dissabte, 2 d’agost de 2014

El espectador VII-VIII de José Ortega y Gasset


Autor: José Ortega y Gasset
Títol: El espectador VII-VIII
Editorial: Revista de Occidente
Col·lecció: Colección El Arquero
Primera edició: Tomo VII: 1929
Primera edició: Tomo VIII: 1934
Segona edició: 1964
Núm. Registre: 5610/60
Depòsit legal: M.7872-1963










INDICE

Nota de los editores

Tomo VII
Hegel y América
La expresión fenómeno cósmico
Cuaderno de bitácora
El origen deportivo del Estado
El silencio, gran brahmán
Intimidades

Tomo VIII
Abenjaldún nos revela el secreto
Divagación ante el retrato de la marquesa de Santillana
Para una ciencia del traje popular
Tiempo, distancia y forma en el arte de Proust
Egipcios
Revés de almanaque
Socialización del hombre


Grans moments:


LA EXPRESIÓN FENÓMENO CÓSMICO

"Sentir ira es necesitar el daño de otro para compensar nuestro desequilibrio íntimo.(...) De donde resulta que mientras la emoción se dirige a un objeto determinado, concreto y único, su gesto realiza el acto airado sobre un objeto cualquiera." pàg. 48-49

"Pero nadie podrá negarlo: la mera inspección de la persona que nos es presentada deja en nosotros un precipitado estimativo y una como interpretación de carácter. Queramos o no, este prejuicio se forma automáticamente en nosotros. Le llamo prejuicio porque, en verdad, se trata de una impresión que no tiene carácter consciente." pàg. 55

"Pero si el señalar y el caminar declaran no pocos secretos del íntimo ser, mucho más acontece con la miradada. Es ésta casi el alma misma hecha flúido. Bajo el arco de las cejas, como tras la boca del escenario, párpados, esclerótica, pupila, iris integran una maravillosa compañía de teatro que representa maravillosamente el drama y la comedia de dentro." pàg. 56

CUADERNO DE BITÁCORA

"Era el tiempo feliz en que los poetas regían Europa. (Sí, joven futbolista; esto ha acaecido una vez...) pàg. 71


EL ORIGEN DEPORTIVO DEL ESTADO

"El individuo que a lo largo de nuestra vida llegamos a ser es sólo uno de los varios o muchos que pudimos ser y que quedaron sin realizar, como bajas lamentables de nuestro ejército interior. Por eso, importa mucho que penetremos en la existencia muy ricos en posibilidades, a fin de que luego la poda fatal que es el destino deje siempre en nosotros potencias invulneradas y robustas. Esta abundancia de posibilidades es el síntoma más característico de vida pujante, como el utilitarismo, el atenerse a lo estrictamente necesario, al modo del enfermo que ahorra movimientos, es el síntoma de debilidad y de vida menguante." pàg.85

Sobre el cavall del Carrer Claudio Marcelo de Còrdova: pàg. 88

"Y acaece que los muchachos de dos o tres hordas próximas, impulsados por ese instinto de sociabilidad coetánea, deciden juntarse, vivir en común. Claro que no para permanecer inactivos; el joven es sociable, pero a la par es hazañoso, necesita acometer empresas. Indefectiblemente, entre ellos surge un temperamento o mas imaginativo, o mas audaz, o mas diestro, que propone la gran osadía. Sienten todos, sin que sepan por qué, un extraño y misterioso asco hacia las mujeres parientes consanguíneas con quienes viven en la horda, hacia las mujeres conocidas, y un apetito de imaginación hacia las mujeres otras, las desconocidas, las no vistas o sólo entrevistas.
Y entonces ha lugar una de las acciones mas geniales de la historia humana, de que han irradiado mas gigantescas consecuencias: deciden robar las mozas de hordas lejanas. Pero esto no es empresa suave: las hordas no toleran impunemente la sustracción de sus mujeres. Para robarlas hay que combatir, y nace la guerra como medio al servicio del amor. Pero la guerra suscita un jefe y requiere una disciplina; con la guerra que el amor inspiró surge la autoridad, la ley y la estructura social. Pero unidad de jefe y disciplina trae consigo y, a la vez, fomenta la unidad de espíritu, la preocupación en común por todos los grandes problemas. Y, en efecto, en estas asociaciones de muchachos comienza el culto a los poderes mágicos, las ceremonias y los ritos." pàg. 93-94

"En los ritos matrimoniales de Roma perduro la huella del rapto originario, ya que, como es sabido, la esposa, al ingresar en la casa de su marido, no lo hacía por su pie, sino que éste la tomaba en vilo, a fin de que no pisase el dintel, simbolizando así que había sido arrebatada." pàg. 104-105


INTIMIDADES

"Por eso es la mujer de treinta años la mejor: ya no ama a cualquiera, sino que elige. Yo no creo que haya auténtico amor si no hay elección. Pero la elección es cosa mucho menos frecuente de lo que se supone..." pàg. 122

"Todos tenemos la conciencia de que conforme nos íbamos realizando en la existencia caían a diestra y siniestra, decimadas por el destino, otras vidas que igualmente podíamos haber vivido. La fatalidad ha seleccionado de nuestras posibles trayectorias una y ha eliminado las demás." pàg. 123-124

"Lo malo es que desatendemos a menudo las horas semovientes y cuando nos ocurre buscarlas hallamos que han pasado ya." pàg. 130

"Nuestra vida va puesta por nosotros a una u otra meta." pàg. 137

"Uno de los datos primeros de la historia es que en la civilización sumeria primitiva se utilizaban dos idiomas -emeku y emesal-: uno era el lenguaje de los hombres y el otro el lenguaje de las mujeres."

"Cuando se mira desde dentro este hecho tremebundo que es nuestra vida, la de cada cual, pronto advertimos que consiste radicalmente en un dinamismo. Quiero decir que nuestra vida no es nunca un simple estar, un puro yacer. Vivir es siempre vivir por algo o para algo; es un verbo transitivo." pàg. 157

"No hay modo de eludir la única expresión rigorosa: el argentino se gusta a sí mismo." pàg. 162

"Llamar tacto al acierto en el trato social es una ejemplar agudeza del idioma. Porque, en efecto, consiste en no rozar la entidad que tenemos delante, no tropezar con sus formas y facciones o hacerlo suavemente y sin choque." pàg. 168

ABENJALDÚN NOS REVELA EL SECRETO (Per nosaltres Ibn Jaldun)

"Abenjaldún subraya este odio y este desprecio del beduíno a cuanto sea urbe y construcción. Si los arabes -dice- tienen necesidad de piedras para servir de soporte a sus marmitas, arruinan las construcciones próximas a fin de procurárselas." pàg. 202

EL RETRATO DE LA MARQUESA DE SANTILLANA

"En cambio, el clásico en feminidad, Don Juan, es atraido preferentemente por la mujer más recatada, por la que más se oculta al público y que en la morfología femenina representa el polo opuesto a la prostituta. Don Juan, en efecto, se enamora de la monja." pàg. 213

TIEMPO, DISTANCIA Y FORMA EN PROUST

"El impresionista pinta una jarra o un árbol si que en su cuadro haya nada que tenga la figura de árbol o jarra. Como estilo pictórico consiste, pues, el impresionismo en negar la forma externa de las realidades y en reproducir su forma interna: la masa cromática interior." pàg. 235

"Me refiero a la peculiar fatiga que aun en el más aficionado a estos volúmenes produce su lectura." pàg, 240

EGIPCIOS

"Lo que primero se forma de cada alma es su periferia, la película que da a los demás, la persona o yo social. Se cree lo que creen los demás; se sienten emociones multitudinarias. Es el grupo humano quien, en rigor, piensa y siente en cada sujeto." pàg. 253

"Toda persona sin individualidad es feliz cuando se encuentra al frente de una oficina." pàg. 256

REVÉS DE ALMANAQUE

"El automóvil es un aparato magnífico para ir de prisa de aquí a Socuellamos. Pero señor, ¡Si yo no tengo que hacer nada en Socuéllamos!" pàg. 262

"Para hablar una lengua extraña lo primero que hace falta es volverse durante un rato más o menos imbécil; logrado esto puede uno verbalizar en todos los idiomas del mundo sin excesiva dificultad." pàg. 266

"Lo característico de España no es que en ella la Inquisición quemase a los heterodoxos, sino que no hubiese ningún heterodoxo importante para quemar. Cuando por casualidad ha habido algún heterodoxo español importante, se iba fuera, como Servet, y era fuera donde lo quemaban." pàg. 270

"En el hombre [adulto] ya no deciden los ojosm, sino las teorías, que ortopedizan a las percepciones y, velis nolis, las obligan a deformarse según su molde". pàg. 282

"Un día, en el baño, coincidieron Diógenes el Cínico y Arístipo el Elegante. Este, al salir, se puso la túnica harapienta de Diógenes; pero Diógenes no quiso en modo alguno salir a la calle con el traje purpúreo de Arístipo." pàg. 288

"Las gentes se reunen sin curiosidad los unos por los otros, sin exigencias mutuas, sin propósitos dinámicos. Las horas pasan por delante de estos seres como naves vacías que nadie se atreve a fletar osadamente hacia rutas aventuradas." pàg. 293


SOCIALIZACION DEL HOMBRE

"La socialización del hombre es una faena pavorosa.Porque no se contenta con exigirme que lo mío sea para los demás -propósito excelente que no me causa enojo alguno-, sino que me obliga a que lo de los demás sea mío. Por ejemplo: a que yo adopte las ideas y gustos de los demás, de todos." pàg. 299

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada