divendres, 22 de setembre de 2017

Entre Piolín y Cicerón

Avui he vist coses sorprenents. Un vaixell amb Piolin, el Coiot i l'ànec Lucas per allotjar als membres de la Policia Nacional i a una presumpta política intentant, amb poc èxit, posar-se a l'altura de Ciceró.


Són fets històrics i, certament es manifesta que la història pot ser divertida. Si més no, a dia 22 de Setembre a mitja tarda.


Declaracions de Soraya Sáenz de Santamaría:
"¿Hasta cuándo, Puigdemont, vas a seguir abusando y tensionando al pueblo de Cataluña?"


Molt lluny de Quousque tandem abutere, Catilina, patientia nostra?


El vaixell de Piolín
Respecte al vaixell, Antonio Baños piulava:
“"Me paresió ver un lindo maderito!"
Esto de invadir Cat con un barco de Piolín es lo más marciano que ha hecho Esp en sus 3500 añs de hist”


Gabriel Rufián per la seva banda:
Eso es to, eso es to, eso es todo España.




En la foto es veu la detenció, a totes llums errònia, de Piolín. Diuen que cridava "Que soy de los vuestros!!"

dijous, 21 de setembre de 2017

Club de fans de Mariano Rajoy


Interessant pàgina del Club de Fans de Mariano Rajoy:

http://www.marianorajoy.cat/



divendres, 8 de setembre de 2017

El concurs. Duran i Bas dins l'obra de Josep Pla

Avui 08/09/2017, en RAC1, Lluís Permanyer ha relatat una anècdota de la burgesia del XIX català referida a Manuel Duran i Bas -prohom de Barcelona- explicada per Josep Pla en les seves “Notes disperses” (Ediciones Destino nº 12)

“Francesc Duran [Reynals] és un home d’una gran personalitat física i intel·lectual, extremament simpàtic, d’una netedat i una polidesa en l’entregent que quan es coneix no es pot oblidar mai més. Té un humor constant i, com tots els Duran, el seu humor és irònic i de vegades molt punxegut. Una vegada, em contà el que segueix:

— Quan treballava al Laboratori de Barcelona, la dona de fer feines de l’organisme es deia Cèlia, era molt bona persona, molt discreta, una dona naturalment vella i grassa, notòriament desfardada i bruta, que de jove, però, havia estat una de les entretingudes més boniques i recercades de Barcelona. Quan era possible de posar-hi una mica d’atenció es veien sota el greix i les arrugues unes faccions petites i una pell que havia estat blanca i fina. Un dia hi vaig tenir un diàleg:

— Dispensi, senyor Duran, ¿és que vostè té alguna cosa a veure amb aquell senyor Duran i Bas? — li preguntà la Cèlia.

— És clar! El senyor Duran i Bas fou el meu padrí. Per què m’ho pregunta?

— És que servidora l’havia conegut molt…

I, després d’una petita pausa, la Cèlia afegí amb uns ulls de maliciosa beateria:

— Quin manu!

Encuriosit i enriolat, el meu amic va fer xerrar la vella, i la Cèlia, tota estufada perquè va poder reviure el seu passat gloriós, li va revelar una bona part de l’historial secret de l’exemplar polític conservador, sòlid i honorable, que, com la lluna en el creixent i el minvant, tenia una cara sempre amagada als homes. Malgrat la serietat professional i característica, el senyor Duran i Bas, però, estigué posseït, com gairebé tots els patricis barcelonins, dels dimonis de la luxúria i de la barrila — s’entén, a porta tancada, per no donar mal exemple, perquè un senyor com cal no ha de donar mai mal exemple,independentment del que faci. Resultà que l’exministre havia conegut bíblicament gairebé totes les minyones i dides que havien passat pel seu domicili i que en el «Gavilán», junt amb la flor i nata dels senyors de Barcelona, havia presidit un concurs de c… «En aquest concurs, una servidora — digué la Cèlia — va treure el primer premi.» Per a fer aquest concurs se serviren d'un llarg paravent amb forats prou grans perquè aquelles alegres persones vuitcentistes hi poguessin projectar una curiositat absolutament precisa i estricta.

Quan Francesc Duran explicava tot això tenia molta gràcia, sense que es pugui dir que digués una sola paraula per fer desmerèixer la figura del gran defensor del Dret nacional — que llavors en deien el Dret foral — i les essències del conservadorisme més pur i més aquilotat d’aquest país.

Jo he estat sempre un gran admirador del senyor Duran i Bas; però, després que el biòleg Duran m’hagué explicat aquesta anècdota, la meva estima pel gran polític anà molt d’augment. Una de les coses que no he pogut mai aguantar d’aquest país és el puritanisme. No hi he cregut mai: ha estat impossible. Malgrat l’esforç enorme que s’ha fet i es fa en aquest país per fer creure en coses il·lusòries i inexistents, en tots els aspectes el puritanisme (sobretot l’eròtic), no me l’he pogut mai empassar. Ha estat inútil. Impossible."

A l'esquerra d'aquestes línies, fotografia de Josep Pla fet un pimpollo.

dijous, 7 de setembre de 2017

Noche de Walpurgis en La montaña mágica de Thomas Mann. Traducción al castellano.

Si no dominas el francés, leer el la parte final del capítulo V de La montaña mágica de Thomas Mann te va a costar bastante.

En studyulib.es han transcrito esa parte llamada Noche de Walpurgis. Básicamente es la declaración de Hans Castorp a Claudia. Me he tomado la libertad de cambiar Clawdia por Claudia (es que, aunque pueda ser más fiel, me rechinaba bastante)

Espero que te ayude.

https://studylib.es/doc/6702021/la-monta%C3%B1a-magica-thomas-mann 

Pág. 224 - 233



-Es un joven muy rígido, honesto y alemán.
-¿Rígido, honesto? -repitió él-. Comprendo el francés mucho mejor de lo que lo hablo.
Me parece que quieres decir que es un pedante. ¿Nos consideras tú como pedantes a nosotros los alemanes?
-Hablamos de tu primo. Pero es verdad, todos sois un poco burgueses. Amáis más el orden que la libertad, toda Europa lo sabe.
-Amar, amar, ¿qué es eso? Esa palabra está falta de definición. El uno la posee, el otro la ama, como dice nuestro proverbio -afirmó Hans Castorp. Y continuó diciendo-: En estos últimos tiempos he reflexionado con frecuencia sobre la libertad. Es decir: he oído esta palabra con tanta  frecuencia  que  me  ha  hecho  reflexionar. Te  diré,  en  francés, lo  que  pienso. Eso  que  toda  Europa  llama  libertad  es  tal  vez  una  cosa bastante más burguesa que nuestra necesidad de orden, ¡eso es!
-¡Qué divertido! ¿Piensas en tu primo al decir esas cosas tan extrañas?
-No, es verdaderamente un alma bondadosa, una naturaleza sencilla que no se ve amenazada por nada, ¿sabes? Pero no es un burgués, es un militar.
-¿Que no se ve amenazada por nada? -inquirió ella con esfuerzo-.¿Quieres decir: una naturaleza completamente firme, segura de sí misma? Pero si está gravemente enfermo, tu pobre primo.
-¿Quien te lo ha dicho?
-Aquí estamos bien informados los unos de los otros.
-¿Te ha dicho esto el doctor Behrens?
-Tal vez, cuando me enseñaba sus cuadros.
—Es decir: ¿cuando pintaba tu retrato?
—Tal vez, ¿Te gustó mi retrato?
-Sí,  extraordinariamente.  Behrens  ha  conseguido  dar  exactamente  la  sensación  de  tu  piel.  ¡Oh,  con  mucha  fidelidad!  A  mí  también me gustaría mucho ser retratista, para tener ocasión de estudiar tu piel, como él.
-Hable usted en alemán, si gusta.
-Oh, yo hablo alemán incluso en francés.Es una especie de estudio artístico y médico; en una palabra: se trata de literatura humana, ¿comprendes?
¿Que decides? ¿No quieres bailar?
-No, es cosa de chiquillos. A escondidas de los médicos. Inmediatamente que Behrens aparezca, todo el mundo se precipitará hacia las sillas. Será una cosa muy ridicula.
-¿Tanto respeto le tienes?
-¿A quien? -preguntó ella, pronunciando la interrogación con una brevedad extranjera.
-A Behrens.
-¡Déjame en paz con tu Behrens! Ya ves que aquí no hay sitio para bailar. Además, sobre la alfombra...Veremos cómo bailan los demás.
-Sí, es mucho mejor -aprobó él, y se puso a mirar, sentado cerca de ella, con el rostro pálido, los ojos azules, con la mirada pensativa de un abuelo,  cómo  saltarineaban  los  enfermos  disfrazados,  en  el  salón,  y  al  otro  lado,  en  la  biblioteca.  La  «hermana  muda»  bailaba con  el «Heinrich azul», y la señora Salomon, disfrazada de bailarín, con frac y chaleco blanco, un plastrón saliente, un bigote y un monóculo, giraba sobre sus altos tacones que salían por debajo del largo pantalón de hombre, con el Pierrot, cuyos labios brillaban con un rojo de sangre en la cara espolvoreada de blanco, y cuyos ojos parecían los de un conejo albino. El griego,  en  mantilla,  agitaba  sus  piernas  armoniosas,  enfundadas  en  punto  lila,  en  torno  de  Rasmussen,  escotado  y  resplandeciente  de  jade negro. El procurador, vestido con un quimono, la señora Wurmbrand y el joven Gaenser bailaban juntos, manteniéndose entrelazados, y la señora Stoehr bailaba con su escoba, que apretaba contra su corazón, acariciando el plumero como si fuese la erizada cabellera de un hombre.
-Eso es lo que haremos -repitió Hans Castorp maquinalmente. Hablaban bajo y el piano ahogaba sus voces-. Permaneceremos sentados aquí y  miraremos  como  en  sueños.  Para  mí  es  como  un  sueño,  ¿sabes?,  como  un  sueño  singularmente  profundo,  pues  es  preciso  dormir profundamente para soñar de este modo... Quiero decir: es un sueño bien conocido, soñado siempre, eterno, largo; sí, estar sentado cerca de ti, como ahora, eso es la eternidad.
-¡Poeta!-dijo ella-. Burgués, humanista y poeta. ¡Un alemán completo, comme il faut!
-Temo mucho que no seamos comme il faut -dijo él-. Bajo ningún aspecto. Somos tal vez niños mimados por la vida, sencillamente.
-Hermosa palabra. Dime, pues... No hubiera sido muy difícil tener ese sueño más pronto. Es un poco tarde cuando el señor se decide a dirigir la palabra a su humilde servidora.
-¿Para  qué  hablar? -dijo  él-.
¿Para  qué  sirven  las  palabras?  Hablar,  discurrir,  es  una  cosa  muy  republicana,  lo admito.  Pero  dudo  que  sea poético en el mismo grado. Uno de nuestros huéspedes, que se ha hecho amigo mío, monsieur Settembrini...
—Acaba de dirigirte algunas palabras.
—Es sin duda un gran hablador, le gusta mucho recitar bellos versos, pero ¿es acaso un poeta ese hombre?
-Lamento sinceramente no haber tenido jamás el placer de hablar con ese caballero.
-Me lo figuro.
-¡Ah!¿Lo crees?
-¿Cómo? Era una frase completamente indiferente lo que acabo de decir. Ya te darás cuenta de que no hablo con frecuencia el francés. Sin embargo, contigo prefiero esa lengua a la mía, pues, para mí, hablar en francés es hablar, en cierta manera, sin responsabilidad, o como decimos ahora, en sueños. ¿Comprendes?
—Me parece que sí.
—Eso basta… Hablar -continuó diciendo Hans Castorp- ¡pobre asunto! En la eternidad no se habla de nada. En la eternidad, ¿sabes?, se hace como cuando se dibuja un cerdito: se inclina la cabeza hacia atrás, se cierran los ojos.
-¡No  está  mal  eso!  Te  bailas  en  la  eternidad  lo  mismo  que  en  tu casa,  sin  duda  alguna  la  conoces  a  fondo.  Hay  que  confesar  que eres  un pequeño soñador muy curioso.
-Y además -dijo Hans Castorp-,si te hubiese hablado más pronto, hubiera sido necesario tratarte de «usted».
-¿Es que tienes la intención de tratarme de «tú» siempre?
-Seguramente. Te he tuteado siempre y te tutearé eternamente.
-Es un poco fuerte. En todo caso, no tendrás por mucho tiempo ocasión de decirme «tú». Me marcho.

Esta palabra tardó algún tiempo en penetrar en su conciencia. Luego Hans Castorp se sobresaltó, mirando en torno de él con aire extraviado, como un hombre que despierta de repente. Su conversación había continuado con bastante lentitud, pues Hans Castorp hablaba el francés de un modo muy pesado y con un titubeo pensativo. El piano, que había permanecido callado un instante, resonaba de nuevo, esta vez bajo las manos del joven Mannheim, que sustituía al joven eslavo y había cogido un cuaderno de música. La señorita Engelhart estaba sentada a su lado y volvía las páginas. El baile se había desanimado. Numerosos pensionistas habían tomado la posición horizontal. Nadie se hallaba sentado ya delante de ellos. En la sala de lectura jugaban a las cartas.
-¿Qué quieres hacer? -preguntó Hans Castorp, con la mirada extraviada.
-Quiero marcharme -contestó ella sonriente, como sorprendida, al ver su estupor.
-No es posible. Se trata de una broma
Nada de eso. Formalmente, me marcho.
-¿Cuándo?
-Mañana. Después de comer.
Un gran cataclismo se produjo en él. Luego añadió:
-¿Adonde vas?
-Muy lejos de aquí.
-¿Al Daguestán?
-No estás mal informado. Tal vez, por el momento.
-¿Estás, pues, curada?
-Respecto a eso... no. Pero Behrens cree que, por el momento, no puedo realizar grandes progresos aquí.Por eso voy a probar un cambio deaires.
-¿Volverás, pues?
-Tal  vez.  Pero  no  sé  cuándo.
Respecto  a  mí,  ¿sabes?,  amo  la  libertad  ante  todo,  y especialmente  la  de  elegir  mi  domicilio.  No  puedes comprender eso: tener la obsesión de la independencia. Tal vez es a causa de mi raza.
-¿Y tu marido, en el Daguestán, te concede la libertad?
-Es la enfermedad la que me la concede. Estoy aquí por tercera vez. Esta vez he pasado un año. Es posible que vuelva. Pero entonces tú estarás muy lejos.
-¿Lo crees, Claudia?
-¡También mi nombre!¡Verdaderamente te tomas muy en serio las costumbres del Carnaval!
-¿Sabes tú, pues, en qué medida estoy enfermo?
-Sí, no. Como estas cosas se saben aquí. Tienes una pequeña mancha húmeda, aquí dentro, y un poco de fiebre. ¿No es eso?
-Treinta y siete, ocho o nueve por la tarde -dijo Hans Castorp-. ¿Y tú?
-Oh, mi caso es un poco más complicado... nada sencillo.
-En  esa  rama  de  las  letras  humanas  llamada  la  medicina -dijo  Hans  Castorp- hay  algo  que  se  conoce  con  el  nombre  de  obturación  de  los vasos de la linfa.
-¡Se ve bien que has fisgoneado, querido!
-Y tú.
¡Perdóname! ¡Permite que te pregunte algo con insistencia y en alemán! El día en que me levante de la mesa para ir a la consulta, hace seis meses... Tú te volviste, ¿recuerdas?
-¡Qué pregunta! ¡Hace seis meses!
-¿Sabías adónde iba?
-Ciertamente, era por pura casualidad...
-¿Te lo había dicho Behrens?
-¡Siempre ese Behrens!
-¡Oh!, ha reproducido tu piel de una manera tan exacta... Por otra parte, es un viudo de mejillas ardientes que posee un servicio de café muy notable. Creo que conoce tu cuerpo, no sólo como medico, sino también como adepto de otra disciplina de las ciencias humanas.
—Tienes toda la razón al decir que hablas en sueños, amigo mío.
—Sea... Déjame soñar de nuevo después de haberme despertado tan cruelmente con esa campana de alarma de tu marcha. Siete meses bajo tus ojos... ¡Y ahora, que en realidad hablo contigo, me hablas de que te vas!
—Te repito que hubiéramos podido hablar mucho antes.
-¿Lo hubieras deseado?
-¿Yo? No me cogerás. Se trata de tus intereses. ¿Es que eres demasiado tímido para acercarte a una mujer a la cual hablas en sueños ahora?
¿O es que había alguien que te lo impedía?
-Ya le lo he dicho, no quería tratarte de «usted».
-No bromees. Contesta: ese charlatán, ese italiano que ha abandonado la velada, ¿qué es lo que te ha dicho ahora?
-No  he  oído  absolutamente  nada.  Me  preocupo  muy  poco  de  ese  señor  cuando  te  ven  mis ojos.  Pero  olvidas...  No  hubiera  sido  muy  fácil trabar amistad en ese ambiente. Estaba mi primo, con el cual estoy ligado y que tiene muy pocos deseos de divertirse aquí. No piensa más que en volver a la llanura para hacerse soldado.
-¡Pobre diablo! Está, en efecto, más enfermo de lo que cree. Tu amigo italiano tampoco está muy bien.
-El mismo lo dice. Pero mi primo... ¿Es verdad? Me asustas.
-Es muy posible que muera si intenta ser soldado en las llanuras.
-Que muera... La muerte. Terrible palabra, ¿no es verdad? Pero es extraño, no me impresiona en modo alguno hoy. Era un modo de hablar completamente convencional cuando te decía: me asustas. La idea de la muerte no me asusta. Me deja muy tranquilo. No tengo piedad ni demi buen Joachim, ni de mí mismo, al oír que es posible que muera.Si eso es verdad, su estado se asemeja mucho al mío, y me parece muy imponente.  El  está  moribundo  y  yo  enamorado.  ¡Bien!  Hablaste  a  mi primo  en  el  taller  de  fotografía  íntima,  en  la  salita  de  espera,  ¿te acuerdas?
-Un poco.
-¿Hizo aquel día Behrens tu retrato transparente?
-¡Dios mío! ¿ Lo llevas?
—No, lo tengo en mi cuarto.
—Ah, ¿en tu cuarto? Yo llevo siempre el mío en la cartera. ¿Quieres que te lo enseñe?
—Muchas gracias. Mi curiosidad no es invencible. Será un aspecto muy inocente.
—Yo  he  visto  tu  retrato  exterior.  Me  gustaría  mucho  más  ver  el  retrato  interior  que tienes  encerrado  en  tu  cuarto...  ¡Permíteme que  te pregunte otra cosa! A veces, un señor ruso que vive en la ciudad viene a verte, ¿Quién es? ¿ Con qué objeto viene ese hombre?
-Eres muy fuerte en espionaje, lo confieso. Pues bien, te voy a contestar; Sí, es un compatriota enfermo, un amigo. Le conocí en un balneario hace muchos años. ¿Nuestras relaciones? Tomamos el té juntos, fumamos dos o tres pápiros, charlamos, filosofamos, hablamos del hombre, de Dios, de la vida, de la moral, de mil cosas. Esta es mi información. ¿Estás satisfecho?
-¡También de moral! ¿ Y qué es lo que habéis descubierto en cuestiones de moral, por ejemplo?
-¿La moral? ¿Eso te interesa? Pues bien, nos parece que habría que buscar la moral no en la virtud, es decir: en la razón, la disciplina, las buenas costumbres,  la  honestidad,  sino  más  bien en  lo  contrario,  quiero  decir:  en  el pecado,  dándose  cuenta  del  peligro,  de  lo que  es perjudicial,  de  lo  que  nos  consume.  Nos  parece  que  es  más  moral perderse  y  el  dejarse  languidecer que  el conservarse.  Los  grandes moralistas  no  eran  en  modo  alguno  virtuosos,  sino  aventureros  del mal,  viciosos,  grandes  pecadores que  nos  enseñan  a  inclinarnos cristianamente ante la miseria. Todo eso te debe de disgustar mucho, ¿no es verdad?
Él  guardó  silencio.  Se  hallaba  todavía  como al  principio,  las  piernas  cruzadas  bajo  el asiento,  que  crujía,  inclinado  hacia  la mujer,  que  se encontraba sentada, con su tricornio, y conservaba su lapicero entre los dedos.
Los  ojos  azules  de  Hans  Castorp  contemplaban la  habitación  que  se  había  ido  quedando  vacía.  Los  pensionistas  se  habían  dispersado.  El piano, en el ángulo, ante ellos, no dejaba oír más que algunos sonidos incoherentes; el enfermo de Mannheim tocaba con una sola mano, y a su lado estaba la institutriz sentada, hojeando una partitura que tenía sobre las rodillas.
Cuando la conversación entre Hans Castorp y Claudia Chauchat expiró, el pianista cesó también de tocar, dejando caer sobre sus rodillas la mano que había acariciado el teclado, mientras la señorita Engelhart continuaba mirando sus notas. Las cuatro únicas personas que habían quedado  de  la  fiesta  del  Carnaval  se  encontraban  sentadas,  inmóviles.  El  silencio duró  algunos  minutos.  Lentamente,  a  causa  de su  propio peso, las cabezas de la pareja que estaba cerca del piano parecieron inclinarse más, la del joven de Mannheim hacia el piano, la de la señorita Engelhart hacia la partitura. Finalmente, los dos al mismo tiempo, como si se hubiesen puesto secretamente de acuerdo, se pusieron en pie y, sin ruido, evitando dirigirse hacia el otro lado de la habitación que se hallaba todavía ocupado, con la cabeza y los brazos colgantes, el joven de Mannheim y la institutriz se alejaron juntos, por la sala de correspondencia y de lectura.
-Todo el mundo se retira-dijo Mme. Chauchat-.¡Eran los últimos. Es tarde. Bueno, la fiesta de Carnaval ha terminado.-Y elevó los brazos para quitarse con las dos manos el tricornio de papel de su cabellera roja, cuya trenza se hallaba arrollada en torno de la cabeza como una corona-.Ya conoce usted las consecuencias, señor.
-Jamás, Claudia. Jamás te trataré de «usted»; jamás en la vida ni en la muerte,
si se puede decir de este modo.Esa forma de dirigirse a una persona, que pertenece al Occidente cultivado y a la civilización humanista, me parece muy burgués y pedante. ¿Para qué las formas?  ¡La forma  es  la  pedantería  misma!  Todo  lo  que habéis  establecido  respecto  a  la  moral,  tú  y  tu  compañero  enfermo,  ¿quieres  que me  cause sorpresa?, ¿crees que soy tonto? Dime, ¿qué piensas de mí?
-Es  un  asunto  que  no  da  mucho  que pensar.  Eres  un  joven  convencido, de  buena  familia,  de  aspecto agradable,  discípulo  dócil  de sus preceptores,  que  volverá  pronto  a  las  llanuras  para  olvidar  completamente  que  ha  hablado  en  sueños aquí  y  para  ayudar  a  hacer  grande  y poderoso a su país por su trabajo honrado en los astilleros. He aquí tu fotografía íntima, obtenida sin aparato. ¿La encuentras exacta?
-Faltan algunos detalles que Behrens ha encontrado.
-Los médicos encuentran siempre, son entendidos en la materia...
-Hablas como Settembrini. ¿Y mi fiebre? ¿De qué procede?
-Vamos, es un incidente sin consecuencias que pasará pronto.
-No,  Claudia,  sabes  perfectamente  que  lo  que dices  no  es  verdad,  lo  dices  sin  convicción, estoy  seguro.  La  fiebre  de  mi  cuerpo  y las palpitaciones de mi corazón enjaulado y el estremecimiento de mis nervios son lo contrario de un incidente, se trata -y su rostro pálido, de labios estremecidos, se inclinó hacia el rostro de la mujer-, se trata nada menos que de mi amor por ti, ese amor que se apoderó de mí en el instante  en  que  mis  ojos  te  vieron,  o  más  bien,  que  reconocí  cuando  te  reconocí  a  ti,  y  es  él  evidentemente  el  que  me  ha  conducido  a  este lugar...
-¡Qué locura!
-¡Oh! El amor no es nada si no es la locura, una cosa insensata, prohibida y una aventura en el mal. Si no es así es una banalidad agradable, buena para servir de tema a cancioncitas tranquilas en las llanuras. Pero que yo te he reconocido y que he reconocido mi amor hacia ti, sí, eso es verdad; yo ya te conocí, antiguamente, a ti y a tus ojos maravillosos oblicuos, y tu boca y la voz con que me hablas; una vez ya, cuando era colegial, te pedí tu lápiz para entablar contigo una relación social, porque te amaba sin razonar, y es por eso, sin duda, por mi antiguo amor hacia ti, por lo que me quedan esas marcas que Behrens ha encontrado en mi cuerpo y que indican que en otro tiempo yo estaba ya enfermo...Sus dientes rechinaron. Había sacado un pie de debajo del asiento de la silla, que crujía, mientras iba divagando y, al avanzar ese pie, con la otra rodilla tocaba casi el suelo, de manera que se arrodillaba delante de ella con la cabeza inclinada y temblando todo su cuerpo.
-Te amo -balbuceó-, te he amado siempre, pues tú eres el Tú de mi vida, mi sueño, mi destino, mi deseo, mi eterno deseo.
-¡Vamos, vamos!-dijo ella-.¡Si tus preceptores te viesen!
Pero él meneó la cabeza con desesperación, inclinando el rostro hacia el suelo, y contestó:
-Me tendría sin cuidado, me tienen sin cuidado todos esos Carducci, la República elocuente, el progreso humano en el tiempo, pues ¡te amo!
Ella acarició dulcemente con la mano los cabellos cortados al rape en la nuca.
-Pequeño burgués -dijo -. Lindo burgués de la pequeña mancha húmeda. ¿Es verdad que me amas tanto?
Y exaltado por este contacto, ya sobre las dos rodillas, la cabeza echada hacia atrás y los ojos cerrados, él continuó hablando:
-Oh, el amor, ¿sabes...? El cuerpo, el amor, la muerte, esas tres cosas no hacen más que una. Pues el cuerpo es la enfermedad y la voluptuosidad, y es el que hace la muerte; sí, son carnales ambos, el amor y la muerte, ¡y ése es su terror y su enorme sortilegio! Pero la muerte, ¿comprendes?, es, por una parte, una cosa de mala fama, impúdica, que hace enrojecer de vergüenza; y por otra parte es una potencia muy solemne y majestuosa (mucho más alta que la vida risueña que gana dinero y se llena la panza; mucho más venerable que el progreso que fanfarronea por los tiempos) porque es la historia y la nobleza, la piedad y lo eterno, lo sagrado, que hace que nos quitemos el sombrero y marchemos sobre la punta  de  los  pies...  De  la  misma  manera,  el  cuerpo  también,  y  el amor  del  cuerpo,  son  un  asunto indecente  y  desagradable,  y  el cuerpo enrojece y palidece en la superficie por espasmo y vergüenza de sí mismo. ¡Pero también es una gran gloria adorable, imagen milagrosa de la vida orgánica, santa maravilla de la forma y la belleza, y el amor por él, por el cuerpo humano,  es  también  un  interés  extremadamente  humanitario  y  una potencia  más  educadora  que  toda la  pedagogía  del  mundo...!  ¡Oh, encantadora belleza orgánica que no se compone ni de pintura al óleo, ni de piedra, sino de materia viva y corruptible, llena del secreto febril de la vida y de la podredumbre! ¡Mira la simetría maravillosa del edificio humano, los hombros y las caderas y los senos floridos a ambos lados del pecho, y las costillas alineadas por parejas y el ombligo en el centro, en la blandura del vientre, y el sexo oscuro entre los muslos! Mira los omóplatos cómo se mueven bajo la piel sedosa de la espalda, y la columna vertebral que desciende hacia la doble lujuria fresca de las nalgas, y las grandes ramas de los vasos y de los nervios que pasan del tronco a las extremidades por las axilas, y cómo la estructura de los  brazos  corresponde  a  la  de  las  piernas. ¡Oh,  las  dulces  regiones  de  la  juntura  interior  del  codo  y  del  tobillo,  con  su  abundancia  de delicadezas  orgánicas  bajo  sus  almohadillas  de  carne!  ¡Qué  fiesta más  inmensa  al  acariciar  esos  lugares  deliciosos  del  cuerpo  humano! ¡Fiesta  para  morir  luego  sin  un  solo  lamento!  ¡Sí,  Dios  mío,  déjame sentir  el  olor  de  la  piel  de tu  rótula,  bajo  la  cual  la  ingeniosa  cápsula articular segrega su aceite resbaladizo! ¡Déjame tocar devotamente con mi boca la «Arteria femoralis» que late en el fondo del muslo y que se divide, más abajo, en las dos arterias de la tibia! ¡Déjame sentir la exhalación de tus poros y palpar tu vello, imagen humana de agua y de albúmina, destinada a la anatomía de la tumba, y déjame morir con mis labios pegados a los tuyos!
No abrió los ojos después de haber hablado.
Permaneció sin moverse, con la cabeza inclinada, las manos que sostenían el pequeño lapicero de plata separadas, temblando y vacilando sobre sus rodillas. Ella dijo:
-Eres, en efecto, un adulador que sabe solicitar de una manera profunda, a la alemana.
Y le puso el gorro de papel.
-¡Adiós, príncipe Carnaval! ¡Esta noche la íinea de tu fiebre será muy mala, estoy segura!
Al  decir  esto  se  levantó  de  la  silla,  se  dirigió  a  la  puerta, dudó  un  momento  en  el  umbral,  dio  media  vuelta  elevando  uno  de  sus  brazos desnudos, con la mano en el pestillo y, por encima del hombro, dijo en voz baja:
-No olvides devolverme el lápiz.
Y salió.

La montaña mágica de Thomas Mann

Título: La montaña mágica
Título original: Der Zauberberg
Autor: Thomas Mann
Año: 1924
Traductora: Isabel García Adánez
Páginas: 1048
Editorial: Pocket Edhasa
Primera Reimpresión. Febrero 2006
ISBN: 84-350-1733-8
DIBA: N Man



Comentari:
Recomanable: NO. (bueno, un poco sí)

Totalment d’acord amb Rosa Montero en “Las páginas tediosas de ‘La montaña mágica’” (https://elpais.com/diario/2010/05/01/babelia/1272672752_850215.html) :
“En toda novela sobran cosas; y, por lo general, cuanto más gordo es el libro, más páginas habría que tirar. Y esto es especialmente verdad respecto a los clásicos. Axioma número uno: los autores clásicos, esos dioses de la palabra, también escriben fragmentos infumables.”

Settembrini i Naphta són uns plastes. El mateix Mann reconeix diverses vegades que es tracta de discursos caòtics i difícilment comprensibles. Racionero advoca per literatura o assaigs que et serveixin. Bé, Settembrini i Naphta, personalment, llevat d'algun gir inesperat, no m'han aportat res.

Respecte al comentari de Rosa Montero, sols plantejar que trobo molt difícil la tasca de triar que puc evitar llegir. Quan menys t'ho esperes salta la frase màgica però, globalment, dubto que pagui la pena. En resum, trobo que, en la pràctica literària cal evitar l'esforç. Hi ha tant per gaudir que quasi seria un pecat perdre el temps del plaer.

Una vegada, a la facultat d’Història, el professor va declarar a La montaña mágica com el llibre cabdal per comprendre perquè a Europa va esclatar la I Guerra Mundial. Com diria en Trapero: Bueno, pues molt bé.

Evidentment que, desprès de tantes pàgines es difícil que no sigui així, et deixa tota una vivencia i es com si haguesssis viscut tu mateix en el balneari. Aquesta és la part amb la que em quedo. En contra el tractament de personatges que apareixen de cop i desapareixen igualment de cop quan podrien aportar molt més que els dos plastes esmentats. També hi ha episodis que es podrien eludir sense cap afectació al conjunt.

Finalment, tot i que sembla que la traducció de Isabel García és la millor, recomano fugir de l’edició de Pocket Edhasa. No hi ha ni una nota a peu de pàgina. Això és greu, però pitjor encara és que en el capítol de la Nit de Walpurgis, si no saps francès, ja has begut oli. En un altre post d’aquest blog deixo una traducció bastant bona d’aquest passatge.


