dissabte, 2 d’abril de 2011

Garcilaso de la vega i el pedrot a Le Muy


Jo tenia un amic al que la mort de Garcilaso de la Vega el va colpir. La imatge mental d'aquell moment es pot matitzar amb aquesta imatge.

"El 19 de septiembre de 1536, las tropas imperiales avistan en Le Muy, cerca de Frejus [Francia], una torre que parece abandonada. Garcilaso va a vivir su última jornada. Un testigo ocular escribe «el emperador manda que fuesen a saber qué gente eran, y así fueron ciertos caballeros, demandándoles qué hacían allí. Ellos dijeron que era su tierra y que querían estar allí […] y que no era su voluntad salir de la torre. Viendo esto el emperador […] mandó que con el artillería […] se diese batería a la torre, y así se dio y se hizo pequeño portillo en la torre y […] subiendo el maestre de campo Garcilaso de la Vega y el capitán Maldonado, los que en la torre estaban dejan caer una gran gruesa piedra y da en la escala y la rompe, y así cayó el maestre de campo y capitán, y fue muy mal descalabrado el maese de campo en la cabeza, de lo cual murió a los pocos días» (Martín García Cereceda, Tratado de las campañas y otros acontecimientos[…]). En efecto, unos días después, 14 de octubre, Garcilaso muere. Carlos V mandó a ahorcar a doce de los defensores de la torre y desorejar a los jóvenes auxiliares como represalia."


I com es habitual, un munt d'anys sense sentir ni a parlar de Galatea i aqui tenim que en un obra de Garcilaso, el pastor Salicio està morint d'amor per una altra Galatea:

¡Oh más dura que mármol a mis quejas
y al encendido fuego en que me quemo
más helada que nieve, Galatea!
Estoy muriendo, y aun la vida temo;
témola con razón, pues tú me dejas,
que no hay sin ti el vivir para qué sea.
Vergüenza he que me vea
ninguno en tal estado,
de ti desamparado,
y de mí mismo yo me corro agora.
¿D’un alma te desdeñas ser señora
donde siempre moraste, no pudiendo
della salir un hora?
Salid sin duelo, lágrimas, corriendo.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada