diumenge, 30 de juny de 2019

Anna Karénina. Parte III Momentos destacables


PARTE III

350. Amor puro
Levin looked more attentively at Ivan Parmenov and his wife. They were loading a haycock onto the cart not far from him. Ivan Parmenov was standing on the cart, taking, laying in place, and stamping down the huge bundles of hay, which his pretty young wife deftly handed up to him, at first in armfuls, and then on the pitchfork. The young wife worked easily, merrily, and dexterously. The close-packed hay did not once break away off her fork. First she gathered it together, stuck the fork into it, then with a rapid, supple movement leaned the whole weight of her body on it, and at once with a bend of her back under the red belt she drew herself up, and arching her full bosom under the white smock, with a smart turn swung the fork in her arms, and flung the bundle of hay high onto the cart. Ivan, obviously doing his best to save her every minute of unnecessary labor, made haste, opening his arms to clutch the bundle and lay it in the cart. As she raked together what was left of the hay, the young wife shook off the bits of hay that had fallen on her neck, and straightening the red kerchief that had dropped forward over her white brow, not browned like her face by the sun, she crept under the cart to tie up the load. Ivan directed her how to fasten the cord to the cross-piece, and at something she said he laughed aloud. In the expressions of both faces was to be seen vigorous, young, freshly awakened love.
Levin contempló con mayor atención a Vanka Parménov y a su mujer. Estaban cargando heno no lejos de allí. Iván Parménov, de pie en el carro, recibía, extendía y aplastaba los enormes montones de heno que su joven y bella esposa le entregaba, primero con los brazos y después con ayuda de una horca. La joven trabajaba con alegría, moviéndose con agilidad y desenvoltura. No era fácil coger con la horca el heno apelmazado y prensado. Primero lo ahuecaba, luego hundía la horca, descargaba todo el peso de su cuerpo, con un movimiento rápido y ligero, y doblaba la espalda; a continuación se enderezaba y, con el opulento pecho marcándose por debajo de la blusa blanca, ceñida con un cinturón rojo, blandía con habilidad la horca y arrojaba los montones en el carro. Con el propósito evidente de ahorrarle cualquier esfuerzo superfluo, Iván se apresuraba a abrir los brazos, cogía el heno y lo depositaba en el fondo. Después de rastrillar los montones más menudos, la mujer se sacudió las briznas que se le habían pegado al cuello y, arreglándose el pañuelo rojo, que se le había caído sobre la frente blanca, aún no tostada por el sol, se metió debajo del carro para atar la carga. Iván le indicaba el modo de amarrar las cuerdas a la vara inferior del carro, y a un comentario de su mujer, estalló en una carcajada. En los rostros de ambos se reflejaba un amor intenso, juvenil, recién despertado.

356. La fama popular de Troya. Schlieman descubre el Tesoro de Príamo el 27/05/1873 y lo publicó en 1874. Más adelante se citarán personajes de la Ilíada
"I cannot be made unhappy by the fact that a contemptible woman has committed a crime. I have only to find the best way out of the difficult position in which she has placed me. And I shall find it," he said to himself, frowning more and more. "I'm not the first nor the last." And to say nothing of historical instances dating from the "Fair Helen" of Menelaus, recently revived in the memory of all, a whole list of contemporary examples of husbands with unfaithful wives in the highest society rose before Alexey Alexandrovitch's imagination.
«No merezco ser desdichado por el hecho de que una mujer despreciable haya cometido una bajeza. Tengo que encontrar la mejor salida posible para la penosa situación en la que me encuentro por su culpa. Y la encontraré -se decía, arrugando cada vez más el ceño-. No soy el primero ni seré el último.» Dejando a un lado los ejemplos históricos, que se remontaban al mismo Menelao, cuyo recuerdo estaba fresco en la memoria de todos gracias a La belle Héléne,^ Alekséi Aleksándrovich pasó revista a una serie de infidelidades conyugales de que habían sido víctimas hombres de la alta sociedad.

361. Las tablas eugubinas
Alexey Alexandrovitch ordered tea to be brought to the study, and playing with the massive paper-knife, he moved to his easy chair, near which there had been placed ready for him a lamp and the French work on Egyptian hieroglyphics that he had begun.
Alekséi Aleksándrovich respondió afirmativamente y, después de jugar unos instantes con la plegadera, se acercó al sillón, al lado del cual había ya una lámpara y un libro en francés, que tenía a medias, sobre las tablas eugubinas

376. Momento whatsapp
"I must write to Alexey though," and Betsy sat down to the table, scribbled a few lines, and put the note in an envelope. "I'm telling him to come to dinner. I've one lady extra to dinner with me, and no man to take her in. Look what I've said, will that persuade him? Excuse me, I must leave you for a minute. Would you seal it up, please, and send it off?" she said from the door; "I have to give some directions."

Without a moment's thought, Anna sat down to the table with Betsy's letter, and, without reading it, wrote below: "It's essential for me to see you. Come to the Vrede garden. I shall be there at six o'clock." She sealed it up, and, Betsy coming back, in her presence handed the note to be taken.
-Voy a responder a Alekséi -dijo. Y, sentándose a la mesa, le escribió unos renglones y guardó la hoja en un sobre-. Le digo que venga a comer. Me falta un caballero para una de las damas. ¿Cree que lograré convencerle con ese argumento? Perdone que la deje sola un momento. Haga el favor de cerrar la carta y despacharla -añadió desde la puerta-. Tengo que ocuparme de los preparativos.

Sin pensárselo dos veces, Anna se sentó a la mesa y, sin leer la carta de Betsy, añadió debajo: «Necesito verle. Vaya al jardín de la señora Vrede. Estaré allí a las seis». Acto seguido selló la carta. Cuando Betsy regresó, llamó a un criado para que la llevara.

390. Cosas de rusos
Serpuhovskoy kissed the moist, fresh lips of the gallant-looking quartermaster, and wiping his mouth with his handkerchief, went up to Vronsky.
Serpujovski besó los frescos y húmedos labios del apuesto sargento y, después de secarse con un pañuelo, se acercó a Vronski.

397. Lenguaje no verbal
But she was not listening to his words, she was reading his thoughts from the expression of his face. She could not guess that that expression arose from the first idea that presented itself to Vronsky--that a duel was now inevitable. The idea of a duel had never crossed her mind, and so she put a different interpretation on this passing expression of hardness.
Pero ella, sin prestar atención a lo que le decía, le miraba a los ojos, tratando de adivinar sus pensamientos. Lo primero que se le pasó a Vronski por la cabeza fue que, dadas las circunstancias, un duelo se hacía inevitable, y a esa razón obedecía su expresión. Pero Anna no podía saberlo y atribuyó a otra causa esa repentina seriedad.

404. Intereses discrepantes
In reality, what was the struggle about? He was struggling for every farthing of his share (and he could not help it, for he had only to relax his efforts, and he would not have had the money to pay his laborers' wages), while they were only struggling to be able to do their work easily and agreeably, that is to say, as they were used to doing it. It was for his interests that every laborer should work as hard as possible, and that while doing so he should keep his wits about him, so as to try not to break the winnowing machines, the horse rakes, the thrashing machines, that he should attend to what he was doing. What the laborer wanted was to work as pleasantly as possible, with rests, and above all, carelessly and heedlessly, without thinking.
De hecho, ¿en qué consistía esa lucha? Mientras él miraba por cada céntimo que le correspondía (no podía actuar de otro modo, porque, si bajaba la guardia, no dispondría de dinero suficiente para pagar a los trabajadores), ellos sólo se preocupaban de trabajar con calma y sin agobios, como habían hecho siempre. Para salvaguardar sus intereses, Levin necesitaba que cada campesino trabajara lo más posible, que no se distrajera, que procurara no estropear las aventadoras, los rastrillos, las trilladoras; que se concentrara en lo que estaba haciendo. Los campesinos, en cambio, querían trabajar de la manera más agradable, sin agobios, y, sobre todo, sin preocupaciones, ni cuidados, ni quebraderos de cabeza.

410. La siembra de un pensamiento
Very probably the good-looking face of the young woman in the clogs had a good deal to do with the impression of well-being this peasant household made upon Levin, but the impression was so strong that Levin could never get rid of it. And all the way from the old peasant's to Sviazhsky's he kept recalling this peasant farm as though there were something in this impression that demanded his special attention.
Puede que el agraciado rostro de la muchacha de los chanclos contribuyera en gran medida a la impresión de bienestar que produjo en Levin esa casa campesina, pero lo cierto era que esa impresión había sido tan fuerte que no lograba quitársela de la cabeza. A lo largo del camino que le quedaba para llegar a casa de su amigo, no fue capaz de pensar en otra cosa, como si en la escena que había contemplado hubiera algo que mereciera una atención especial.

411. Rusia, un país de tercera categoría
Sviazhsky was an extremely advanced man. He despised the nobility, and believed the mass of the nobility to be secretly in favor of serfdom, and only concealing their views from cowardice. He regarded Russia as a ruined country, rather after the style of Turkey, and the government of Russia as so bad that he never permitted himself to criticize its doings seriously, and yet he was a functionary of that government and a model marshal of nobility, and when he drove about he always wore the cockade of office and the cap with the red band.
Sviazhski era un hombre extremadamente liberal. Despreciaba a los nobles y pensaba que la mayoría de ellos eran partidarios de la servidumbre, aunque no se atreviese a confesarlo. Consideraba que Rusia era un país de tercera categoría, algo así como Turquía, con un gobierno tan incapaz que ni siquiera perdía el tiempo en criticarlo. Pero al mismo tiempo era funcionario, así como un mariscal de la nobleza ejemplar, y nunca se ponía en camino sin la gorra con la escarapela y el galón rojo.

414. El escote
"You teach in it yourself?" asked Levin, trying to look above the open neck, but feeling that wherever he looked in that direction he should see it.
-¿Enseña usted misma? -preguntó Levin, tratando de no mirar el escote, aunque sabía que, si dirigía la vista hacia ese lado, sería incapaz de ver otra cosa.

416. La emancipación de los siervos
"Why, manage like Mihail Petrovitch, or let the land for half the crop or for rent to the peasants; that one can do--only that's just how the general prosperity of the country is being ruined. Where the land with serf-labor and good management gave a yield of nine to one, on the half-crop system it yields three to one. Russia has been ruined by the emancipation!"
-Pues como hace Mijaíl Petróvich: a medias con los campesinos o arrendándoles la tierra. Todo eso es posible, pero con esas medidas se destruye la riqueza común del país. Una tierra que, en tiempos de la servidumbre, con una administración adecuada, rendía nueve veces lo que se sembraba, ahora, a medias, no rinde más que tres. ¡La emancipación ha arruinado Rusia!
(…)
Tomemos, por ejemplo, las reformas de Pedro, de Catalina, de Alejandro. Fíjese en la historia europea. Y esa regla es válida sobre todo para la agricultura. Hasta la patata ha sido introducida por la fuerza. Y no siempre se ha labrado con el arado. Puede que se introdujera en los tiempos del feudalismo, y probablemente también fue necesario recurrir a la fuerza. En nuestra época, durante el régimen de servidumbre, los propietarios introdujimos innovaciones en nuestras haciendas: secadoras, aventadoras, el acarreo del estiércol, aperos de todo tipo. Y todo lo hemos hecho gracias a nuestra autoridad. Los campesinos en un principio se oponían, pero luego acabaron imitándonos. Ahora, una vez abolida la servidumbre, se nos ha arrebatado nuestro poder, y nuestra agricultura, que había alcanzado un alto nivel de desarrollo, volverá a un estado primitivo y salvaje. Ésa es mi opinión.

420. El campesino ruso es un cerdo
… but the landowner, like all men who think independently and in isolation, was slow in taking in any other person's idea, and particularly partial to his own. He stuck to it that the Russian peasant is a swine and likes swinishness, and that to get him out of his swinishness one must have authority, and there is none; one must have the stick, and we have become so liberal that we have all of a sudden replaced the stick that served us for a thousand years by lawyers and model prisons, where the worthless, stinking peasant is fed on good soup and has a fixed allowance of cubic feet of air.
Pero el propietario, como todas las personas que alumbran pensamientos originales en sus largos ratos de soledad, era reacio a admitir las opiniones ajenas y se aferraba apasionadamente a las suyas. Insistía en que el campesino ruso era un cerdo, capaz de vivir sólo en medio de la inmundicia, y en que para sacarle de ese estado se necesitaba autoridad, y, a falta de ésta, un buen palo. Pero, como todos se habían vuelto tan liberales, habían sustituido el palo secular por abogados y cárceles, en las que esos campesinos incapaces y malolientes recibían un buen plato de sopa y tantos metros cúbicos de aire.

427. No hay tiempo, no hay tiempo
On beginning to talk to the peasants about it, and making a proposition to cede them the land on new terms, he came into collision with the same great difficulty that they were so much absorbed by the current work of the day, that they had not time to consider the advantages and disadvantages of the proposed scheme.

The simple-hearted Ivan, the cowherd, seemed completely to grasp Levin's proposal--that he should with his family take a share of the profits of the cattle-yard--and he was in complete sympathy with the plan. But when Levin hinted at the future advantages, Ivan's face expressed alarm and regret that he could not hear all he had to say, and he made haste to find himself some task that would admit of no delay: he either snatched up the fork to pitch the hay out of the pens, or ran to get water or to clear out the dung.
Al hablar con los campesinos de la misma cuestión y ofrecerles el arriendo de la tierra bajo condiciones nuevas, Levin se topó de nuevo con la misma dificultad: estaban tan ocupados con las labores del día que no tenían tiempo para pensar en las ventajas y los inconvenientes de la proposición.

Un mujik ingenuo, Iván el vaquero, pareció entender plenamente la propuesta de Levin -participar con su familia en los beneficios de la vaquería- y acogerla de buen grado. Pero, cuando Levin pasó a exponerle las ventajas de que gozaría en el futuro, el rostro de Iván expresó inquietud, y a continuación lamentó no poder escucharle hasta el final, pues tenía que ocuparse de alguna tarea que no admitía demoras: echar heno a las vacas, sacar agua o barrer el estiércol.

440. El comunismo tiene futuro
"Why do you mix things up? I've never been a communist."

"But I have, and I consider it's premature, but rational, and it has a future, just like Christianity in its first ages."
-¿Por qué mezclas las cosas? Yo nunca he sido comunista.

-Pues yo sí, y considero que es una idea prematura, pero razonable, y que tiene futuro, como el cristianismo en los primeros siglos.

dissabte, 29 de juny de 2019

Anna Karénina. Parte II Momentos destacables


PARTE II

218. Momento cervantino en que una perra expresa su opinión. Más adelante tomará decisiones
While they were saying this, Laska, with ears pricked up, was looking upwards at the sky, and reproachfully at them.
"They have chosen a time to talk," she was thinking. "It's on the wing.... Here it is, yes, it is. They'll miss it," thought Laska.
Mientras los dos amigos hablaban, Laska, aguzando las orejas, miraba el cielo y luego se volvía a ellos con expresión de reproche.
«Vaya momento de ponerse a charlar. Ya viene una... Sí, ahí está. La van a dejar escapar», pensaba Laska.

229. Momento dietista
On the day of the races at Krasnoe Selo, Vronsky had come earlier than usual to eat beefsteak in the common messroom of the regiment. He had no need to be strict with himself, as he had very quickly been brought down to the required light weight; but still he had to avoid gaining flesh, and so he eschewed farinaceous and sweet dishes. He sat with his coat unbuttoned over a white waistcoat, resting both elbows on the table, and while waiting for the steak he had ordered he looked at a French novel that lay open on his plate. He was only looking at the book to avoid conversation with the officers coming in and out; he was thinking.
El día de las carreras de Krásnoie Seló, Vronski se había dirigido más pronto de lo habitual a la sala común del regimiento para tomarse un filete. No necesitaba restringir su alimentación de una manera rigurosa, ya que pesaba los setenta y dos kilos de rigor. Pero era importante que no engordara, por eso se abstenía de comer féculas y dulces. Con los dos codos apoyados en la mesa y la levita desabotonada, que dejaba al descubierto el chaleco blanco, hojeaba una novela francesa que había sobre el plato, mientras esperaba el filete que había pedido. Fingía leer para no tener que hablar con los oficiales que entraban y salían, y poder sumirse en sus reflexiones.

275. Estructura cristalina de la sociedad
In the little German watering-place to which the Shtcherbatskys had betaken themselves, as in all places indeed where people are gathered together, the usual process, as it were, of the crystallization of society went on, assigning to each member of that society a definite and unalterable place. Just as the particle of water in frost, definitely and unalterably, takes the special form of the crystal of snow, so each new person that arrived at the springs was at once placed in his special place.
Como en todos los lugares en que se reúne gente, en el pequeño balneario alemán al que se habían dirigido los Scherbatski se había producido esa habitual cristalización social que asigna a cada miembro un lugar definido e inmutable. Igual que una partícula de agua adquiere con el frío la forma definida e inmutable de un cristal de nieve, cada persona nueva que llegaba al balneario ocupaba en seguida el lugar que le correspondía. Gracias a su nombre, a las habitaciones que les asignaron y las amistades que encontraron, Früst Scherbatski, sammt Gemahlin und Tochter cristalizaron inmediatamente en el lugar definido que les correspondía.

