientemente friccionadas cada vez que se encuentran con una amiga o conocida, ¿para que necesitan luego un masajista?

Estas chicas que chillan y dan saltitos sólo porque se encuentran con alguien ¿qué hacen cuando se corren? Debe de ser un espectáculo circense. De aquí a un mes, en Nochebuena, cuando abran los regalos que Papá Noel les habrá dejado a los pies del árbol, confío en que, para demostrar su sorpresa y su alegría, abran la puerta del balcón y, entre exclamaciones de regocijo, se tiren a la calle de un saltito. Sería lo suyo.

http://www.mgmagazine.es/opinion/efusividad

diumenge, 16 de novembre de 2014

Parad esta locura de Andres Trapiello. Sobre el consum de l'art.

Andres Trapiello, en dos articles de El Magazine, descriu perfectament la banalització del consum de l'art. No es el principal problema de la nostra societat, però si un simptoma fracament preocupant:


Recuerda uno, como si fuese hoy, la primera vez que vio Las meninas. Tenían metido el cuadro en una pequeña sala. Frente a la pintura, a la entrada y a un lado, habían colocado un espejo en el que se reflejaba la escena que pintó Velázquez, de modo que el visitante podía llegar a creer, si miraba el espejo, que formaba parte de ella. Los responsables del museo que habían ideado aquella atracción lo habían hecho, seguramente, con la mejor voluntad, para mostrar la maestría del pintor, capaz de conseguir no sólo que los personajes del cuadro parecieran reales, sino que cada uno de nosotros pareciéramos figurados. Recuerdo también que cuando entré había unas seis o siete personas, que se marcharon al rato, dejándole a uno completamente solo unos minutos, hasta que llegaron otros visitantes, siempre pocos, pausados, silenciosos. Enternecía aquella puesta en escena por lo que tenía de ingenua e inofensiva, pero lo cierto es que con ella se había dado paso al arte como espectáculo


Hace unas semanas ha sido uno testigo de una escena pavorosa, esta vez en el Museo del Louvre: miles de visitantes a lo largo del día (ocho millones y medio al año) congregados frente a La Gioconda. Como las apreturas y la excitación de las gentes hacían imposible ver nada, la mayor parte de aquellas gentes llegadas de todos los rincones de la Tierra se limitaba a hacer con sus móviles una fotografía del cuadro que acreditara su paso por aquel lugar y a menudo sin haber podido verlo de cerca. Los más estúpidos lograban entre codazos su selfie y corrían hacia el siguiente trofeo: la Victoria de Samotracia. El griterío era ensordecedor, propio de un mercado persa más que de un museo. La experiencia volvió a repetirse dos días después en la gran exposición de Hokusai en el Grand Palais: cientos de visitantes, por fortuna silenciosos y educados, se hacinaban en salas en las que no se podía dar un paso en un ambiente que el calor humano hacía irrespirable y sofocante. A veces, hasta seis o siete cabezas apretadas tratando de ver por encima del hombro de otros curiosos algo de unas estampas siempre delicadas, de reducidísimo formato y que por razones obvias se mostraban en la completa penumbra. La frase más oída a lo largo del recorrido fue: “Esto es una locura”; y el tono, de resignación e impotencia. Pero la pregunta que acaso muchos se hicieron a la salida fuese esta: “¿De qué sirve ver las cosas así?”.

Sí, esta es la pregunta: ¿qué vemos en un museo en el que nuestra presencia, y la de otros miles de visitantes, impide que se vea nada? Aglomeraciones, atascos, ruido, distracción permanente, zombis que parecen haber escapado de alguna de las sepulturas y entierros que tanto abundan en los cuadros de los museos, velocistas que los recorren a la carrera, grupos organizados escuchando las explicaciones de un experto y expertos tratando de mantener a voces la atención del grupo... En efecto, ¿qué podremos ver en esas condiciones?

No quiere uno hacer demagogia, y menos desde que sabe que la obra de uno de los poetas más silenciosos de la historia, Paul Verlaine, se escribió en los cafés más concurridos y alborotados de París. ¿No visitamos Venecia abrumados por un gentío del que formamos parte, pese a lo cual somos capaces de obtener de esa ciudad algo único, se diría que especialmente destinado a cada uno de nosotros? Por esa razón quizá la pregunta que debiéramos formular es otra: ¿de verdad que todos los que acuden en masa a ver la Gioconda, la Victoria de Samotracia, Venecia o la exposición de moda necesitan esas obras y viajar, a veces desde los más lejanos confines, hasta esas ciudades? ¿Acuden a ellas buscando respuestas estéticas, existenciales, sentimentales que no han encontrado en otra parte? ¿Son verdaderamente conscientes del sufrimiento, soledad y esfuerzo sobrehumano en que muchas fueron creadas?

