dissabte, 30 de setembre de 2017

Valors en l'educació per Manuel Delgado

Tancament del X Congrés d'Educació Josep Lluís Bausset organitzat pel Ajuntament d'Alcúdia.
Eduquem en valors però, no hi ha evidències de que això tingui repercusió en la nostra vida. Potser és una forma d'auto-justificar-nos.




El valor dels valors. L'educació ètica en la societat contemporània.
X Congrés d'Educació Josep Lluís Bausset. Ajuntament de l'Alcúdia
Manuel Delgado 30/09/2017

00:00 – 03:50 Presentació.

La revolta de Catalunya està essent una revolució dels professors i de les AMPAs.

Festa i la revolta tenen la mateixa essència. L'educació en valors és constant independentment de la normativa escolar. Quan portes els nens a una manifestació els eduques en els teus valors. Quan no els portes, també els eduques en els valors de la passivitat i la submissió respecte als teus valors.

Els valors són ideologia. Són la transmissió d'idees no universals, d'idees canviants. Ara és inacceptable, però fa 30 anys era inqüestionable que l'homosexualitat era una malaltia. El relativisme cultural no ens presenta cap valor universal. Això no impedeix tenir idees pròpies (és impossible evitar-ho) que es poden defensar.

13:00 Transmetre valors vol dir que la nostra acció gaudeix de coherència, de congruència i de legitimitat en la mesura en que se inserta en un concepte més ampli del món del qual creus que depèn la convivència, el benestar i la felicitat de les persones. Així la feina de mestre té un sentit, una orientació a la vida coherent. Tots som educadors i tots transmetem valors tant pares i mares.

En el llibre “La ciutat de les fogueres” s'explica com, abans, el carrer educava i aportava valors. Era la cultura popular infantil de carrer on molta gent va aprendre les coses més importants de la vida. Era un sistema educatiu, autogestionat, comunitari on els veïns (no ho comenta però això enllaça amb Jane Jacobs) tenien cura de tu. Evoca a Serrat i la seva “Per Sant Joan”. Sempre aprens, inclús sense mestre, i sempre aprens valors: l'amistat, la responsabilitat,...

17:50 Hem d'educar en valors on la fita sigui una concepció del ser humà fonamentada en termes de
justícia i igualtat. Però, si els valors són tan importants, com és possible que el nostre esforç tingui un resultat tan pobre?

19:00 Els valors són ideologia. L'escola adoctrina. Si dius que s'ha de ser crític, autogestionat i autodissenyat estàs transmeten els valors lliberals.

De què serveix la maquinària pedagògica d'habilitats i competències que fa arribar a la facultat gent no més intel·ligent que abans? Gent que té poc interès a llegir i aporten un panorama desolador. I fora, al carrer, hi ha proves que la gent sigui menys masclista, menys racista? On són aquests valors que s'han inoculat? Pot ser, fins i tot, sembla que anem a pitjor: música, anuncis,...

23:00 Si estem segurs que els valors determinen l'actitud de les persones per què la insistència des de les instàncies educatives en incorporar valors no comporta canvis a millor? No hi ha eficàcia. A la fi,el que s'aconsegueix, és adquirir unes capacitats de llenguatge políticament correcte. Persones que pensen el que diuen, que han après a saber què convé dir per evitar quedar fatal. I això no assegura que deixin de ser masclistes o racistes. Són gent virtuosa que poden portar els fills a les festes de la diversitat.

Estem orientats per valors? Els valors serien una plantilla que et fa fer una cosa o altra. Però i si fos al revès? I si fos la conducta real, al marge de la pública que ens serveix per quedar bé, la que orienta els nostres valors reals, la nostra ideologia personal. Actuem en funció del que pensem o pensem en funció del que fem? Primer hi han les idees i els principis morals i després, a partir d'aquests principis, orientem la nostra experiència? O és la nostra experiència la que ens fa assimilar els principis ètics que més s'adeqüen en la nostra relació amb els altres?

27:30 L'idealisme, seguint a Marx i Engels, no pot ser d'esquerres. L'idealisme és, per definició de dretes, i parteix de l'existència de principis ètics universals que són els que determinen la conducta humana amb una moral interior que justifica la seva actuació. Però ningú s'autodetermina des del punt de vista marxista.

30:00 Els seus estudiants de primer d'antropologia arriben a la facultat amb la convicció de que la religió determina la conducta de les persones. Pensen que cadascú actua en funció de les seves creences. Però l'empirisme mostra que és el ritual el que determina el mite.

Aparentment es treu una mare de Déu perquè plogui, però mai plou. A priori poden ser pràctiques insensates. Per tant ha d'haver-hi una explicació. Les manifestacions, habitualment, no serveixen per res. Però la gent hi va. Es diu que la gent te religió perquè té por a la mort, però pot ser és al reves.

Pascal diu que si no creus, t'agenollis. Així la gent creu perquè s'agenolla i no al revés.

L'idealisme, per definició, és reaccionari. Treballa a partir de que les persones actuen en funció de les seves idees i que el problema són les idees de la gent. La ideologia no és la causa de la conducta. Les causes d'una processó no estan al cel; estan aquí, en la terra. Les ideologies son transcendents, immaterials i derivades d'una realitat tangible. Per això no es guanya res combatent una ideologia.

No es pot combatre el racisme lluitant contra les idees racistes. La ideologia racista és la conseqüència del racisme.

Aquests plantejaments deriven de “La ideologia alemanya” de Marx i Engels. La Il·lustració, la Revolució Francesa, el hegelisme d'esquerres, l'anticlericalisme espanyol plantegen lluitar contra les idees religioses, com a verí. Marx i Engels ho veuen com un error pueril d'ovelles que es fan passar per llops. No parlen de la realitat; parlen de les ombres de la realitat. La gent no s'ofega per creure en la teoria de la gravetat.

La vida és la que determina els valors. La ideologia masclista justifica la pallissa a la dona. Si soc racista no és per idees errònies, idees malaltes. És per què les meves condicions de vida em fan creure que la culpa dels meus problemes són els negres. El racisme simplifica les relacions socials.

El risc es que l'educació en valors, que realment ho és en virtuts, acabi essent un instrument del conformisme i la submissió. L'escola en lloc de preocupar-se per quan li costa el lloguer als pares del nen es preocupa per un món ideal.

L'anticlericalisme espanyol volia canviar la superestructura de les idees sense canviar la infraestructura real.

47:00 En el seu article “Por una educación en pasiones” planteja la comprensió de la ràbia, que cal comprendre que el món està ple d'injustícies i que cal oferir quelcom més que valors. En les banlieues de París hi havia gent que s'escandalitzava per la crema de biblioteques. “Ens heu putejat i no tenim res i ara ens doneu cultura?”.

En resum no es critica l'educació en valors, però cal tenir present la realitat. S'està educant en valors a persones que no tenen els drets de ciutadans.

50:00 Cal tenir present que hi han classes socials quan es fa veure que tothom és igual: per alguns, l'educació en valors servirà per quedar bé, per altres no els hi servirà de res. Pot ser cal introduir la idea de que cal rebel·lar-se contra el que és inacceptable. Rebel·lar-se, desobeir davant la injustícia no és un acte de llibertat, és una obligació, una obligació moral, un acte de decència.

No sé que ets, però estigues orgullós de ser-ho i encara més si ets pobre perquè la dignitat és l'únic que tens. L'amor no és un valor, no és ètic, és una passió. “Querer se quiere sin querer”. Lluitar, desobeir no és la conseqüència de una decisió conscient. Si ho penses, si penses en les conseqüències no ho fas. És la conseqüència d'un valor que es treballa poc en les escoles: la impaciència; és el NO. Ara!.

53:45 Aplaudiments i preguntes.

Pregunta: En la pel·lícula “La cordillera” es veu la hipocresia entre el discurs dels valors i les conductes. Hem assumit, des de la docència, aquesta actitud com a normal?

Resposta: Delgado no sap com resoldre-ho i fa el que pot. Parla de “La lengua de las mariposas” com a exemple de bon mestre en contacte amb la realitat. La lliçó es dona fora de l'aula. En “L'enfant sauvage” parla de l'escena en que el nen mossega al professor quan es rebel·la perquè ha estat castigat injustament. Els animals no es rebel·len. Aquesta capacitat de rebel·lió per la justícia és el que ens fa humans tot i que pugui ser inútil. L'educació no soluciona els problemes reals però cal intentar ser coherents amb els demés, amb el que ens envolta. Cal reclamar el dret amb el cinisme, en el seu noble sentit, i l'escepticisme que no vol dir passivitat. Tot i que pensis que no hi res a fer has de fer el que creguis que cal fer. No pots actuar sols perquè esperes tenir èxit. Ets un ésser moral perquè escoltes el cor del altres. Cal odiar la injustícia.

En el racisme no cal obrir-se a l'altre. No és diferent perquè tu siguis normal. No cal comprendre tant. El que cal es rebel·lar-se perquè una persona de color de pell diferent està essent explotat. El món és molt més interessant que el teu cor. Si tot s'acaba en festes de la diversitat, en els sentiments, no pot haver-hi canvi. No ens podem quedar en tolerar al homosexual. Cal aconseguir que pugui desenvolupar els seus drets. El Forum de les Cultures, una cobertura d'operacions immobiliàries, sols serveix per muntar un negoci basat en els valors i en la tranquil·lització de les consciències. No consisteix en estar en contra dels valors, consisteix en ser conscients de que no són suficients.

A “Los siete magníficos” Steve McQueen, un cínic, diu que ho va fer, ajudar a aquell poble, perquè no ho va pensar, perquè quan ho va fer li va semblar que era el que calia fer. A “También la lluvia”, una pel·lícula ambientada en Bolívia, el cínic productor, també és el que s'implica igual que Bogart en “Casablanca”. Ho fan perquè són gilipolles, perquè són coherents amb els que l'envolten, estan on han d'estar. No serveix una ideologia per amagar-te quan els altres et necessiten.

Pregunta: Què fa l'esquerra tradicional a Catalunya?

Resposta: Voler passar a la història quan la història ha passat d'ella. El que està passant no respon a lògiques polítiques. El procés ha quedat en mans d'una intel·ligència col·lectiva que és pre-política i que veu una oportunitat de canvi. Ell mateix no s'ho creu però veu la presència d'efervescència col·lectiva, seguint a Durkheim. Veu que els “camarades” no s'han “enterat” ni del 15M ni del procés que és propi de l'esquerra perquè és del carrer. Com deia Spinoza ningú sap el que pot un cos. Tants aplicatius i al final cal dormir a les escoles per fer front a la Guàrdia Civil. La revolució, com l'amor s'ha de fer a ran de terra.

Comentari: Es va fer una processó i no va ploure. Als pocs dies va rebentar la pressa de Tous.

Resposta: La gent surt en processó o en manifestació per demostrar que existeixen, per demostrar que ningú està sol. A ningú l'importa si serveix o no. S'ha de sortir.


divendres, 29 de setembre de 2017

APOSTROFACIÓ DELS ARTICLES MASCULINS I FEMENINS


A lo bèstia: 
a,e,o a priori s'apostrofen: l'home / l'òpera
i u consonàntiques no s'apostrofen: el iogurt / la iaia

En femení
i u àtones no s'apostrofen: la universitat
i ú tòniques si s'apostrofen: l'illa, l'ungla, l'urna


Article masculí singular (el, en, so, es)
Les formes contretes al del pel cal can passen a a l’ de l’ pe’l ca l’ i ca n’.

S’apostrofa davant vocal no consonàntica. Pot començar per h o s líquida
No s’apostrofa davant i o u consonàntiques
Davant h aspirada.
L’ham
L’escola
L’infern
L’obra
L’urna
S’arbre
L’spa
L'striptis
El iogurt
El iode
El uadi

El hall
El Hilton

Article femení singular (la, na, sa)

S’apostrofa davant vocal amb excepcions
No s’apostrofa davant
i,u àtones
i,u consonàntiques
noms de lletres
algunes paraules en cas de possible confusió
h aspirada
tradició
L’ànima
L’heura
L’illa
L’òpera
L’últim
L’urna
La universitat
La humanitat
La invenció

La hiena
La iaia
La UEFA
La UOC

La a
La i

La ira (es podria confondre amb lira)
La asimetria (es podria confondre amb la simetria)

La henna

La host
La Haia
La Scala de Milà

Es pot consultar
http://www.uoc.edu/portal/ca/servei-linguistic/criteris/ortografia/apostrof/index.html#2

Exercicis
http://usuaris.tinet.org/aragones/ortocat/03_la.htm

http://aplicacions.llengua.gencat.cat/itineraris-aprenentatge/suficiencia/scl/scl1/scl15/scl15_01_01.htm



dilluns, 25 de setembre de 2017

diumenge, 24 de setembre de 2017

A los tricornios de Empar Moliner

A los tricornios

Un guardia civil, uno solo, que nos mire y, si considera que somos pacíficos, que lo explique.

EMPAR MOLINER ACTUALIZADA EL 22/09/2017 20:09

Señores guardias civiles que pernoctáis en el barco de Piolín, y que, de paisano, patrulláis por mi pueblo, todos peinados igual, dentro de coches de camuflaje que no engañan a nadie, mirando y remirando los lugares donde debemos votar. Lo siento. Hace días que no paramos de reírnos de vuestra vida ridícula de dibujos animados. El gobierno de España (como siempre hace) os ha dejado tirados.

Sé que algunos de vosotros nos odiáis de verdad. Sé que puede que os demos asco porque quizás nos véis como una "masa informe despersonalizada". Somos "los catalanes". O "los catalufos". Es fácil odiar a un grupo étnico lejano o a un pueblo con otras costumbres o con otras ansias. Pero sé también que algunos de vosotros venís sin prejuicios, o con pocos. Que venís a reprimir las "movilizaciones tumultuosas" de las que habla el ministro Méndez de Vigo, pero queréis actuar con eso que llaman "proporcionalidad", sin cebaros.

Yo espero, pues, que uno de vosotros, uno solo, del segundo grupo, una vez superada la rabia del barco de Piolín, mire la calle con ojos limpios. Que mire a las señoras con el bocadillo. Que mire a los estudiantes de la universidad cantando Boig per tu a una reportera de la tele, en el mejor gesto revolucionario que he visto nunca. Que mire a los voluntarios repartiendo bocadillos. Que mire a los jóvenes tatuados llevando a las abuelas del brazo. Uno solo, que nos mire. Que nos mire y, si considera que somos pacíficos, que lo explique.

Míranos tú, por favor, porque te cuentan mentiras. Míranos. Estoy segura de que te hiciste poli para luchar contra el mal, que vas al gimnasio, como yo, porque te gusta estar en forma. Quizás hemos participado en las mismas carreras. Coge el clavel y mira. Abre los ojos, porque quizás nunca más verás una revolución igual. Y explícalo tú, porque a ti los españoles te escucharán y te creerán, y quizás, después de que Cataluña se vaya, se puede también salvar a España de reyes y de corruptos o de todo a la vez.

http://www.ara.cat/es/empar-moliner-a-los-tricornios_0_1874212768.html

dissabte, 23 de setembre de 2017

L'article 2 de la Constitució i l'Estat Major de l'Exèrcit

En la entrevista a Ramón Cotarelo i Jorge Verstrynge emesa a TV3 http://www.ccma.cat/tv3/alacarta/retrats/ramon-cotarello-i-jorge-verstryngequo-vadis-hispania/video/5065156/)

Cotarelo parla sobre la redacció de l'article 2 de la Constitució espanyola. Comenta que no fou resultat de consens sinó que va arribar en un sobre tancat des de l'Estat Major de l'Exèrcit.

El professor Candido Marquesán Millan ho explica dins http://www.nuevatribuna.es/opinion/candido-marquesan-millan/vicisitudes-poco-conocidas-redaccion-articulo-2-constitucion/20130926172357096778.html

"Según el profesor Xacobe Bastida Freixido, en el transcurso de la discusión en torno a las enmiendas que tocaban al artículo 2º, y cuando Jordi Solé Tura presidía la ponencia-era rotatoria-, apareció un mensajero con una nota procedente de la Moncloa en la que se señalaba cómo debía estar redactado tal artículo. El texto de la nota era “La Constitución española se fundamenta en la unidad de España como patria común e indivisible de todos los españoles y reconoce el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que integran la indisoluble unidad de la nación española”. Como vemos casi exactamente con el actual artículo 2º de la Constitución.

Por ello, lo que parece incuestionable es que su redacción no se debió al lógico devenir de la actividad parlamentaria y sí a la imposición de fuerzas ajenas al mismo. Para conocer la prueba de esta circunstancia podemos recurrir al testimonio de un protagonista directo; el de Jordi Solé Turá, el cual ya en 1985 en su libro Nacionalidades y Nacionalismos en España, de Alianza Editorial, en las páginas 99-102, nos lo cuenta con todo tipo de detalles. Por lo que parece, no ha interesado que este dato se conociera. Nunca un constitucionalista, ni siquiera los más prestigiosos lo han mencionado. Como tampoco la mayoría de los políticos y los intelectuales españoles. El silencio resulta sospechoso. Y lo que parece más grave, es que aquel que tiene la osadía de mencionarlo, puede verse sometido a todo tipo de dicterios, como si estuviera poniendo en grave peligro la convivencia de la sociedad española. Todavía más, es que a la mayoría política e intelectual les resulta intolerable la existencia del hecho. Cuando sería muy fácil el admitirlo, considerando las circunstancias propias de una Transición todavía mediatizada por un pasado dictatorial y un mando militar muy poco predispuesto a admitir que alguno pudiera cuestionar la indisoluble unidad de la nación española, como si ésta fuera una realidad metafísica."

Caldrà consultar el llibre de Solé Tura Nacionalidades y nacionalismos en Espala

divendres, 22 de setembre de 2017

Entre Piolín y Cicerón

Avui he vist coses sorprenents. Un vaixell amb Piolin, el Coiot i l'ànec Lucas per allotjar als membres de la Policia Nacional i a una presumpta política intentant, amb poc èxit, posar-se a l'altura de Ciceró.


Són fets històrics i, certament es manifesta que la història pot ser divertida. Si més no, a dia 22 de Setembre a mitja tarda.