281. Narrador explícito y objetivo
The particulars which the princess had learned in regard to Varenka's past and her relations with Madame Stahl were as follows:
A continuación paso a referir las informaciones de las que entró en conocimiento la princesa, no sólo relativas al pasado de Várenka y su relación con madame Stahl, sino también sobre esta última.

divendres, 28 de juny de 2019

Anna Karénina. Parte I Momentos destacables


Las páginas se refieren a la séptima edición de Alba Minus traducida por Víctor Gallego

PARTE I

Página 23. La primera frase
Все счастливые семьи похожи друг на друга, каждая несчастливая семья несчастлива по-своему.
Happy families are all alike; every unhappy family is unhappy in its own way.
Todas las familias felices se parecen; las desdichadas lo son cada una a su modo.

31. Nabokov, en su libro sobre literatura rusa considera que el dato del conde Beust permite fechar el día en que empieza la acción: viernes 11/23 de febrero de 1872 (calendario ruso pre-revolucionario)
He read, too, that Count Beist was rumored to have left for Wiesbaden, and that one need have no more gray hair, and of the sale of a light carriage, and of a young person seeking a situation; but these items of information did not give him, as usual, a quiet, ironical gratification.
Se enteró también de que, según los rumores, el conde Beust había partido para Weisbaden, de que las canas habían pasado a mejor vida, de que se vendía un carruaje ligero y de que un joven ofrecía sus servicios; pero ninguna de esas novedades le procuró esa satisfacción serena y un tanto irónica de antaño.

59. Cambio de foco inmediato
Whether it was that she had heard his words, or that she did not want to hear them, she made a sort of stumble, twice struck out, and hurriedly skated away from him. She skated up to Mlle. Linon, said something to her, and went towards the pavilion where the ladies took off their skates.

"My God! what have I done! Merciful God! help me, guide me," said Levin, praying inwardly, and at the same time, feeling a need of violent exercise, he skated about describing inner and outer circles.

At that moment one of the young men, the best of the skaters of the day, came out of the coffee-house in his skates, with a cigarette in his mouth. Taking a run, he dashed down the steps in his skates, crashing and bounding up and down. He flew down, and without even changing the position of his hands, skated away over the ice.

"Ah, that's a new trick!" said Levin, and he promptly ran up to the top to do this new trick.
¿No oyó Kitty ese comentario final o no quiso oírlo? El caso es que, como si tropezara, dio dos golpes con el pie y se alejó a toda prisa. Se acercó a mademoiselle Linón, le dijo algo y se dirigió al pabellón en el que las señoras se quitaban los patines.

«¡Dios mío, qué he hecho! ¡Señor, ayúdame, guíame!», se decía Levin, rezando; y al mismo tiempo, sintiendo la necesidad de entregarse a un ejercicio violento, tomó velocidad y se puso a trazar círculos, unas veces hacia fuera y otras hacia dentro.

En ese momento, uno de los jóvenes, el mejor patinador de la nueva generación, salió del café con un cigarrillo entre los labios y los patines puestos, tomó carrerilla y bajó a saltos los peldaños, en medio de un gran estrépito. Una vez abajo se deslizó por el hielo, sin modificar siquiera la posición de los brazos.

-¡Ah, un truco nuevo! -dijo Levin, subiendo a toda prisa hasta lo alto con intención de imitarlo.

60. Pensamientos simultáneos de Levin y Kitty
"How splendid, how nice he is!" Kitty was thinking at that time, as she came out of the pavilion with Mlle. Linon, and looked towards him with a smile of quiet affection, as though he were a favorite brother. "And can it be my fault, can I have done anything wrong? They talk of flirtation. I know it's not he that I love; but still I am happy with him, and he's so jolly. Only, why did he say that?..." she mused.
«¡Qué muchacho tan encantador!», pensó Kitty, que en ese momento salía del pabellón en compañía de mademoiselle Linón, y lo miró con una sonrisa amable y tierna, como a un hermano querido. «¿Acaso tengo yo la culpa? ¿Es posible que haya actuado mal? Coquetería, llaman a eso. Sé que no es a él a quien amo, pero me encuentro a gusto en su compañía. ¡Y es tan simpático! Pero ¿por qué me habrá dicho eso?...», se preguntaba.

68. Cita de Pushkin (1799-1837)
"Alas! all the same," said Levin, "when with loathing I go over my life, I shudder and curse and bitterly regret it.... Yes."
-Ah, aun así -replicó Levin-, aun así, «leo con repugnancia el libro de mi vida, me estremezco y maldigo, me lamento amargamente»... Sí.

70. No se indica el autor de la cita en alemán. ¿El propio Tolstoi?
Stepan Arkadyevitch's eyes sparkled more than usual.

"Why not? A roll will sometimes smell so good one can't resist it." "Himmlisch ist's, wenn ich bezwungen Meine irdische Begier; Aber doch wenn's nich gelungen Hatt' ich auch recht huebsch Plaisir!"
Los ojos de Stepán Arkádevich se volvieron más brillantes que de costumbre.

-¿Y por qué no? A veces un bollo huele tan bien que uno no es capaz de contenerse. Himmlisch ist’s wenn ich bezwungwen Meine irdische Begier; Aber, doch wenn’s nicht gelungen, Hatt’ich auch recht hübsch Plaisir!

73. La tendencia tan propia de las mujeres de esquivar la cuestión fundamental
The prince was on Levin's side; he said he wished for nothing better for Kitty. The princess for her part, going round the question in the manner peculiar to women, maintained that Kitty was too young, that Levin had done nothing to prove that he had serious intentions, that Kitty felt no great attraction to him, and other side issues; but she did not state the principal point, which was that she looked for a better match for her daughter, and that Levin was not to her liking, and she did not understand him.
El príncipe estaba de parte de Levin y decía que no deseaba nada mejor para Kitty. La princesa, por su parte, con esa tendencia tan propia de las mujeres de esquivar la cuestión fundamental, afirmaba que Kitty era demasiado joven, que Levin no había dado muestras de que sus intenciones fueran serias, que la muchacha no sentía ninguna inclinación por él, y otros argumentos por el estilo; pero se callaba lo fundamental, que esperaba un partido más ventajoso para su hija, que no comprendía a Levin ni le tenía afecto.

91. En la traducción castellana se hace hincapié en la constancia de su tranquilidad de espíritu mediante un “como siempre”
He went straight to his room at Dussot's Hotel, ordered supper, and then undressed, and as soon as his head touched the pillow, fell into a sound sleep.
Se fue derecho a su habitación del hotel Dussaux, ordenó que le sirvieran la cena, se desvistió y, en cuanto apoyó la cabeza en la almohada, se quedó profundamente dormido, como siempre.

91. Referencia al lema de la orden de la jarretera que hace poco (junio 2019) ha recibido el “preparao”, hijo del “campechano”
"I? I've come to meet a pretty woman," said Oblonsky.
"You don't say so!"
"-Honi soit qui mal y pense!- My sister Anna."
"Ah! that's Madame Karenina," said Vronsky.
"You know her, no doubt?"
-¿Yo? A una mujer maravillosa -dijo Oblonski.
-¡Vaya!
-Honni sois qui mal y pensé! A mi hermana Anna.
-Ah, ¿la señora Karénina? -preguntó Vronski.
-Seguro que la conoces.

111. Momento móvil
"She is in my album," she said; "and, by the way, I'll show you my Seryozha," she added, with a mother's smile of pride.
Towards ten o'clock, when she usually said good-night to her son, and often before going to a ball put him to bed herself, she felt depressed at being so far from him; and whatever she was talking about, she kept coming back in thought to her curly-headed Seryozha. She longed to look at his photograph and talk of him. Seizing the first pretext, she got up, and with her light, resolute step went for her album. The stairs up to her room came out on the landing of the great warm main staircase.
-Tengo un retrato suyo en mi álbum -dijo-. Por cierto, voy a enseñaros a mi Seriozha -añadió con una sonrisa de orgullo maternal.
Solía darle las buenas noches a su hijo a eso de las diez, y a menudo lo acostaba ella misma antes de ir a algún baile. Por eso, al acercarse esa hora, se sintió triste de estar tan lejos de él. Cualquiera que fuera el tema que abordasen, ella seguía pensando en su hijito de cabellos rizados. Le apetecía hablar de él y contemplar su fotografía. Aprovechando la primera oportunidad, se puso en pie y, con sus andares ligeros y decididos, se fue a buscar el álbum. La escalera que conducía a su habitación partía del caldeado descansillo de la escalinata principal.

116. En castellano, es imposible no pensar en Cien años de soledad
Kitty looked into his face, which was so close to her own, and long afterwards--for several years after--that look, full of love, to which he made no response, cut her to the heart with an agony of shame.
Kitty, entonces, miró esa cara que tenía tan cerca... Pasaría mucho tiempo, años y años, antes de que fuera capaz de recordar, sin que el corazón se le desgarrara de vergüenza, la mirada llena de amor que le dirigió y a la que él no respondió.

148. Decepción maternal
The first person to meet Anna at home was her son. He dashed down the stairs to her, in spite of the governess's call, and with desperate joy shrieked: "Mother! mother!" Running up to her, he hung on her neck.

"I told you it was mother!" he shouted to the governess. "I knew!"

And her son, like her husband, aroused in Anna a feeling akin to disappointment. She had imagined him better than he was in reality. She had to let herself drop down to the reality to enjoy him as he really was.
La primera persona que salió a recibirla cuando llegó a casa fue su hijo. Sin hacer caso de los gritos de la institutriz, bajó corriendo la escalera, chillando loco de alegría: -¡Mamá, mamá! Y se colgó de su cuello.

-¡Ya le había dicho que era mamá! -le gritó a la institutriz-, ¡Lo sabía!

Pero, igual que antes con el padre, Anna sintió cierta decepción al ver a su hijo. Se lo había imaginado mejor de lo que era, y ahora tenía que volver a la realidad para poder disfrutar de su presencia.

157. Cita sobre la esclava Rebeca (?)
His tailor was trying to get him locked up, and another fellow, too, was threatening to get him locked up. The colonel of the regiment had announced that if these scandals did not cease he would have to leave. As for the baroness, he was sick to death of her, especially since she'd taken to offering continually to lend him money. But he had found a girl--he'd show her to Vronsky--a marvel, exquisite, in the strict Oriental style, "genre of the slave Rebecca, don't you know." He'd had a row, too, with Berkoshov, and was going to send seconds to him, but of course it would come to nothing. Altogether everything was supremely amusing and jolly.
Un sastre quería meterlo en la cárcel y otro amenazaba con lo mismo. El comandante del regimiento le había anunciado que, si no ponía fin a esos escándalos, tendría que expulsarlo. Estaba harto de la baronesa, sobre todo por sus constantes ofrecimientos de dinero; pero había otra mujer -ya se la enseñaría a Vronski-, un encanto, una maravilla, de tipo puramente oriental, «algo así como la esclava Rebeca, ya me entiendes». También había reñido la víspera con Berkóshev, que tenía intención de enviarle sus padrinos, pero el asunto no tendría mayores consecuencias, seguro. En general, lo había pasado de maravilla y se había divertido muchísimo.

dijous, 27 de juny de 2019

Anna Karénina de Lev N. Tolstói. INTRODUCCIÓN


Título: Anna Karénina
Autor: Lev N. Tolstói
Año de publicación: 1873-1878

Editorial: Alba Minus (Barcelona)
Traductor: Víctor Gallego Ballestero
Páginas: 1002 (Introducción del traductor + ocho partes)
Edición: Séptima 2017

He tenido el honor de formar parte durante unos días, -demasiado pocos- del selecto y anónimo grupo de lectores de Anna Karénina. Uso la palabra selecto de forma deliberada para referirme al sentido original del concepto “clásico” pero, más simplemente, quizá un libro clásico se pueda definir porque siempre habrá un grupo de personas en el mundo que leen esa obra simultáneamente. De algún modo, ante una obra de 1002 páginas, tienes la sensación de que pertenecerás a ese club una sola vez y entras en la auto-discusión sobre qué es mejor, si releer o disfrutar con una obra desconocida.

La sensación es adictiva. Te espantas ante el volumen pero no puedes dejarlo. Te agobias ante lo que te queda y te deprimes cuando ves que se acaba. En ocasiones parece que a Tolstói se le va la mano con una descripción o un relato pero enseguida te das cuenta de su necesidad narrativa. No obstante, en ocasiones, su punto de vista de creador todopoderoso de la narración te demuestra tu debilidad como lector. ¿Tenía toda la obra pensada o iba resolviendo sobre la marcha? El caso de Serguéi Ivánovich y Varenka es bastante sangrante.

Por cuanto hace a la traducción, y para los rusos hay que tenerla siempre en cuenta, si para Guerra y paz era indispensable la versión de Lydia Kuper, para Anna Karénina se ha de optar por la traducción de Víctor Gallego (Premio internacional Read Russia 2012 a la mejor traducción de un clásico del siglo XIX) disponible en Alba Editorial.