CONTINGUT


ÍNDICE
Intenciones del autor

CAPÍTULO I
La llegada
La número treinta y cuatro
En el restaurante

CAPÍTULO II
Sobre la jofaina baptismal y las dos caras del abuelo
En casa de los Tienappel y sobre el estado moral de Hans Castorp

CAPÍTULO III
Dignidad ofendida
Desayuno
Burla, viático, carcajadas interrumpidas
Satán
Lucidez
Una palabra de más
¡Una mujer, naturalmente!
El señor Albin
Satán hace proposiciones indecentes

CAPÍTULO IV
Una compra necesaria
Excurso sobre la conciencia del tiempo
Hans Castorp se estrena en francés
¡Políticamente sospechosa!
Hippe
Análisis
Dudas y reflexiones
Conversación de mesa
Angustia en aumento. Los dos abuelos y un paseo en barca a la caída de la tarde
El termómetro

CAPÍTULO V
Sopa, eternidad y claridad repentina
«¡Dios mío, lo veo!»
Libertad
Caprichos del mercurio
La enciclopedia
Humaniora
Investigaciones
Danza de la muerte
Noche de Walpurgis

CAPÍTULO VI
Cambios
Un nuevo personaje
Del reino de Dios y de la salvación
Cólera. Un momento realmente penoso
Asalto rechazado
Operationes spirituales
Nieve
Como un soldado y como un valiente

CAPÍTULO VII
Un paseo a la orilla del mar
Mynheer Peeperkorn
Ving-et-un
Mynheer Peeperkorn (continuación)
Mynheer Peeperkorn (final)
Anestesia de los sentidos
Un nuevo placer para los sentidos
Cuestiones harto cuestionables
Hipersensibilidad

Estalla la tempestad


PARÀGRAFS DESTACABLES (AMB ALGUNS COMENTARIS)

“También se dedicó a observar a los pacientes... La masa comenzaba a diferenciarse, y poco a poco iban perfilándose las individualidades”  (pág. 100)

“También les contó que, aunque no pudieran creerlo, hacía unos días, al regresar de una breve salida para comprar únicamente un poco de polvo dentífrico, se había encontrado al enfermo sentado en la cama ¡ante un vaso de espesa cerveza negra, un salami, un trozo de tosco pan moreno y un pepinillo!” (pág. 156)

“(...); otra joven de origen desconocido, que guardaba un asombroso parecido con un tapir, el colegial tragón de las gruesas gafas, otro muchacho de quince o dieciséis años que llevaba un monóculo y que, mientras tosía, se llevaba a la boca la uña del dedo meñique, larga cual espátula, y que, sin duda, era un imbécil redomado.” (pág. 161)

“Mire, cada una de esas piezas musicales sin pretensiones durará unos siete minutos, ¿no es verdad? Pues bien, esos minutos tienen entidad propia, tienen un principio y un final, se destacan, en cierto modo, quedan a salvo de la rutina que lo arrastra todo sin darnos cuenta.” (pág. 165)

“Pero, en primer lugar, nada obligaba a dar un nombre a aquellos sentimientos cuando ni siquiera se planteaba que pudieran verbalizarse. En segundo lugar, un nombre implica — si no una relación crítica hacia el objeto designado— una definición, es decir, una clasificación dentro del orden de lo conocido y habitual, mientras que Hans Castorp estaba inconscientemente convencido de que algo tan íntimo como aquello debía guardarse de una vez por todas de las definiciones y las clasificaciones.” (pág. 175)

“(...); y, ante todo, había reivindicado la libertad de pensamiento y el placer de vivir en la tierra, pues —según él— el reino de los cielos era mejor dejárselo a los gorriones. ¡Prometeo! Ése fue el primer humanista, y era idéntico al Satán en homenaje al cual Carducci había compuesto su himno…” (pág. 228)

“(...) y el tiempo era un adversario fácil de vencer en cuanto se tuvieron unos cuantos pensamientos rondando en la cabeza y, además, todo un orbis pictus en la mesita de noche.” (pág. 276)  
# Comenio -o Comenius- fou un teòleg i pedàgog txec que en 1658 publicà el seu Orbis Pictus, la primera “enciclopèdia infantil” amb imatges#

“Hace ya una semana cumplida que no se le ve el pelo. Supuse en verdad que se había marchado cuando vi que su sitio en el refectorio permanecía vacío. El teniente me dio la noticia… en fin, la mala noticia, no me crea descortés… En resumen: ¿Cómo está usted? ¿Qué hace? ¿Cómo se siente? ¡Espero que no estará demasiado abatido!
—¡Si es usted, señor Settembrini! ¡Qué amable por su parte! Ja, ja, ja… «refectorio»… Siempre con sus bromas… Siéntese, se lo ruego.” (pág. 279)
#No és que refectori sigui una paraula excessivament desconeguda, però es curiós com Mann va assenyalant la manca de llenguatge de la modernitat.#

“—Claro que lo recuerdo, señor Settembrini. Cuántas nuevas experiencias he vivido desde entonces. Pero me acuerdo como si fuese hoy. Tenía usted ganas de broma aquel día y nos presentó al doctor Behrens como a un juez de los infiernos… Radamés… No, no, espere, ése es otro…
—¿Radamante? Es posible que de pasada le llamase así. No recuerdo todo lo que se me pasa por la cabeza.
—¡Radamante, eso! ¡Minos y Radamante! Y también nos habló de Carducci aquella vez…” (pág. 280)
#Radamés és el capità de la guàrdia en la òpera Aida de Verdi. El garrulo -com és el meu cas- es pot apropar a aquesta dada en el Diccionario de nombres de personas de Josep Maria Albaigès. Radamantis fou un cretenc -germà de Minos- totalment íntegre. Es dedica a jutjar les ànimes dels orientals mentre Eac ho fa amb les dels occidentals. Minos té la darrera paraula#

“—¡Es fantástico! Cuenta usted las cosas tan bien, señor Settembrini… Cada una de sus palabras es tan plástica… A veces, me río yo solo recordando su historia de la muchacha que se bañaba en el lago y a la que tuvieron que dar la «enfermera muda».” (pág. 281)
#Una referència a la pròpia obra pàgines enrere…#

“(...), un matrimonio holandés, que fue colocado en la mesa de Settembrini, y un mexicano jorobado, que sembraba el pánico entre sus compañeros de mesa con horripilantes accesos de disnea: de repente se agarraba como un poseso a su vecino, hombre o mujer, lo sujetaba con sus largas manos como con unas tenazas y lo arrastraba consigo, a pesar de su resistencia llena de espanto y sus gritos de socorro, a los dominios de su propia angustia.” (pág. 293)

“Mientras Hans Castorp se quitaba la chaqueta, Behrens salió de la cabina y pasó a la parte más amplia del laboratorio.
—¡Hombre! —dijo—. He aquí a nuestros Dióscuros, Castorp y Pólux…”(pág. 310)

“—Ahí tiene usted al Gengis Khan —dijo—, ojos de lobo estepario, nieve y aguardiente, tiranía, casamatas y cristianismo. Habría que construirle un altar a Palas Atenea aquí, en el vestíbulo, como medida de defensa.” ( pág. 418)
#El llop estepari de Hermann Hesse és tres anys posterior, de 1927#

“Los ojos estaban cerrados de una manera poco natural, muy apretados: «Los han cerrado —pensó Hans Castorp—, no se han cerrado por sí solos: a eso se le llama el último tributo, aunque en realidad se hiciese más por consideración hacia los vivos que hacia el difunto». Además, había que hacerlo a tiempo, inmediatamente después de la muerte, pues una vez se forma la miosina en los músculos ya no se puede, y el muerto queda con los ojos abiertos para siempre y así resulta también imposible creer en la muerte como en un feliz «sueño». (pág.424)

“—Requiescat in pace —dijo—. Sit tibi terra levis. Requiem aeternam dona ei, Domine. Mira, cuando se trata de la muerte o cuando se habla a los muertos o de los muertos, el latín recobra su vigencia, es la lengua oficial en estos casos, hace ver que la muerte es algo muy especial. Pero no es por hacer gala de humanismo por lo que se habla latín en su honor, la lengua de los muertos no es el latín escolar, ¿entiendes lo que te quiero decir? Tiene otro espíritu, se puede decir que es justo lo contrario. Es un latín sacro, la lengua de los monjes, de la Edad Media, un canto apagado, monótono, como si viniera de las profundidades de la tierra…” (pág. 425)

“Karoline Stöhr era un ser espantoso. Si algo sacaba de quicio a Hans Castorp en sus bienintencionados esfuerzos espirituales era la manera de ser de aquella mujer. Sus continuas muestras de burricie disfrazada de cultura le bastaban. Decía, por ejemplo, «finiquitado» en lugar de «finado»; cuando quería reprocharle a alguien su desvergüenza le llamaba «insolvente», y su explicación de los fenómenos astronómicos que producen un eclipse de sol fue digna de figurar en alguna «antología del disparate». Las masas de nieve que bloqueaban los caminos eran un fastidio, una «verdadera capacidad», y un día provocó la estupefacción de Settembrini diciendo que estaba leyendo una obra sacada de la biblioteca del sanatorio que él seguro conocía y le interesaba, «Benedetto Cenelli, traducido por Schiller».” (pág. 432)
# The ignorant, foolish and eternally confused Frau Stohr mentions Schiller's translation of Benedetto Cenelli, by which she means Goethe's translation of Benvenuto Cellini.
Es curiós com es fa esment, sense anomenar-ho de Benvenuto Cellini. Fa molt poc vaig llegir Reconstrucción, de Orejudo, on es parla de la fabricació d’una medalla amb el text CLAUDUNTUR BELLI PORTAE. Cellini va fer una medalla amb aquesta inscripció el 1534 pel Papa Clement VII. A banda, tinc una especial estimació per l’anècdota de la salamandra de Benvenuto Cellini.#

“Un griego de la mesa de los rusos ordinarios —que, por cierto, tenía unas bonitas piernas— se paseaba en calzones de punto de color lila con una mantilla, una gola de papel y un bastón a modo de cetro disfrazado de Grande de España o de príncipe de cuento.” (pág. 473)

“Oh, enchantante beauté organique qui ne se compose ni de teinture à l’huile ni de pierre, mais de matière vivante et corruptible, pleine du secret fébrile de la vie et de la pourriture! Regarde la symétrie merveilleuse de l’édifice humain, les épaules et les hanches et les mamelons fleurissants de part et d’autre sur la poitrine, et les côtes arrangées par paires, et le nombril au milieu dans la mollesse du ventre, et le sexe obscur entre les cuisses! Regarde les omoplates se remuer sous la peau soyeuse du dos, et l’échine qui descend vers la luxuriance double et fraîche des fesses et les grandes branches des vases et des nerfs qui passent du tronc aux remeaux par les aisselles, et comme la structure des bras correspond à celle des jambes. Oh, les douces régions de la jointure intérieure au coude et du jarret avec leur abondance de délicatesses organiques sous leurs coussins de chair! Quelle fête immense de les caresser ces endroits délicieux du corps humain! Fête à mourir sans plainte après! Oui, mon Dieu, laisse-moi sentir l’odeur de la peau de ta rotule, sous laquelle l’ingénieuse capsule articulaire sécréte son huile glissante! Laisse-moi toucher dévotement de ma bouche l’arteria femoralis qui bat au front de la cuisse et qui se divise plus bas en les deux artères du tibia! Laisse-moi ressentir l’exhalation de tes pores et tâter ton duvet, image humaine d’eau et d’albumine, destinée pour l’anatomie du tombeau, et laisse-moi périr, més lèvres aux tiennes!”  (pág. 496)
#Aquest és el fragment que recita Fernando Fernán Gómez en Belle Epoque, segons la llegenda fora de guió#

“—¡No me diga! —exclamó el doctor Behrens. Y (valga la breve referencia al pasado) era justo lo mismo que había contestado cuando Hans Castorp, antes de su primera consulta, le anunció que tenía un poco de fiebre.” (pág. 509)
#Novament l’autor ens parla com a vells companys de camí”

“¿Dios nos libre? Hablas como un civil. La guerra es necesaria. Sin guerras, el mundo no tardaría en corromperse, como dijo Moltke.” (pág. 538)




“—… creo que tiene miedo de muchas cosas que el pequeño Naphta no teme en absoluto, ¿sabes lo que te quiero decir? Y que sus conceptos de libertad y de valor son un tanto endebles. ¿Crees que tendría el valor de se perdre ou même de se laisser dépérir?
—¿A qué viene ahora hablar en francés?
—Como el ambiente es tan cosmopolita… No sé quién encontraría más adeptos, si Settembrini con su República universal burguesa, o Naphta con su cosmópolis jerarquizada. No he perdido detalle, como ves, y aun así, no he conseguido comprenderlo todo; por el contrario, me ha parecido que todo lo que han dicho daba pie a una gran confusión.” (pág. 558)
#D’acord amb el tinent, Encara estem patint la resaca de l’abús del francès en el capítol de Noche de Walpurgis. Es com una mena de petició de perdó per part de Mann. A banda del tema del francès ens reconforta com a lectors sabent que no som els únics que ens hem perdut en les discussions de Settembrini i Naptha#

“Usted ha hablado a esos jóvenes de ciertas atrocidades cometidas por la Iglesia, de su intolerancia y sus terribles castigos, y ahí no ha estado nada acertado, pues es obvio que el fervor religioso bien entendido nunca puede ser pacifista; y fue el papa Gregorio quien dijo: «Maldito sea el hombre que contenga su espada ante la sangre». Ya sabemos que el poder es malo. Pero, para que ese reino llegue, la dicotomía entre el bien y el mal, entre el más allá y el mundo en que vivimos, entre el espíritu y el poder, debe ser eliminada temporalmente en un principio que reúna el ascetismo y el poder. Eso es lo que yo llamo la necesidad del terror.” (pág. 582)
#Visca la tolerància religiosa#




“—Pero ¿quién lo encarnará? ¿Quién será?
—¿Me lo pregunta? ¿Acaso escapa a su escuela de Manchester la existencia de una doctrina social que signifique la victoria del hombre sobre el economismo y cuyos principios y objetivos coincidan exactamente con los del reino cristiano de Dios? Los padres de la Iglesia califican «mío» y «tuyo» de palabras funestas, y la propiedad privada de usurpación y robo. Han condenado la propiedad porque, según el derecho natural y divino, la tierra pertenece a todos los hombres y, por consiguiente, produce sus frutos para beneficio general de todos. Han enseñado que sólo la codicia, fruto del pecado original, invoca los derechos de posesión y ha creado la propiedad privada. Han sido lo bastante humanos y enemigos del mercantilismo para considerar la actividad económica en general como un peligro para la salvación del alma, es decir: para la humanidad. Han odiado el dinero y los negocios monetarios y han dicho de la riqueza capitalista que alimenta las llamas del infierno. El principio fundamental de la doctrina económica, a saber, que el precio es el resultado del equilibrio entre la oferta y la demanda, ha sido profundamente despreciado por ellos, como también han condenado el hecho de aprovecharse de la coyuntura para explotar con cinismo la miseria del prójimo. Y aún hay una forma de explotación más criminal a sus ojos: la explotación del tiempo, ese delito que consiste en cobrar una prima por el mero transcurso del tiempo, es decir: los intereses, y abusar así, para ventaja de unos y a costa de otros, de una institución divina y universal para todos como es el tiempo.
—Benissimo —exclamó Hans Castorp que, en su entusiasmo, adoptó directamente la expresión de aprobación de Settembrini—. El tiempo… una institución divina y universal… ¡Qué pensamiento tan crucial!
—En efecto —continuó Naphta—. El espíritu de esos hombres considera repugnante la idea de un aumento automático del dinero, han calificado de usura todos los negocios relacionados con la especulación o los intereses del capital y han declarado que todo rico era o bien un ladrón o el heredero de un ladrón. Han ido aún más lejos. Han llegado a sostener, como santo Tomás de Aquino, que el comercio en general, el mero negocio, o sea: la compra y la venta que proporciona un beneficio sin transformación ni mejora alguna del objeto de tales operaciones, es un oficio vergonzante. No se inclinaban a valorar el trabajo como tal, pues no es más que un asunto ético y no religioso, y se realiza en servicio de la vida y no en servicio de Dios. Así pues, en cuestiones que únicamente afectaban a la vida y a la economía, exigían que una actividad productiva fuese entendida como condición de toda ventaja económica y la medida de la honorabilidad. Eran honrosas a sus ojos las labores del campesino y del artesano, pero no la actividad del comerciante ni del industrial, pues querían que la producción se adaptase siempre a las necesidades y sentían horror por la producción a gran escala. Todos esos principios y esa escala de valores económicos han resucitado, después de siglos de marginación, en el moderno movimiento del comunismo. Coinciden por completo, hasta en la concepción de la soberanía, que reivindica el trabajo internacional frente al imperio del comercio y la especulación internacionales: el proletariado mundial, que ahora opone la humanidad y los criterios del Estado de Dios a la degeneración burguesa y al capitalismo. La dictadura del proletariado, esa condición de la salvación política y económica de nuestro tiempo, no tiene el sentido de una soberanía por la soberanía misma y de validez eterna, sino el de una solución provisional del conflicto entre el espíritu y el poder bajo el signo de la cruz, el sentido de una superación del mundo terrenal a través del poder sobre el mundo, el sentido de una transición, de la trascendencia, el sentido del reino de Dios. El proletariado ha hecho suya la doctrina de san Gregorio Magno, en él se ha renovado su fervor religioso y, como también dijera el santo, no podrá apartar sus manos de la sangre. Su misión es instituir el terror en aras del bien del mundo y de alcanzar la salvación última: la vida en Dios sin Estado ni clases sociales.” (pág. 582-584)
#Aquest discurs del nou personatge Naphta que uneix jesuitisme i comunisme es, com a mínm bocabadant.#