Declaracions de Soraya Sáenz de Santamaría:
"¿Hasta cuándo, Puigdemont, vas a seguir abusando y tensionando al pueblo de Cataluña?"


Molt lluny de Quousque tandem abutere, Catilina, patientia nostra?


El vaixell de Piolín
Respecte al vaixell, Antonio Baños piulava:
“"Me paresió ver un lindo maderito!"
Esto de invadir Cat con un barco de Piolín es lo más marciano que ha hecho Esp en sus 3500 añs de hist”


Gabriel Rufián per la seva banda:
Eso es to, eso es to, eso es todo España.




En la foto es veu la detenció, a totes llums errònia, de Piolín. Diuen que cridava "Que soy de los vuestros!!"

dijous, 21 de setembre de 2017

dimecres, 20 de setembre de 2017

Visca la cultura


Llegint a Gómez Pin o García Gual en defensa de l'esperit de les Universitats com a garants del manteniment de les potencialitats humanes em trobo amb aquestes boniques declaracions d'un exconseller de Sanitat de la Generalitat:

"Què necessita el mercat? Un milió d'infermeres? Doncs la universitat s'ha de posar a produir-les". "El que no pot ser és que la universitat formi gent amb diners públics, com filòlegs clàssics, que no podran anar al mercat i, en canvi, no hi hagi diners per formar metges que sí que necessitem". Ruiz considera que la universitat ha d'estar orientada a les necessitats del mercat. "Si vol estudiar filologia clàssica per plaer, s'ho pagarà vostè". "L'Estat ha de facilitar les coses a qui vulgui estudiar per raons de mercat ", diu. 

Gómez Pin, elegantment, no citava l'autor i ho resumia en "el que quiera estudiar el mundo clásico que se pague el lujo".



Sí senyor Boi Ruiz, produïm i consumim que això s'acaba. De fet, per què serveix el llatí ? es preguntava un ministre franquista del poble de Cabra (per cert, quin era el gentilici de Cabra....?)

07/08/2011

divendres, 8 de setembre de 2017

El concurs. Duran i Bas dins l'obra de Josep Pla

Avui 08/09/2017, en RAC1, Lluís Permanyer ha relatat una anècdota de la burgesia del XIX català referida a Manuel Duran i Bas -prohom de Barcelona- explicada per Josep Pla en les seves “Notes disperses” (Ediciones Destino nº 12)

“Francesc Duran [Reynals] és un home d’una gran personalitat física i intel·lectual, extremament simpàtic, d’una netedat i una polidesa en l’entregent que quan es coneix no es pot oblidar mai més. Té un humor constant i, com tots els Duran, el seu humor és irònic i de vegades molt punxegut. Una vegada, em contà el que segueix:

— Quan treballava al Laboratori de Barcelona, la dona de fer feines de l’organisme es deia Cèlia, era molt bona persona, molt discreta, una dona naturalment vella i grassa, notòriament desfardada i bruta, que de jove, però, havia estat una de les entretingudes més boniques i recercades de Barcelona. Quan era possible de posar-hi una mica d’atenció es veien sota el greix i les arrugues unes faccions petites i una pell que havia estat blanca i fina. Un dia hi vaig tenir un diàleg:

— Dispensi, senyor Duran, ¿és que vostè té alguna cosa a veure amb aquell senyor Duran i Bas? — li preguntà la Cèlia.

— És clar! El senyor Duran i Bas fou el meu padrí. Per què m’ho pregunta?

— És que servidora l’havia conegut molt…

I, després d’una petita pausa, la Cèlia afegí amb uns ulls de maliciosa beateria:

— Quin manu!

Encuriosit i enriolat, el meu amic va fer xerrar la vella, i la Cèlia, tota estufada perquè va poder reviure el seu passat gloriós, li va revelar una bona part de l’historial secret de l’exemplar polític conservador, sòlid i honorable, que, com la lluna en el creixent i el minvant, tenia una cara sempre amagada als homes. Malgrat la serietat professional i característica, el senyor Duran i Bas, però, estigué posseït, com gairebé tots els patricis barcelonins, dels dimonis de la luxúria i de la barrila — s’entén, a porta tancada, per no donar mal exemple, perquè un senyor com cal no ha de donar mai mal exemple,independentment del que faci. Resultà que l’exministre havia conegut bíblicament gairebé totes les minyones i dides que havien passat pel seu domicili i que en el «Gavilán», junt amb la flor i nata dels senyors de Barcelona, havia presidit un concurs de c… «En aquest concurs, una servidora — digué la Cèlia — va treure el primer premi.» Per a fer aquest concurs se serviren d'un llarg paravent amb forats prou grans perquè aquelles alegres persones vuitcentistes hi poguessin projectar una curiositat absolutament precisa i estricta.

Quan Francesc Duran explicava tot això tenia molta gràcia, sense que es pugui dir que digués una sola paraula per fer desmerèixer la figura del gran defensor del Dret nacional — que llavors en deien el Dret foral — i les essències del conservadorisme més pur i més aquilotat d’aquest país.

Jo he estat sempre un gran admirador del senyor Duran i Bas; però, després que el biòleg Duran m’hagué explicat aquesta anècdota, la meva estima pel gran polític anà molt d’augment. Una de les coses que no he pogut mai aguantar d’aquest país és el puritanisme. No hi he cregut mai: ha estat impossible. Malgrat l’esforç enorme que s’ha fet i es fa en aquest país per fer creure en coses il·lusòries i inexistents, en tots els aspectes el puritanisme (sobretot l’eròtic), no me l’he pogut mai empassar. Ha estat inútil. Impossible."

A l'esquerra d'aquestes línies, fotografia de Josep Pla fet un pimpollo.

dijous, 7 de setembre de 2017

Noche de Walpurgis en La montaña mágica de Thomas Mann. Traducción al castellano.

Si no dominas el francés, leer el la parte final del capítulo V de La montaña mágica de Thomas Mann te va a costar bastante.

En studyulib.es han transcrito esa parte llamada Noche de Walpurgis. Básicamente es la declaración de Hans Castorp a Claudia. Me he tomado la libertad de cambiar Clawdia por Claudia (es que, aunque pueda ser más fiel, me rechinaba bastante)

Espero que te ayude.

https://studylib.es/doc/6702021/la-monta%C3%B1a-magica-thomas-mann 

Pág. 224 - 233



-Es un joven muy rígido, honesto y alemán.
-¿Rígido, honesto? -repitió él-. Comprendo el francés mucho mejor de lo que lo hablo.
Me parece que quieres decir que es un pedante. ¿Nos consideras tú como pedantes a nosotros los alemanes?
-Hablamos de tu primo. Pero es verdad, todos sois un poco burgueses. Amáis más el orden que la libertad, toda Europa lo sabe.
-Amar, amar, ¿qué es eso? Esa palabra está falta de definición. El uno la posee, el otro la ama, como dice nuestro proverbio -afirmó Hans Castorp. Y continuó diciendo-: En estos últimos tiempos he reflexionado con frecuencia sobre la libertad. Es decir: he oído esta palabra con tanta  frecuencia  que  me  ha  hecho  reflexionar. Te  diré,  en  francés, lo  que  pienso. Eso  que  toda  Europa  llama  libertad  es  tal  vez  una  cosa bastante más burguesa que nuestra necesidad de orden, ¡eso es!
-¡Qué divertido! ¿Piensas en tu primo al decir esas cosas tan extrañas?
-No, es verdaderamente un alma bondadosa, una naturaleza sencilla que no se ve amenazada por nada, ¿sabes? Pero no es un burgués, es un militar.
-¿Que no se ve amenazada por nada? -inquirió ella con esfuerzo-.¿Quieres decir: una naturaleza completamente firme, segura de sí misma? Pero si está gravemente enfermo, tu pobre primo.
-¿Quien te lo ha dicho?
-Aquí estamos bien informados los unos de los otros.
-¿Te ha dicho esto el doctor Behrens?
-Tal vez, cuando me enseñaba sus cuadros.
—Es decir: ¿cuando pintaba tu retrato?
—Tal vez, ¿Te gustó mi retrato?
-Sí,  extraordinariamente.  Behrens  ha  conseguido  dar  exactamente  la  sensación  de  tu  piel.  ¡Oh,  con  mucha  fidelidad!  A  mí  también me gustaría mucho ser retratista, para tener ocasión de estudiar tu piel, como él.
-Hable usted en alemán, si gusta.
-Oh, yo hablo alemán incluso en francés.Es una especie de estudio artístico y médico; en una palabra: se trata de literatura humana, ¿comprendes?
¿Que decides? ¿No quieres bailar?
-No, es cosa de chiquillos. A escondidas de los médicos. Inmediatamente que Behrens aparezca, todo el mundo se precipitará hacia las sillas. Será una cosa muy ridicula.
-¿Tanto respeto le tienes?
-¿A quien? -preguntó ella, pronunciando la interrogación con una brevedad extranjera.
-A Behrens.
-¡Déjame en paz con tu Behrens! Ya ves que aquí no hay sitio para bailar. Además, sobre la alfombra...Veremos cómo bailan los demás.
-Sí, es mucho mejor -aprobó él, y se puso a mirar, sentado cerca de ella, con el rostro pálido, los ojos azules, con la mirada pensativa de un abuelo,  cómo  saltarineaban  los  enfermos  disfrazados,  en  el  salón,  y  al  otro  lado,  en  la  biblioteca.  La  «hermana  muda»  bailaba con  el «Heinrich azul», y la señora Salomon, disfrazada de bailarín, con frac y chaleco blanco, un plastrón saliente, un bigote y un monóculo, giraba sobre sus altos tacones que salían por debajo del largo pantalón de hombre, con el Pierrot, cuyos labios brillaban con un rojo de sangre en la cara espolvoreada de blanco, y cuyos ojos parecían los de un conejo albino. El griego,  en  mantilla,  agitaba  sus  piernas  armoniosas,  enfundadas  en  punto  lila,  en  torno  de  Rasmussen,  escotado  y  resplandeciente  de  jade negro. El procurador, vestido con un quimono, la señora Wurmbrand y el joven Gaenser bailaban juntos, manteniéndose entrelazados, y la señora Stoehr bailaba con su escoba, que apretaba contra su corazón, acariciando el plumero como si fuese la erizada cabellera de un hombre.
-Eso es lo que haremos -repitió Hans Castorp maquinalmente. Hablaban bajo y el piano ahogaba sus voces-. Permaneceremos sentados aquí y  miraremos  como  en  sueños.  Para  mí  es  como  un  sueño,  ¿sabes?,  como  un  sueño  singularmente  profundo,  pues  es  preciso  dormir profundamente para soñar de este modo... Quiero decir: es un sueño bien conocido, soñado siempre, eterno, largo; sí, estar sentado cerca de ti, como ahora, eso es la eternidad.
-¡Poeta!-dijo ella-. Burgués, humanista y poeta. ¡Un alemán completo, comme il faut!
-Temo mucho que no seamos comme il faut -dijo él-. Bajo ningún aspecto. Somos tal vez niños mimados por la vida, sencillamente.
-Hermosa palabra. Dime, pues... No hubiera sido muy difícil tener ese sueño más pronto. Es un poco tarde cuando el señor se decide a dirigir la palabra a su humilde servidora.
-¿Para  qué  hablar? -dijo  él-.
¿Para  qué  sirven  las  palabras?  Hablar,  discurrir,  es  una  cosa  muy  republicana,  lo admito.  Pero  dudo  que  sea poético en el mismo grado. Uno de nuestros huéspedes, que se ha hecho amigo mío, monsieur Settembrini...
—Acaba de dirigirte algunas palabras.
—Es sin duda un gran hablador, le gusta mucho recitar bellos versos, pero ¿es acaso un poeta ese hombre?
-Lamento sinceramente no haber tenido jamás el placer de hablar con ese caballero.
-Me lo figuro.
-¡Ah!¿Lo crees?
-¿Cómo? Era una frase completamente indiferente lo que acabo de decir. Ya te darás cuenta de que no hablo con frecuencia el francés. Sin embargo, contigo prefiero esa lengua a la mía, pues, para mí, hablar en francés es hablar, en cierta manera, sin responsabilidad, o como decimos ahora, en sueños. ¿Comprendes?
—Me parece que sí.
—Eso basta… Hablar -continuó diciendo Hans Castorp- ¡pobre asunto! En la eternidad no se habla de nada. En la eternidad, ¿sabes?, se hace como cuando se dibuja un cerdito: se inclina la cabeza hacia atrás, se cierran los ojos.
-¡No  está  mal  eso!  Te  bailas  en  la  eternidad  lo  mismo  que  en  tu casa,  sin  duda  alguna  la  conoces  a  fondo.  Hay  que  confesar  que eres  un pequeño soñador muy curioso.
-Y además -dijo Hans Castorp-,si te hubiese hablado más pronto, hubiera sido necesario tratarte de «usted».
-¿Es que tienes la intención de tratarme de «tú» siempre?
-Seguramente. Te he tuteado siempre y te tutearé eternamente.
-Es un poco fuerte. En todo caso, no tendrás por mucho tiempo ocasión de decirme «tú». Me marcho.