Contaba uno aquí la semana pasada la experiencia abrumadora que dio origen en el museo del Louvre a estos dos artículos: la inmensa mayoría de quienes fotografiaban la Gioconda levantando por encima de sus cabezas su móvil o buscando una selfie se marchaban sin haber visto la Gioconda, nunca mejor dicho, ni en pintura. ¿Eran conscientes esas personas de que con su agitación y tumulto estorbaban o impedían que la viesen gentes a las que acaso les estaba yendo literalmente la vida en ello? Porque a estas alturas hay que decir que el arte es cosa seria, tal vez la más seria que ha salido de manos del hombre, que ha empeñado en cuadros, esculturas o sonatas su propia salvación como ser humano. Sí, alguien tendrá que recordarlo, porque destruir los museos, y los estamos destruyendo, es destruir el sentido que la vida no tiene, pero que sí tiene el arte que nos ayuda a encontrar sentido a la vida.

http://www.mgmagazine.es/opinion/parad-esta-locura-1
http://www.mgmagazine.es/opinion/parad-esta-locura-2

Realmente, la toma de instantáneas se ha convertido en una de las expresiones más significativas de la percepción visual enajenada, del puro consumo. El "turista" con su cámara fotográfica es un símbolo notable de una relación enajenada con el mundo. Ocupado constantemente en tomar fotografías, en realidad no ve nada si no es por mediación de la cámara. La cámara ve por él, y el resultado de su viaje de "placer" es una colección de instantáneas, sustitutivo de una experiencia que pudo haber tenido, pero que no tuvo.

Erich Fromm Psicoanálisis de la sociedad contemporánea Cap. V (La sociedad del Siglo XX, pág. 118 FCE.)

Este verano vi la terrible cola al sol para acceder al Museu Picasso. Aquello no tenía nada que ver con la natural inclinación del ser humano al arte, era un sistema de obediencia como otro cualquiera: vienes a Barcelona y entre las cosas que debes hacer, llueva o estés a 40 grados, es ir al Museu Picasso.
¿Como si fuera una obligación?
Sí, la de cultivarse. ¡Picasso estaría escandalizado!

Entrevista en La Contra de La Vanguardia a Víctor Gómez Pin (14/10/2014)

dissabte, 15 de novembre de 2014

Reflexions d'Ortega y Gasset sobre Don Juan Tenorio

«Carlos V, Felipe II han oído a su pueblo en confesión, y éste les ha dicho en un delirio de franqueza: «Nosotros no entendemos claramente esas preocupaciones a cuyo servicio y fomento se dedican otras razas; no queremos ser sabios, ni ser íntimamente religiosos; no queremos ser justos, y menos que nada nos pide el corazón prudencia. Sólo queremos ser grandes». Un amigo mío que visitó en Weimar a la hermana de Nietzsche, preguntó a ésta qué opinión tuvo el genial pensador sobre los españoles. La señora Förster-Nietzsche, que habla español, por haber residido en Paraguay, recordaba que un día Nietzsche dijo: «¡Los españoles! ¡He aquí hombres que han querido ser demasiado!»

Hemos querido imponer, no un ideal de virtud o de verdad, sino nuestro propio querer. Jamás la grandeza ambicionada se nos ha determinado en forma particular, como nuestro Don Juan, que amaba el amor y no logró amar a ninguna mujer, hemos querido el querer sin querer jamás ninguna cosa. Somos en la historia un estallido de voluntad ciega, difusa, brutal. La mole adusta de San Lorenzo [del Escorial] expresa acaso nuestra penuria de ideas, pero, a la vez, nuestra exuberancia de ímpetus. Parodiando la obra del doctor Palacios Rubios, podríamos definirlo como un tratado del esfuerzo puro.»
[Ortega y Gasset, José: “Meditación del Escorial.” (1915). En: Obras completas. Madrid: Revista de Occidente, vol. II,  pp. 555-557]

«La figura de Don Juan es uno de los máximos dones que ha hecho al mundo nuestra raza. No obstante, en los últimos tiempos los españoles la han desatendido y dejan que se anquilose en las guardarropías de los teatros populares. [...]
El tema “Don Juan”, oriundo de España, destinado a ser pulido y perfeccionado en manos españolas, se halla hoy en un estadio de evolución atrozmente primario si se le compara con sus otros hermanos de Occidente, Fausto y Hamlet, por ejemplo. [...]

No hay leyenda más española. Como nuestro corazón nacional, está hecha de puros contrastes, y el alma anónima que la ha imaginado parece haberse complacido uniendo en ella todos los extremos. No olvidemos que Cervantes, hacia el fin de su libro, cuando ya no sabe qué nuevos adjetivos aplicar a Don Quijote, le llama Don Quijote el Extremado. Los españoles solemos ser así: o extremados, o nada. Por eso en esta leyenda hay escenas de mediodía y de medianoche, virginidad y pecado, carne moza y masa cadáver, orgía y cementerio, beso y puñal. Al drama humano asisten cielo, infierno y purgatorio, que, como espectadores de una corrida de toros, no logran contenerse y acaban por tomar parte en la función.

Mas sobre todo esto flota una gracia que me parece específicamente sevillana; si la leyenda hubiese sido forjada en nuestra Castilla habría en ella no sé qué de áspero y tremebundo, más granito que rosas y más estocadas que fiestas.

Pero la extremada leyenda ha sido ungida en la dulce y gentil embriaguez de Sevilla, y merced a ello, este cuento terrible de amor y de muerte va suavizado, transfigurado con un aire festival y encantado de ensueño y danza. La leyenda de Don Juan ha dado la vuelta al mundo cargada de todas las fragancias y de todo el barroquismo de un Carnaval sevillano, como las viejas naos levantinas volvían de Ceilán cargadas de especias. [...]

Cuando se hace balance resumido de la literatura donjuanesca, dos hechos parecen sobre todo destacarse, quedando frente a frente. Uno es el atractivo, el garbo de la fisonomía de Don Juan al través de sus equívocas andanzas. Otro es que casi todos los que han hablado de él han hablado mal. Esta contradicción entre la gracia vital del personaje y la acritud de sus intérpretes constituye, por sí sola, un problema psicológico de alto rango. [...] Don Juan ha tenido siempre “mala prensa”. Esto debe bastar para que sospechemos en él las más selectas calidades. Las masas humanas propenden a odiar las cosas egregias cuando no coinciden casualmente con su utilidad; pero en siglos como los dos últimos, dominados por la opinión pública, ha llegado a ser distintivo de todo lo excelente el rencor que en el vulgo provoca.

Don Juan parece imaginado expresamente para irritar a la opinión pública, y ha de costarme gran trabajo convencer de su magnanimidad a los envidiosos. [...]

La figura de Don Juan ha sufrido como ninguna el resentimiento de los malogrados. Los hombres le hemos envidiado siempre y las mujeres no se han atrevido a defenderle, porque ello equivaldría a revelar el secreto profesional de la feminidad. [...] Miremos a Don Juan desde Don Juan, y no en su proyección sobre el alma de las viejas de barrio que escuchan en la plazuela la historia de sus trastadas.

Ante todo, Don Juan no es un sensual egoísta. Síntoma inequívoco de ello es que Don Juan lleva siempre su vida en la palma de la mano, pronto a darla. Declaro que no conozco otro rasgo más certero para distinguir un hombre moral de un hombre frívolo que el ser capaz o no de dar su vida por algo. Este esfuerzo, en el que el hombre se toma a sí mismo en peso todo entero y se apresta a lanzar su existencia allende la muerte es lo que de un hombre hace un héroe. Esta vida que hace entrega de sí misma, que se supera y vence a sí misma, es el sacrificio –incompatible con el egoísmo.

No ha visto el verdadero Don Juan quien no ve junto a su bello perfil de galán andaluz la trágica silueta de la muerte, que le acompaña por dondequiera, que es su dramática sombra. Es la muerte el fondo esencial de la vida de Don Juan, contrapunto y resonancia de su aparente jovialidad, miel que sazona su alegría. Yo diría que es su suprema conquista, la amiga más fiel que pisa siempre en su huella. De modo parejo, cuando hacemos camino nocturno la luna, mundo muerto, esqueleto de estrella, paso a paso nos acompaña y apoya en nuestro hombre su pálida amistad.

La leyenda de Don Juan, más bien que una broma, es un terrible drama. La inminencia constante de la muerte consagra sus aventuras, dándoles una fibra de moralidad, y presta a sus horas como una vibración peligrosa de espadas.

Así empieza a dibujarse claramente la trascendencia simbólica de este ilustre calavera.

El hombre animoso está dispuesto a dar su vida por algo. Mas ¿por qué? ¡Paradójica naturaleza la nuestra! El hombre está dispuesto a derramar su vida precisamente por algo que sea capaz de llenarla. Esto es lo que llamamos ideal. [...]

La historia nos presenta en su amplísimo panorama la peregrinación de nuestra especie por el vasto repertorio de los ideales y certifica que fueron, a la vez, encantadores e insuficientes. ¿No es cierto que la historia toda, mirada bajo cierto sesgo, adopta una actitud donjuanesca.»

[José Ortega y Gasset: Introducción a un Don Juan (1921) – en Obras Completas. Madrid: Revista de Occidente, 1961, vol. VI, pp. 121-137]