“La lógica es su forma, pero su esencia es la confusión.” (pág. 589)
#Novament el mateix Mann accepta que aquestes parrafades són una mica confuses.

“¡Cuanto más se confiesa esa panda de gamberros, más lasciva se vuelve! Yo abogo por las matemáticas. Mejor. Aquí ha desaparecido el ruido. Las matemáticas son el mejor remedio contra la concupiscencia. El procurador Paravant, por ejemplo, que sufría grandes tentaciones, se dio a las matemáticas, está ahora a vueltas con la cuadratura del círculo y se ha tranquilizado muchísimo. Claro que la mayoría de la gente es demasiado idiota o demasiado perezosa para eso, ¡que Dios se lo perdone…!” (pág. 603)

“Sin embargo, el cónsul tenía frío, tenía frío todo el tiempo, a pesar de que la cabeza le ardía, y pensó que, si la enfermera jefe efectivamente le hubiese ofrecido un termómetro, él lo habría rechazado, aunque después de todo habría hecho mal, porque era sabido que una persona civilizada no podía usar el termómetro de otra, por ejemplo, de su sobrino.” (pág. 632)

“Y, de hecho, no era más que una interna como todas las demás —morena y regordeta, para más señas—, no tan joven, con bastantes canas pero con una papada muy sugerente y vivos ojos castaños.” (pág. 634)

“Más tarde, durante la comida, el doctor pronunció una pequeña conferencia, animado a ello por James, quien, desde el otro extremo de la mesa, le preguntó qué le sucedía al cuerpo al descomponerse. Y añadió que, como el consejero habría estudiado cuanto se refería al cuerpo, como ésta era su especialidad y él era, en cierto modo, un príncipe del cuerpo, por así decirlo, podía contar en detalle lo que pasaba cuando el cuerpo se descomponía.
—Lo principal es que el vientre estalla —contestó el doctor, apoyando los codos en la mesa y la cabeza sobre las manos juntas—. Uno yace ahí, en su ataúd, entre la viruta y el serrín, y entonces los gases empiezan a inflarle y a inflarle, ¿me entiende?, como hacen los chiquillos gamberros con las ranas cuando las llenan de aire con una cañita, y al final acaba uno como un globo y, claro, el vientre no resiste tanta tensión y estalla. ¡Pardiez, menuda liberación! Se queda uno como Judas Iscariote cuando se cayó del árbol, se sacude toda la hojarasca de encima. Bueno, y después de eso ya vuelve a estar presentable. Si le dieran permiso, podría ir a hacer una visita a sus parientes vivos y no les causaría mala impresión. A eso se le llama «echar la peste». Vamos, que si se volviera a salir a pasear por el mundo, aun llegaría a ser un hombre respetable, como los ciudadanos de Palermo que tienen colgados en Porta Nuova, en las catacumbas del convento de los Capuchinos. Ahí están, todos secos y elegantes, y todo el mundo les profesa gran respeto. Lo fundamental es «echar la peste» antes de nada.”  (pág. 635-636)

“En segundo lugar, la tortura sólo había sido el resultado del progreso racional.
Obviamente, Naphta no debía de estar en su sano juicio.
Pero no, sabía muy bien lo que decía. Settembrini era un humanista, y estaba claro que, en aquel instante, no tenía muy presente la historia del ejercicio de la justicia durante la Edad Media. De hecho, tal historia daba fe de un proceso de progresiva racionalización en el que, poco a poco, los criterios racionales habían eliminado a Dios de la jurisprudencia. El juicio de Dios había caído en desuso porque la gente se dio cuenta de que quien triunfaba era el más fuerte, fuera eso justo o no. Esta observación la había hecho gente como Settembrini, críticos, escépticos, etcétera, y el resultado había sido que, en lugar de los ingenuos procedimientos judiciales de antes,se instituyeran los procesos de la Inquisición, que ya no confiaban en la intervención de Dios en favor de la verdad, sino que apuntaban a obtener la confesión de la verdad por parte del condenado. No había condena sin confesión. Hoy todavía persiste esa opinión entre el pueblo, ese instinto está profundamente arraigado. Por evidentes que fuesen las pruebas, la condena no se consideraba legítima si faltaba la confesión. ¿Cómo obtenerla? ¿Cómo determinar la verdad más allá de lo meramente aparente, más allá de la mera sospecha? ¿Cómo penetrar en la mente, en el corazón de un hombre que ocultaba la verdad, que se negaba a revelarla? Si el espíritu se mostraba reacio a hacerlo, no quedaba más remedio que dirigirse al cuerpo, al que era mucho más fácil acceder. La tortura como medio de obtener la indispensable confesión constituía una exigencia de la razón. Ahora bien, era la gente como el señor Settembrini la que había reclamado e introducido tal recurso para obtener la confesión; por consiguiente, también era la autora de la tortura.” (pág. 665-666)

“¡Por supuesto! El criminal era tan consciente de su culpa como de sí mismo. Pues cada cual era como era y no podía ni quería ser diferente; en eso precisamente consiste la culpa. Naphta trasladaba la idea de culpa y de merecido castigo del terreno empírico al metafísico. En las acciones de cada uno, en su actuación, reinaba el determinismo, eso era evidente: ahí no había libertad posible; en el ser de cada uno, en cambio, sí que la había. El hombre era como había querido ser y como seguiría queriendo ser hasta su aniquilación; si mataba porque «se moría de deseos de matar», tampoco era un precio tan alto que le costase la vida. Pagaba, pues, con ella el haber experimentado el placer más profundo.” (pág. 669)

“Sin embargo, nada se ordenaba ni se aclaraba, pues todo eran contradicciones y paradojas irresolubles. Los duelistas se contradecían mutuamente y a sí mismos. Settembrini, que tantas veces había defendido la crítica, ahora se manifestaba contrario a ella y presentaba el arte como principio noble; mientras que Naphta, (...) “pág. 676)

“—Vaya con cuidado, ondina —le dijo él al oído en el ascensor, y a ella se le puso la carne de gallina—. ¡Usted me pagará sus miradas seductoras!” (pág. 681)
#Si jo fos una senyora i un home em digues “vaya con cuidado, ondina” estic segur que la meva resposta seria “¿lo cualo?” #

“No se sueña únicamente con la propia alma, creo yo; los sueños son anónimos y colectivos, aunque cada cual sueña a su propia manera. El alma superior de la que cada uno no es más que una partícula sueña a veces a través de uno, a su manera particular, cosas que sueña en secreto una y otra vez: con su juventud, con su esperanza, con su felicidad, con su paz… y con su sacrificio de sangre” (pág. 721)
#Jo diria que la influència de Jung es bastant forta”

“Conozco la muerte, soy uno de sus viejos empleados; créame, se la sobreestima. Le puedo asegurar que apenas se siente nada. Pues todas las cosas desagradables que en ciertas circunstancias preceden al instante en cuestión no pueden considerarse como parte de la muerte; son cosas de la vida, exclusivas de la vida, y pueden conducir a la vida y a la curación. Sin embargo, de la muerte nadie que volviese de ella podría decir que vale la pena, pues no se tiene vivencia alguna de la muerte. Salimos de las tinieblas y entramos en las tinieblas. Entre esos dos instantes hay muchas experiencias, vivencias, pero no vivimos ni el principio ni el fin, ni el nacimiento ni la muerte; ninguno de los dos tiene carácter subjetivo; en tanto procesos, caen enteramente en el terreno de lo objetivo. Así es.” (pág. 784)

“La señora Stöhr lloró entusiasmada al volver a ver a Joachim como era antes.
—¡Un héroe, un héroe! —exclamó repetidas veces, y propuso que, en sus funerales, tocasen la sinfonía «Erótica» de Beethoven.
—¡Cállese, por el amor de Dios! —bufó Settembrini a su lado. “ (pág. 788)

“Dejamos caer el telón por penúltima vez. No obstante, mientras baja con suave rumor, acompañamos mentalmente a Hans Castorp, que ahora se ha quedado solo en su alta montaña, e imaginamos la escena en un húmedo cementerio del mundo de allá abajo, de allá lejos, donde, por un instante, se enciende y vuelve a apagarse el resplandor de una espada, se escuchan voces de mando y tres salvas, tres románticas salvas de honor retumban sobre el sepulcro, abrazado por la maleza, del soldado Joachim Ziemssen.” (pág. 790)
#Es impactant tant la conversa entre autor i lector com la sensació de cinema o, millor, obra de teatre. Està acomiadant el penúltim capítol,#

“Se conocen, por ejemplo, anotaciones de fumadores de opio que, en el breve período bajo los efectos del estupefaciente, han vivido sueños que se extienden sobre diez, treinta o sesenta años, y que incluso rebasan todos los límites posibles de una experiencia humana del tiempo; sueños, por consiguiente, en los que el contenido rebasa con creces su propia duración y en los que se experimenta una increíble compresión de la experiencia del tiempo, una aceleración de imágenes tal que, como dice un consumidor de hachís, se tiene la sensación de que «el cerebro del hombre drogado funciona como un reloj al que se le dispara un resorte».(pág. 792 - 793)

“—¡Oh, en España! ¿Cómo es España?
—Según se mire…, se viaja mal. Las gentes son medio moras. Castilla es muy seca y dura. El Kremlin es mucho más bonito que ese castillo o convento que hay al pie de una montaña…
—¿El Escorial?
—Eso, el castillo del rey Felipe. Un castillo «inhumanóo». Me gustó mucho más el baile popular de Cataluña, la sardana, acompañada de la tenora. Yo también bailé. Todos se dan la mano y se baila en corro, en la plaza llena de gente. Es encantador, «es humanóo». Me compré un pequeño bonete azul, del estilo de los que llevan allí todos los hombres y muchachos del pueblo; se parece mucho a un fez, una boina. Me la pongo para la cura de reposo y en otras ocasiones. Monsieur dirá si me queda bien.” (pág. 819)

“La vida, joven, es una mujer tumbada, con los pechos llenos y prietos, con un gran vientre liso y blanco entre las caderas robustas, con los brazos frágiles, los muslos carnosos y los ojos entornados, que, en su provocación magnífica y burlona, exige nuestro más alto valor, toda la fuerza de nuestro deseo masculino que le haga frente o que se rinda vencido…, vencido, joven, ¿comprende lo que esto significaría? La derrota del sentimiento ante la vida, ésa es la debilidad para la cual no hay perdón, no hay piedad, no hay dignidad, sino que se maldice despiadada y sardónicamente. ¡Punto redondo, joven! Asunto zanjado… Vergonzante y deshonroso son calificativos débiles para indicar esa ruina y esa quiebra, para ese espantoso ridículo. Es lo último, la desesperación infernal, el fin del mundo.” (pág. 829-830)

“No obstante, desde tiempos inmemoriales, el hombre ávido de sentir ha recurrido a un medio, a una sustancia que le embriaga y le entusiasma y que, de hecho, incluso forma parte de los dones clásicos de la vida, de esos dones sencillos y sagrados y, en consecuencia, no viciosos ni pecaminosos; un remedio de categoría, si se me permite expresarlo así: el vino, un regalo de los dioses a los hombres, como ya afirmaban los antiguos pueblos humanistas, el invento filantrópico de un dios que incluso se relaciona con el nacimiento de la civilización, si se me permite recordarlo. ¿No se dice que, gracias al arte de plantar las viñas y exprimir los racimos, el hombre salió de su estado salvaje y conquistó la civilización? Incluso en nuestros días, los pueblos que producen buen vino se consideran más civilizados que aquellos que no tienen viñas. ¿No es esto digno de mención? Porque viene a decir que la civilización no tiene tanto que ver con la razón y con la cordura perfectamente articulada, sino con el entusiasmo, la embriaguez y el placer de los sentidos.” (pág. 833)

“—El vino… —decía—. Las mujeres… Eso es…, en el fondo… Permítanme… El fin del mundo… Getsemaní…” (pág. 839)
#Es impressionant com es pot recorrer a l’episodi de Getsemaní per justificar que la festa ha de continuar. Que diria Salzillo…#

“Con mordaces y frías palabras, Naphta se esforzó entonces en demostrar —y, en efecto, lo demostró con una evidencia cegadora—, que la Iglesia, encarnación del principio del ascetismo religioso, estaba sustancialmente muy lejos de defender y apoyar lo que tenía afán de persistir, es decir: la cultura mundana y los principios jurídicos del Estado; por el contrario, la Iglesia había suscrito desde siempre el principio revolucionario más radical; todo aquello que se habían empeñado en conservar los tibios, los cobardes y los reaccionarios —a saber, el Estado y la familia, el arte y la ciencia mundanos— había sido, consciente o inconscientemente, contrario a la Iglesia desde siempre, pues la tendencia natural y el inquebrantable objetivo de ésta era la supresión de todas las formas de orden mundano existentes, así como la reestructuración de la sociedad de acuerdo con el modelo del Estado de Dios ideal, comunista.” (pág. 861-862)

“—Eso me tranquiliza completamente —dijo ella, soltando el humo de su cigarrillo—, me tranquiliza oír que no es un hombre apasionado. Si fuese apasionado, no podría ser lo que es. La pasión significa vivir por amor a la vida. Y ya sabemos que usted vive por las meras experiencias que la vida pueda proporcionarle. La pasión es el olvido de uno mismo y usted no tiene otra preocupación que la de enriquecer su espíritu. C’est ça. Ni se le pasa por la cabeza que ésa es una abominable forma de egoísmo, y que, un buen día, se convertirá usted en un enemigo de la humanidad.” (pág. 872-873)

“Repito: de ahí nuestro deber para con el sentimiento. Nuestros sentimientos son la fuerza viril que despierta a la vida. La vida duerme. Quiere ser despertada para desposarse en la embriaguez con el divino sentimiento. Porque el sentimiento, joven, es divino. El hombre es divino en la medida en que es capaz de sentir. Es el sentimiento de Dios. Dios le ha creado para sentir a través de él. El hombre no es más que el órgano mediante el cual Dios se desposa con la vida, despierta y embriagada. Si el hombre no está a la altura del sentimiento, cae en la blasfemia; es la derrota de la fuerza viril de Dios, constituye una catástrofe cósmica, un horror inimaginable…
Y apuró el vaso.” (pág. 885-886)

“No hay mucho que amar en mí.” (pág. 893)

“Su campo de investigación siempre había sido ese oscuro y vastísimo territorio del alma humana que denominamos «subconsciente», aunque en realidad haríamos mejor en llamarlo «supraconsciencia», en tanto esa esfera suele proporcionarnos unos conocimientos que rebasan en mucho el saber consciente del individuo y sugieren la idea de que podría existir alguna relación o vínculo entre estas regiones tan profundas y oscuras del alma individual y un alma universal y omnisciente.” (pág. 959-960)