Finalmente el tema de los protagonistas. En este caso es bastante asumible pero, evidentemente, sigue la tradición literaria rusa de cambiar el nombre familiar u oficial según le viene en gana. Una pequeña guía:

Anna
Anna Arkádevna Karénina
hermana de Stiva
Vronski
Alekséi Kiríllovich Vronski
conde, amante de Anna Karénina



Karenin
Alekséi Aleksándrovich Karenin
marido de Anna Karénina
Lidia
Lidia Ivánovna
condesa, amiga de Karenin



Stiva
Stepán Arkádevich Oblonski
príncipe, hermano de Anna Karénina
Dolly
Daria Aleksándrovna Oblónskaia
mujer de Stiva



Levin
Konstantín Dmítrich Levin “Kostia”
amigo de la infancia de Stiva
Kitty
Katerina Aleksándrovna Lévina
esposa de Levin y hermana de Dolly



Nikolái
Nikolái Dmítrich Levin
hermano mayor de Levin
Masha
Maria Nikoláievna
amante de Nikolái



Serguéi
Serguéi Ivánovich
hermano de Levin
Varenka
Varenka
amiga de Kitty



Vrónskaia
Vrónskaia
condesa, madre de Vronski



Seriozha
Serguéi Alekséievich
hijo de Anna y Karenin
Anna
Anna
hija de Anna y Vronski



Agafia
Agafia Mijáilovna
ama de cría de Levin
Betsy
Betsy Tverskaia
princesa, amiga de Anna



Natalia
Natalia Aleksándrovna
hermana de Kitty y de Dolly
Arseni
Lvov
príncipe, marido de Natalia




Contexto histórico 1870-1880

Tolstói le comenta a su mujer el plan de la obra en 1870 pero hasta 1873 no vuelve a recuperar el tema. Anna Karénina se empieza a publicar en enero de 1875 en el “Ру́сский ве́стник” (El Mensajero Ruso) cuando Tolstói tenía 47 años. La primera aparición en forma de libro, por las discrepancias con la línea editorial de la parte final, es de 1878. Tolstói se muestra antibelicista mientras los voluntarios rusos acuden a Serbia a luchar contra el turco.

1870: En julio Francia declara la guerra Prusia. En agosto Prusia ocupa Alsacia. En septiembre Napoleón III es capturado en la batalla de Sedán y se proclama la III República. En diciembre mueren Prim y Gustavo Adolfo Bécquer.

1871: Amadeo I accede al trono de España a los pocos días de la muerte de Prim. Se proclama el Imperio Alemán. Marzo: Se instaura la Comuna de París. Alemania se anexiona Alsacia y Lorena. La Comuna, en mayo, es derrotada con 30.000 muertos. En diciembre Verdi estrena Aida. Bécquer publica sus Rimas y leyendas. Darwin publica El origen del hombre. Mendeleiev presenta el sistema periódico.

1872: Primer partido internacional de futbol: Escocia – Inglaterra (0 - 0). Nietzsche publica El nacimiento de la tragedia. Estados Unidos supera a Gran Bretaña como primera potencia económica mundial.

En 1873 Galdós publica el primero de sus Episodios Nacionales y Julio Verne La vuelta al mundo en 80 días. Amadeo de Saboya abdica en febrero. Se proclama la Primera República Española: Se suceden los presidentes Estanislao Figueras, Pi y Margall, Salmerón y Castelar. El 3 de enero de 1874, Pavía da un golpe de estado orientado a evitar el cese de Castelar tras la moción de censura. Castelar no acepta seguir por medios no democráticos y empieza la fase final de la República con Serrano como dictador hasta diciembre de 1874.




En 1876, Graham Bell inventa el teléfono. En julio Serbia y Montenegro declaran la guerra a Turquía. En agosto Wagner estrena El anillo del nibelungo. En octubre se inaugura la Institución Libre de Enseñanza. Schliemann encuentra Micenas. Mark Twain publica Tom Swayer y Julio Verne Miguel Strogoff. Muere Bakunin.

En 1877, en España, se establece el servicio militar obligatorio de cuatro años. Rusia declara la guerra al Imperio Otomano. Se funda el Chelsea. Edison presenta el fonógrafo, que permite grabar y reproducir sonidos. Se observan los canales de Marte. La traducción del italiano al inglés usando “channel” con un matiz de algo construido conscientemente en lugar de cauce, dispara la imaginación.

En 1878 Alfonso XII se casa con María de las Mercedes que muere pocos meses después. Alfonso XII firma los fundamentos del Concierto Económico vasco. Se firma el convenio para la construcción del Canal de Panamá. Experimento fotográfico del “caballo en movimiento”. Se funda el Manchester United.

1879: Pablo Iglesias funda el PSOE. Edison hace durar una bombilla 48 horas. Se descubren las cuevas de Altamira. Argentina inicia la conquista de su desierto.

1880: Comienza la construcción del Canal de Panamá. Una ciudad americana es la primera del mundo en iluminarse con luz eléctrica en las calles. Tranvía en San Petersburgo. Rodin presenta El pensador.