Esta palabra tardó algún tiempo en penetrar en su conciencia. Luego Hans Castorp se sobresaltó, mirando en torno de él con aire extraviado, como un hombre que despierta de repente. Su conversación había continuado con bastante lentitud, pues Hans Castorp hablaba el francés de un modo muy pesado y con un titubeo pensativo. El piano, que había permanecido callado un instante, resonaba de nuevo, esta vez bajo las manos del joven Mannheim, que sustituía al joven eslavo y había cogido un cuaderno de música. La señorita Engelhart estaba sentada a su lado y volvía las páginas. El baile se había desanimado. Numerosos pensionistas habían tomado la posición horizontal. Nadie se hallaba sentado ya delante de ellos. En la sala de lectura jugaban a las cartas.
-¿Qué quieres hacer? -preguntó Hans Castorp, con la mirada extraviada.
-Quiero marcharme -contestó ella sonriente, como sorprendida, al ver su estupor.
-No es posible. Se trata de una broma
Nada de eso. Formalmente, me marcho.
-¿Cuándo?
-Mañana. Después de comer.
Un gran cataclismo se produjo en él. Luego añadió:
-¿Adonde vas?
-Muy lejos de aquí.
-¿Al Daguestán?
-No estás mal informado. Tal vez, por el momento.
-¿Estás, pues, curada?
-Respecto a eso... no. Pero Behrens cree que, por el momento, no puedo realizar grandes progresos aquí.Por eso voy a probar un cambio deaires.
-¿Volverás, pues?
-Tal  vez.  Pero  no  sé  cuándo.
Respecto  a  mí,  ¿sabes?,  amo  la  libertad  ante  todo,  y especialmente  la  de  elegir  mi  domicilio.  No  puedes comprender eso: tener la obsesión de la independencia. Tal vez es a causa de mi raza.
-¿Y tu marido, en el Daguestán, te concede la libertad?
-Es la enfermedad la que me la concede. Estoy aquí por tercera vez. Esta vez he pasado un año. Es posible que vuelva. Pero entonces tú estarás muy lejos.
-¿Lo crees, Claudia?
-¡También mi nombre!¡Verdaderamente te tomas muy en serio las costumbres del Carnaval!
-¿Sabes tú, pues, en qué medida estoy enfermo?
-Sí, no. Como estas cosas se saben aquí. Tienes una pequeña mancha húmeda, aquí dentro, y un poco de fiebre. ¿No es eso?
-Treinta y siete, ocho o nueve por la tarde -dijo Hans Castorp-. ¿Y tú?
-Oh, mi caso es un poco más complicado... nada sencillo.
-En  esa  rama  de  las  letras  humanas  llamada  la  medicina -dijo  Hans  Castorp- hay  algo  que  se  conoce  con  el  nombre  de  obturación  de  los vasos de la linfa.
-¡Se ve bien que has fisgoneado, querido!
-Y tú.
¡Perdóname! ¡Permite que te pregunte algo con insistencia y en alemán! El día en que me levante de la mesa para ir a la consulta, hace seis meses... Tú te volviste, ¿recuerdas?
-¡Qué pregunta! ¡Hace seis meses!
-¿Sabías adónde iba?
-Ciertamente, era por pura casualidad...
-¿Te lo había dicho Behrens?
-¡Siempre ese Behrens!
-¡Oh!, ha reproducido tu piel de una manera tan exacta... Por otra parte, es un viudo de mejillas ardientes que posee un servicio de café muy notable. Creo que conoce tu cuerpo, no sólo como medico, sino también como adepto de otra disciplina de las ciencias humanas.
—Tienes toda la razón al decir que hablas en sueños, amigo mío.
—Sea... Déjame soñar de nuevo después de haberme despertado tan cruelmente con esa campana de alarma de tu marcha. Siete meses bajo tus ojos... ¡Y ahora, que en realidad hablo contigo, me hablas de que te vas!
—Te repito que hubiéramos podido hablar mucho antes.
-¿Lo hubieras deseado?
-¿Yo? No me cogerás. Se trata de tus intereses. ¿Es que eres demasiado tímido para acercarte a una mujer a la cual hablas en sueños ahora?
¿O es que había alguien que te lo impedía?
-Ya le lo he dicho, no quería tratarte de «usted».
-No bromees. Contesta: ese charlatán, ese italiano que ha abandonado la velada, ¿qué es lo que te ha dicho ahora?
-No  he  oído  absolutamente  nada.  Me  preocupo  muy  poco  de  ese  señor  cuando  te  ven  mis ojos.  Pero  olvidas...  No  hubiera  sido  muy  fácil trabar amistad en ese ambiente. Estaba mi primo, con el cual estoy ligado y que tiene muy pocos deseos de divertirse aquí. No piensa más que en volver a la llanura para hacerse soldado.
-¡Pobre diablo! Está, en efecto, más enfermo de lo que cree. Tu amigo italiano tampoco está muy bien.
-El mismo lo dice. Pero mi primo... ¿Es verdad? Me asustas.
-Es muy posible que muera si intenta ser soldado en las llanuras.
-Que muera... La muerte. Terrible palabra, ¿no es verdad? Pero es extraño, no me impresiona en modo alguno hoy. Era un modo de hablar completamente convencional cuando te decía: me asustas. La idea de la muerte no me asusta. Me deja muy tranquilo. No tengo piedad ni demi buen Joachim, ni de mí mismo, al oír que es posible que muera.Si eso es verdad, su estado se asemeja mucho al mío, y me parece muy imponente.  El  está  moribundo  y  yo  enamorado.  ¡Bien!  Hablaste  a  mi primo  en  el  taller  de  fotografía  íntima,  en  la  salita  de  espera,  ¿te acuerdas?
-Un poco.
-¿Hizo aquel día Behrens tu retrato transparente?
-¡Dios mío! ¿ Lo llevas?
—No, lo tengo en mi cuarto.
—Ah, ¿en tu cuarto? Yo llevo siempre el mío en la cartera. ¿Quieres que te lo enseñe?
—Muchas gracias. Mi curiosidad no es invencible. Será un aspecto muy inocente.
—Yo  he  visto  tu  retrato  exterior.  Me  gustaría  mucho  más  ver  el  retrato  interior  que tienes  encerrado  en  tu  cuarto...  ¡Permíteme que  te pregunte otra cosa! A veces, un señor ruso que vive en la ciudad viene a verte, ¿Quién es? ¿ Con qué objeto viene ese hombre?
-Eres muy fuerte en espionaje, lo confieso. Pues bien, te voy a contestar; Sí, es un compatriota enfermo, un amigo. Le conocí en un balneario hace muchos años. ¿Nuestras relaciones? Tomamos el té juntos, fumamos dos o tres pápiros, charlamos, filosofamos, hablamos del hombre, de Dios, de la vida, de la moral, de mil cosas. Esta es mi información. ¿Estás satisfecho?
-¡También de moral! ¿ Y qué es lo que habéis descubierto en cuestiones de moral, por ejemplo?
-¿La moral? ¿Eso te interesa? Pues bien, nos parece que habría que buscar la moral no en la virtud, es decir: en la razón, la disciplina, las buenas costumbres,  la  honestidad,  sino  más  bien en  lo  contrario,  quiero  decir:  en  el pecado,  dándose  cuenta  del  peligro,  de  lo que  es perjudicial,  de  lo  que  nos  consume.  Nos  parece  que  es  más  moral perderse  y  el  dejarse  languidecer que  el conservarse.  Los  grandes moralistas  no  eran  en  modo  alguno  virtuosos,  sino  aventureros  del mal,  viciosos,  grandes  pecadores que  nos  enseñan  a  inclinarnos cristianamente ante la miseria. Todo eso te debe de disgustar mucho, ¿no es verdad?
Él  guardó  silencio.  Se  hallaba  todavía  como al  principio,  las  piernas  cruzadas  bajo  el asiento,  que  crujía,  inclinado  hacia  la mujer,  que  se encontraba sentada, con su tricornio, y conservaba su lapicero entre los dedos.
Los  ojos  azules  de  Hans  Castorp  contemplaban la  habitación  que  se  había  ido  quedando  vacía.  Los  pensionistas  se  habían  dispersado.  El piano, en el ángulo, ante ellos, no dejaba oír más que algunos sonidos incoherentes; el enfermo de Mannheim tocaba con una sola mano, y a su lado estaba la institutriz sentada, hojeando una partitura que tenía sobre las rodillas.
Cuando la conversación entre Hans Castorp y Claudia Chauchat expiró, el pianista cesó también de tocar, dejando caer sobre sus rodillas la mano que había acariciado el teclado, mientras la señorita Engelhart continuaba mirando sus notas. Las cuatro únicas personas que habían quedado  de  la  fiesta  del  Carnaval  se  encontraban  sentadas,  inmóviles.  El  silencio duró  algunos  minutos.  Lentamente,  a  causa  de su  propio peso, las cabezas de la pareja que estaba cerca del piano parecieron inclinarse más, la del joven de Mannheim hacia el piano, la de la señorita Engelhart hacia la partitura. Finalmente, los dos al mismo tiempo, como si se hubiesen puesto secretamente de acuerdo, se pusieron en pie y, sin ruido, evitando dirigirse hacia el otro lado de la habitación que se hallaba todavía ocupado, con la cabeza y los brazos colgantes, el joven de Mannheim y la institutriz se alejaron juntos, por la sala de correspondencia y de lectura.
-Todo el mundo se retira-dijo Mme. Chauchat-.¡Eran los últimos. Es tarde. Bueno, la fiesta de Carnaval ha terminado.-Y elevó los brazos para quitarse con las dos manos el tricornio de papel de su cabellera roja, cuya trenza se hallaba arrollada en torno de la cabeza como una corona-.Ya conoce usted las consecuencias, señor.
-Jamás, Claudia. Jamás te trataré de «usted»; jamás en la vida ni en la muerte,
si se puede decir de este modo.Esa forma de dirigirse a una persona, que pertenece al Occidente cultivado y a la civilización humanista, me parece muy burgués y pedante. ¿Para qué las formas?  ¡La forma  es  la  pedantería  misma!  Todo  lo  que habéis  establecido  respecto  a  la  moral,  tú  y  tu  compañero  enfermo,  ¿quieres  que me  cause sorpresa?, ¿crees que soy tonto? Dime, ¿qué piensas de mí?
-Es  un  asunto  que  no  da  mucho  que pensar.  Eres  un  joven  convencido, de  buena  familia,  de  aspecto agradable,  discípulo  dócil  de sus preceptores,  que  volverá  pronto  a  las  llanuras  para  olvidar  completamente  que  ha  hablado  en  sueños aquí  y  para  ayudar  a  hacer  grande  y poderoso a su país por su trabajo honrado en los astilleros. He aquí tu fotografía íntima, obtenida sin aparato. ¿La encuentras exacta?
-Faltan algunos detalles que Behrens ha encontrado.
-Los médicos encuentran siempre, son entendidos en la materia...
-Hablas como Settembrini. ¿Y mi fiebre? ¿De qué procede?
-Vamos, es un incidente sin consecuencias que pasará pronto.
-No,  Claudia,  sabes  perfectamente  que  lo  que dices  no  es  verdad,  lo  dices  sin  convicción, estoy  seguro.  La  fiebre  de  mi  cuerpo  y las palpitaciones de mi corazón enjaulado y el estremecimiento de mis nervios son lo contrario de un incidente, se trata -y su rostro pálido, de labios estremecidos, se inclinó hacia el rostro de la mujer-, se trata nada menos que de mi amor por ti, ese amor que se apoderó de mí en el instante  en  que  mis  ojos  te  vieron,  o  más  bien,  que  reconocí  cuando  te  reconocí  a  ti,  y  es  él  evidentemente  el  que  me  ha  conducido  a  este lugar...
-¡Qué locura!
-¡Oh! El amor no es nada si no es la locura, una cosa insensata, prohibida y una aventura en el mal. Si no es así es una banalidad agradable, buena para servir de tema a cancioncitas tranquilas en las llanuras. Pero que yo te he reconocido y que he reconocido mi amor hacia ti, sí, eso es verdad; yo ya te conocí, antiguamente, a ti y a tus ojos maravillosos oblicuos, y tu boca y la voz con que me hablas; una vez ya, cuando era colegial, te pedí tu lápiz para entablar contigo una relación social, porque te amaba sin razonar, y es por eso, sin duda, por mi antiguo amor hacia ti, por lo que me quedan esas marcas que Behrens ha encontrado en mi cuerpo y que indican que en otro tiempo yo estaba ya enfermo...Sus dientes rechinaron. Había sacado un pie de debajo del asiento de la silla, que crujía, mientras iba divagando y, al avanzar ese pie, con la otra rodilla tocaba casi el suelo, de manera que se arrodillaba delante de ella con la cabeza inclinada y temblando todo su cuerpo.
-Te amo -balbuceó-, te he amado siempre, pues tú eres el Tú de mi vida, mi sueño, mi destino, mi deseo, mi eterno deseo.
-¡Vamos, vamos!-dijo ella-.¡Si tus preceptores te viesen!
Pero él meneó la cabeza con desesperación, inclinando el rostro hacia el suelo, y contestó:
-Me tendría sin cuidado, me tienen sin cuidado todos esos Carducci, la República elocuente, el progreso humano en el tiempo, pues ¡te amo!
Ella acarició dulcemente con la mano los cabellos cortados al rape en la nuca.
-Pequeño burgués -dijo -. Lindo burgués de la pequeña mancha húmeda. ¿Es verdad que me amas tanto?
Y exaltado por este contacto, ya sobre las dos rodillas, la cabeza echada hacia atrás y los ojos cerrados, él continuó hablando:
-Oh, el amor, ¿sabes...? El cuerpo, el amor, la muerte, esas tres cosas no hacen más que una. Pues el cuerpo es la enfermedad y la voluptuosidad, y es el que hace la muerte; sí, son carnales ambos, el amor y la muerte, ¡y ése es su terror y su enorme sortilegio! Pero la muerte, ¿comprendes?, es, por una parte, una cosa de mala fama, impúdica, que hace enrojecer de vergüenza; y por otra parte es una potencia muy solemne y majestuosa (mucho más alta que la vida risueña que gana dinero y se llena la panza; mucho más venerable que el progreso que fanfarronea por los tiempos) porque es la historia y la nobleza, la piedad y lo eterno, lo sagrado, que hace que nos quitemos el sombrero y marchemos sobre la punta  de  los  pies...  De  la  misma  manera,  el  cuerpo  también,  y  el amor  del  cuerpo,  son  un  asunto indecente  y  desagradable,  y  el cuerpo enrojece y palidece en la superficie por espasmo y vergüenza de sí mismo. ¡Pero también es una gran gloria adorable, imagen milagrosa de la vida orgánica, santa maravilla de la forma y la belleza, y el amor por él, por el cuerpo humano,  es  también  un  interés  extremadamente  humanitario  y  una potencia  más  educadora  que  toda la  pedagogía  del  mundo...!  ¡Oh, encantadora belleza orgánica que no se compone ni de pintura al óleo, ni de piedra, sino de materia viva y corruptible, llena del secreto febril de la vida y de la podredumbre! ¡Mira la simetría maravillosa del edificio humano, los hombros y las caderas y los senos floridos a ambos lados del pecho, y las costillas alineadas por parejas y el ombligo en el centro, en la blandura del vientre, y el sexo oscuro entre los muslos! Mira los omóplatos cómo se mueven bajo la piel sedosa de la espalda, y la columna vertebral que desciende hacia la doble lujuria fresca de las nalgas, y las grandes ramas de los vasos y de los nervios que pasan del tronco a las extremidades por las axilas, y cómo la estructura de los  brazos  corresponde  a  la  de  las  piernas. ¡Oh,  las  dulces  regiones  de  la  juntura  interior  del  codo  y  del  tobillo,  con  su  abundancia  de delicadezas  orgánicas  bajo  sus  almohadillas  de  carne!  ¡Qué  fiesta más  inmensa  al  acariciar  esos  lugares  deliciosos  del  cuerpo  humano! ¡Fiesta  para  morir  luego  sin  un  solo  lamento!  ¡Sí,  Dios  mío,  déjame sentir  el  olor  de  la  piel  de tu  rótula,  bajo  la  cual  la  ingeniosa  cápsula articular segrega su aceite resbaladizo! ¡Déjame tocar devotamente con mi boca la «Arteria femoralis» que late en el fondo del muslo y que se divide, más abajo, en las dos arterias de la tibia! ¡Déjame sentir la exhalación de tus poros y palpar tu vello, imagen humana de agua y de albúmina, destinada a la anatomía de la tumba, y déjame morir con mis labios pegados a los tuyos!
No abrió los ojos después de haber hablado.
Permaneció sin moverse, con la cabeza inclinada, las manos que sostenían el pequeño lapicero de plata separadas, temblando y vacilando sobre sus rodillas. Ella dijo:
-Eres, en efecto, un adulador que sabe solicitar de una manera profunda, a la alemana.
Y le puso el gorro de papel.
-¡Adiós, príncipe Carnaval! ¡Esta noche la íinea de tu fiebre será muy mala, estoy segura!
Al  decir  esto  se  levantó  de  la  silla,  se  dirigió  a  la  puerta, dudó  un  momento  en  el  umbral,  dio  media  vuelta  elevando  uno  de  sus  brazos desnudos, con la mano en el pestillo y, por encima del hombro, dijo en voz baja:
-No olvides devolverme el lápiz.
Y salió.