dimarts, 23 de setembre de 2014

Con tetas no hay paraíso de Quim Monzó

Con tetas no hay paraíso

Quim Monzó. 
La Vanguardia 23/09/2014 página 20


Los yihadistas son una mina. Cuando crees que no pueden sorprenderte con ninguna nueva genialidad, inmediatamente se superan. Ahora se ha sabido que las mujeres que forman parte de los peshmergas, las fuerzas kurdas que luchan contra la organización Estado Islámico, disponen de un poder de contención en el que poca gente había pensado hasta ahora. Los combatientes yihadistas –todos hombres, evidentemente, porque las señoras no pueden participar en batallas– creen que, si les mata una mujer, cuando lleguen al paraíso no recibirán como gratificación las setenta y dos vírgenes que a cada uno de ellos les corresponde. Morir en manos de un hombre es noble y te concede esa eterna recompensa lasciva. Morir en manos de un ser de menor categoría como es la mujer es un hecho despreciable e indigno de premio. Todo eso lo explicaba el domingo en The Telegraph Ed Royce, director del Comité de Relaciones Internacionales del Congreso de Estados Unidos. Las combatientes peshmergas –muchas de la comunidad yazidí, que el Estado Islámico masacra sin piedad– están encantadas con las creencias de los yihadistas, que han contribuido en buena medida, dicen, a que el avance de estos en Iraq se haya detenido: “Creo que nos tienen más miedo a nosotras que a los hombres”. Quizá por eso hay cada vez más mujeres soldados en el frente. Lo más enternecedor es que esos versos del Corán que prometen setenta y dos vírgenes a cada yihadista muerto en batalla son los mismos que usan los imanes y las organizaciones extremistas como cebo para reclutar nuevos militantes dispuestos a dar la vida por esta promesa. Deslumbrantemente, ese mismo cebo se les gira en contra cuando los soldados que tienen delante son mujeres. No les debió haber pasado nunca por la cabeza encontrarse, un día, ante batallones de mujeres, imagino.  Y mientras nos distraemos con estas chorradas, también el domingo, la radiotelevisión pública Nederlandse Omroep Stichting (NOS; sólo con una O) anunció que las autoridades belgas han arrestado a dos yihadistas que planeaban atentar ni más ni menos que contra la sede de la Comisión Europea en Bruselas. El día antes, el sábado, dos diarios belgas –el flamenco Tijd y el francófono L’Écho– informaron de que Bélgica ha truncado ya varios atentados planeados por excombatientes yihadistas en Siria, simpatizantes del Estado Islámico y que ahora están en la Unión Europea a disposición de lo que sus superiores gusten mandar. Y como en los atentados eres tú quien mata indiscriminadamente y, a diferencia del combate en un frente de guerra, en principio huyes antes de que estalle la bomba (o te matas a ti mismo, si se trata de un atentado suicida) no creo que en ningún momento hayan pensado que, por aquellas cosas de la vida, sea una policía quien los sorprenda, les mate y, por culpa de un par de tetas de este mundo, se pierdan todas las que los esperan en el otro. 


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada