divendres, 2 de novembre de 2012

The Drunk Monk

Via Europa 30, Local 3 Mataró
Horari:
Dimarts a dijous de 18:00 a 24:00
Divendres i dissabte de 18:00 a 02:00
Tancat diumenge i dilluns
http://www.cervezabelga.com/contacto/index.php


La historia de la cerveza es la historia de la civilización
Sven Bosch, maestro cervecero

The Drunk Monk
Es el establecimiento de Sven Bosch en Mataró: el monje ebrio. Un homenaje a los monjes trapenses belgas que dedican su paciencia y talento a enriquecer un saber de siglos para fabricar las cervezas más variopintas. Sven los conoce casi uno a uno, y se reserva para su local sucesivas partidas del dorado brebaje. Por eso Sven sirve cervezas excepcionales, algunas inencontrables incluso en Bélgica, además de otras provenientes de todos los países. Y por eso su cervecería está considerada como una de las mejores del mundo, según RateBeer.com, por votación popular e internacional (¡número 1 este verano!). Uno de sus tiradores destina todos sus ingresos a la Casa dels Xuklis, de niños con cáncer.

Tengo 43 años. Nací en Mortsel (Bélgica) y vivo en Mataró desde los 13 años. Fui hostelero, y hoy me dedico a la cerveza, a catarla, venderla y honrarla. Estoy casado y tengo un hijo, Marc (12). No creo en los políticos. Soy agnóstico. La cerveza es la bebida que une a más gente


¿Cuándo bebió su primera cerveza?
A los doce años, una Taffelbier, de baja graduación. En Bélgica, es normal.

¿Sí?
¡En España los niños bebían vino! Incluso en los comedores de los colegios.

Es verdad, a mí me lo servían.
Los europeos de todo sexo, edad o condición hemos bebido cerveza siempre.

Alegría, alegría...
Bueno, es que en el medioevo era más seguro e higiénico beber cerveza que agua.

¿Por qué?
Porque el agua solía estar contaminada de patógenos, causaba muchas enfermedades.

¿Y la cerveza no?
La cerveza se hace hirviendo agua, lo que mata patógenos. Por eso la bebían también niños. ¡No se sabía por qué, pero era más saludable que el agua!

Milagro, milagro.
La consideraban una bebida milagrosa: no sabían por qué fermentaba. Se atribuía el poder de hacer cerveza al palo con que removían el mosto, y algunos lo veneraban.

¿Dónde nació la cerveza?
La historia de la cerveza es la de la civilización. ¡La cerveza nos hizo sedentarios!

Anda ya.
Sí, sí, nuestros ancestros aprendieron a hacer pan y cerveza con el cereal, ¡y dejaron de ser nómadas!

Vale, vale...
Sumeria, Egipto: hay bajorrelieves egipcios que muestran la fabricación de cerveza.

¿Era como la de hoy?
No, la hacían en el obrador de pan: era una especie de sopa de fermentación del cereal.

Un alimento.
Pues sí: para trabajar, les proporcionaba energía, calorías y nutrientes, minerales, vitaminas (como la B12), fibra...

¿Me servirá una cervecita, por favor?
Beba esta de trigo, de espuma blanca: lo correcto es servirla así, con dos dedos de espuma. No otras cervezas de poca espuma, que es casi como moca... ¡Disfrute!

Hum...
Es una bebida sedante, si lleva lúpulo. Y, después de un esfuerzo físico, es más hidratante que el agua.

Es usted un proselitista de la cerveza.
¡Es la bebida más popular del planeta!

¿Qué graduaciones alcohólicas tiene?
Desde dos grados hasta más de cuarenta.

¡Eso es casi whisky!
Tengo aquí la Sink the Bismarck, cerveza escocesa, que tiene 42 grados. Es genial la Double Black, de 22 grados, con el alcohol tan bien integrado que ni te das cuenta...

¿Cuántos tipos de cerveza existen?
¡Cientos! En mi local sirvo 500 cervezas diferentes. Se hace cerveza en casi todos los países, y procuro probarlas y tenerlas.

¿Cuál es su favorita?
¡Cada una tiene su misterio! El tipo de agua deja su huella, y la cerveza acepta casi todo: romero, tomillo, maría luisa, chocolate...

¿Hay cerveza con chocolate?
¡Riquísima! Y de cuatro pimientas. O coriandro. O jengibre. O pasada por barricas de whisky, ron, burdeos, borgoña, pomeral... ¡O por conchas de ostras!

¿Perdón?
Se coloca una parrilla de conchas de ostras, se vierte sobre ellas la cerveza, que así se impregna, y se embotella. ¡Sabe a mar!

¿Cuál es la cerveza más cara?
Me ofrecieron hace poco una botella de 33 cl por 500 euros. Un poco exagerado... La Double Black cuesta 88 euros, vale la pena. La Westvleteren ¡merece de sobra sus 12 euros!: si la pruebas, querrás pagarlos.

¿Qué tiene de especial?
Son cervezas cien por cien artesanas, hechas por monjes trapenses en abadías en Bélgica, con conocimientos acumulados durante siglos y con todo su mimo.

¿Qué ventaja tiene por ser artesana?
Más complejidad de matices. Y no causa resacas, al no llevar azúcar añadido.

¿Qué cerveza trapense es más famosa?
La de la abadía de Chimay: es la que más vende en todo el mundo.

¿En qué país se bebe más cerveza por persona?
En Chequia. Luego, en Alemania y Estados Unidos. España anda en sexta posición.

¿De cuántos colores es la cerveza?
Rubio pálido o intenso, ámbar pálido o intenso, rojizo, negro, o como el asfalto. La cerveza Fantôme de té verde es verdosa, seguramente porque le añaden espinaca.

¿Hay alguna cerveza afrodisiaca?
Una usaba este lema: "Ochenta años ayudando a hacer el amor a los feos". ¡Pero es, sobre todo, muy diurética!

¿Y qué hay de la barriga cervecera?
Es sólo que la cerveza te anima a picar.

¿Nunca dejará de beber cerveza?
¡No! Mi madre bebía cerveza cuando estaba gestándome. Visito a mi abuela, de 80 años, ¡y me encanta verla beberse su cervecita!

¿Cuál es su local cervecero favorito?
Moeder Lambic Fontainas, en Bruselas, con 43 tiradores. ¡Ah, qué paraíso!

¿Hace usted su propia cerveza?
Sí, en Bélgica, la Drunk Monk III: de abadía, siete grados, de color rojizo oscuro, consistente, cremosa, con notas de moca y un ligero toque de chocolate, afrutada en boca.

¿Cuál es su cerveza soñada?
Westmalle triple, de una abadía trapense a diez kilómetros de donde yo nací. La bebo desde joven y... ¡es perfecta! La bebo, y me digo: "Sven, Sven..., ya te puedes morir".


http://www.lavanguardia.com/lacontra/20121102/54354748521/la-contra-sven-bosch.html#ixzz2WMYQRd9A

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada