diumenge, 7 de febrer de 2010

Irán

Irán denuncia el doble rasero occidental
"Deberían tener otra actitud hacia los países que sí tienen y producen armas nucleares"
RAFAEL POCH - Munich. Corresponsal - 07/02/2010

Estados Unidos y Alemania se pronunciaron ayer contra un plan iraní encaminado a desbloquear el contencioso sobre enriquecimiento de combustible nuclear, último episodio del pulso que las potencias occidentales mantienen con Teherán. El ministro de Exteriores de Irán, Manuchehr Mottaki, confirmó en Munich que el régimen de los ayatolás está dispuesto a enriquecer el uranio en el extranjero. El intercambio de uranio enriquecido, que Irán dice querer para uso médico, debería ser simultáneo y en la cantidad determinada por Irán.

El secretario de Defensa de EE.UU., Robert Gates, despreció la oferta desde Turquía: “No creo que nos acerque a un acuerdo”. El ministro de Exteriores alemán, Guido Westerwelle, expresó la misma opinión: “El anuncio iraní no ha cambiado mi opinión y mis dudas”. Occidente sospecha que Irán quiere hacerse con la bomba y el Consejo de Seguridad de la ONU instó a Teherán a “detener” su programa nuclear, que Irán dice que tiene fines civiles. Ni la Organización Internacional de la Energía Atómica ni los servicios secretos han encontrado evidencia del programa militar, pero la sospecha es razonable.

Irán es un país rodeado y amenazado ejército de EE.UU. ocupando sus patios traseros a este y oeste, en IraqyAfganistán, bases en Turquía y Asia Central en el norte, y dos vecinos, Pakistán e Israel, armados con bombas nucleares. De la última campaña de Iraq, Teherán pudo deducir que ese país fue invadido porque no tenía armas nucleares. Todo eso convierte una ambición nuclear de Irán en algo bastante claro.

“Algunos países sospechan que escondemos algo, pero deberían tener otra actitud hacia los países que sí tienen y producen armas nucleares, los dobles raseros son claros”, dijo ayer el ministro iraní, cuya propuesta podría complicar una reacción occidental y ganar tiempo.

Angela Merkel ha dicho que está dispuesta a implementar sanciones, incluso sin apoyo de la ONU. Desde Berlín, el presidente israelí, Shimon Peres, comparó la semana pasada la posible ambición nuclear iraní con un “segundo holocausto” contra su pueblo. Westerwelle dijo en Munich que “si Irán se hace con la bomba, todos los demás de la región la querrán y la tendrán en diez años”, pero ese es un argumento que no comienza con Irán sino con Israel, enemigo de Irán y de las organizaciones que Irán apoya en Líbano y Palestina. En un debate celebrado anteanoche, Mottakki recordó que existe una propuesta de su país y de Egipto para declarar Oriente Medio “zona libre de armas nucleares”. La propuesta nunca se ha considerado en Estados Unidos y Europa porque Israel, que tiene 200 bombas atómicas y arsenales químicos y bacteriológicos, no quiere oír ni hablar de ello.

“El tema iraní no puede aislarse de la situación en la región, Irán tiene preocupaciones de seguridad legítimas, fue atacado varias veces y nunca atacó”, dijo el ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov. “Las posibilidades de diálogo no se han agotado”, aseguró la responsable de Exteriores de la UE, Catherine Ashton.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada