dissabte, 26 de desembre de 2015

Platón y un ornitorrinco entran en un bar de T. Cathcart y D. Klein

Título: Platón y un ornitorrinco entran en un bar... La filosofía explicada con humor
Título original: Plato and a Platypus Walk into a Bar.. Understanding Philosophy Through Jokes
Traductora: Núria Pujol Valls
Año:2006
Autores: Thomas Cathcart y Daniel Klein
Editorial: Planeta
Colección: Booket / Filosofía 3192
Páginas: 219
Edición: 2009
ISBN: 978-84-08-08663-5





INDICE

Filochistes. Una introducción

I METAFISICA
II LOGICA
III EPISTEMOLOGÍA
IV ETICA
V FILOSOFÍA DE LA RELIGIÓN
VI EXISTENCIALISMO
VII FILOSOFÍA DEL LENGUAJE
VIII FILOSOFIA SOCIAL Y POLÍTICA
IX RELATIVIDAD
X METAFISICA

Summa: Una conclusión
Grandes momentos de la Historia de la Filosofía
Glosario

Hacía tiempo que lo quería leer pero el título me echaba un poco para atrás. Recordaba un poco -el título- a los libros (iba a escribir literatura) de autoayuda pero tengo que reconocer que ha sido una agradable sorpresa.

En cuanto a los chistes los hay muy buenos (el de la viejecita que apuesta o el del barman polaco), normalitos y francamente malos (dejando aparte los que –por mi cortedad,- no he llegado a entender).

La parte filosófica, digamos, más seria es, en ocasiones, tremendamente didáctica. Me sorprendí a mi mismo desacreditando por un evidente post hoc ergo propter hoc a mi anciana madre (ya me vale).

Como siempre, pese a que no tengo nada que reprochar a la traducción, el ser un libro americano produce algún desajuste  y, por ser muy contemporáneo, va a perder cualidades en un futuro próximo.

En resumen, ciertamente recomendable y posiblemente necesite un par de lecturas para sacarle un buen provecho.


El de la viejecita: (FILOSOFIA DE LA RELIGION - Creer en Dios)

Inspirada por los Pensamientos de Pascal, una ancianita va al banco con un maletín en el que lleva 100.000 dólares en metálico y solicita que le abran una cuenta. El cauteloso agente bancario le pregunta cómo ha conseguido ese dinero.
—Apostando —le dice ella—. Soy muy buena.
—¿Y qué tipo de apuestas hace? —pregunta el contable intrigado.
-Ah, pues de todo tipo —le dice—. Por ejemplo, ahora mismo me apostaría veinticinco mil dólares con usted a que mañana al mediodía tendrá una mariposa tatuada en la nalga derecha.
-Vaya, me gustaría aceptarle la apuesta, ya mismo —dice el contable—. Pero no estaría bien que me quedara con su dinero por una apuesta tan absurda.
—Déjeme que se lo diga de otro modo —dice la mujer—. Si no apuesta conmigo, tendré que buscar otro banco donde depositar el dinero.
—No, no. No se precipite —dice el agente bancario—. Acepto la apuesta.
La mujer regresa al día siguiente al mediodía acompañada de su abogado en calidad de testigo. El contable se da la vuelta, se baja los pantalones e invita a ambos a que observen que la apuesta la gana él.
—De acuerdo —dice la mujer—. Pero ¿podría inclinarse un poquito más para que podamos asegurarnos?
El agente hace lo que se le pide, la mujer reconoce que ha perdido, y saca 25.000 dólares de su maletín y los cuenta para dárselos. Mientras tanto, el abogado está sentado, con la cabeza gacha y los codos apoyados en las rodillas.
—¿Y a éste qué le pasa? —pregunta el agente del banco.
-¡Que es un mal perdedor! —responde la ancianita—.
Aposté cien mil dólares con él a que hoy, al mediodía, usted nos enseñaría el trasero en su propio despacho.
(pág. 113-114)

El del viejo judio: (FILOSOFÍA DEL LENGUAJE - Filosofía del lenguaje común)

Un hombre se arrodilla en el confesionario y le dice al cura:
—Padre, tengo setenta y cinco años y ayer por la noche les hice el amor a dos chicas de veinte años, a la vez.
-¿Cuándo fue la última vez que te confesaste? -pregunta el sacerdote.
—No me he confesado nunca, padre —responde—. Soy judío.
-Entonces —dice el padre asombrado-. ¿Por qué me lo cuentas a mí?
-¡Porque se lo cuento a todo el mundo! -exclama el hombre.
(pág. 147)

Amor: (ETICA - Utilitarismo)

Él: ¿Te acostarías conmigo por un millón de dólares?
Ella: ¿Un millón de dólares? ¡Caramba! Creo que sí.
Él: ¿Y por dos dólares?
Ella: Anda, vete por ahí. ¿Qué te has creído que soy?
Él: Eso ha quedado claro. Ahora sólo estamos ajustando el precio
(pág. 95)

Otro de judios: (ETICA - Ética aplicada)

Un joven rabino era un entusiasta jugador de golf. Incluso durante el Yom Kippur, el día más sagrado del año, se escabulló un rato para irse a probar suerte con un campo de nueve hoyos.
En el último hoyo, no colocó bien la pelota antes de lanzar y una ráfaga de viento la arrastró hasta el hoyo y consiguió un hoyo en uno.
Un ángel que estaba contemplando el milagro se lamentó ante Dios.
-El tío está jugando al golf en Yom Kippury tú le regalas un hoyo en uno. ¿Eso es un castigo?
—Desde luego que lo es —dijo el Señor, sonriendo—. ¿No ves que no se lo puede contar a nadie?
(pág. 104)

El del polaco: (METAFILOSOFÍA)

Va un tío a un bar muy concurrido y anuncia que les va a contar un chiste polaco que es la monda. Se dispone a contarlo cuando el barman le interrumpe y le advierte: 
-Cuidadito, colega, que soy polaco. 
Y el tío dice: 
-Vale, vale, no te preocupes, lo contaré muy, muy despacio.
(pág. 201)

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada