diumenge, 22 de novembre de 2015

El enredo de la bolsa y la vida de Eduardo Mendoza

Título: El enredo de la bolsa y la vida
Autor: Eduardo Mendoza
Editorial: Seix Barral
Colección; Biblioteca breve
Páginas: 267
Año: 2012
Impresión: Sèptima
DIBA: N MEN
ISBN: 978-84-322-1000-6

Pur entreteniment. No cerquis res més que passar una bona estona. De fet, tinc el dubte sobre si l'estic rellegint, no perquè m'hagi marcat sino perquè pot ser l'he llegit i ja ho he oblidat. En qualsevol cas, com a eina d'evasió per un parell o tres dies, està força bé. En aquest aspecte sí es recomanable, A banda, com sempre en Mendoza, el castellà és un regal. Vocabulari ric i estil fascinant.


"A Rómulo le gusta hablar en metáforas, como a Góngora. Se parece mucho a don Luís de Góngora. Y también a Tony Curtis. Una mezcla irresistible de estos dos machos." Pág. 80


"Supongo que debo estarle agradecido. Si hubiera cedido a sus malévolos encantos, me habría arrepentido luego. De no haber cedido me arrepiento ahora, pero así es mejor."

Pág.82 


"Secreto para llegar a muy viejo es envejecer muy pronto. Con vejez viene tranquilidad: no más tempura, no más visitar casas de sombreros." Pág. 147


"Por esta razón o por otra, vaya usted a saber, el negocio me ha ido bien hasta ahora y, lo crea o no, he llevado la felicidad a bastante gente, sobre todo a bastantes mujeres. Las mujeres son más sensibles y le sacan más partido a mi metodología. Los hombres son más obtusos: el dinero y el fútbol les tienen bloqueado el hipotálamo y no les circulan los fluidos vitales. En cambio las mujeres, en cuanto desconectan el móvil, liberan los poderes de la mente y a la que te descuidas ya han alcanzado la percepción extrasensorial. De la expresión de su rostro infiero cierta actitud dubitativa por su parte. No me sorprende ni me enoja: muchas personas dudan de los beneficios de la gimnasia espiritual, pero están equivocadas. Los seres humanos están necesitados de guía y no es difícil guiarlos, porque en rigor no van a ninguna parte. La filosofía y la religión están muy bien, claro, pero son para los ricos, y si uno es rico, ¿para qué necesita la filosofía y la religión? En cambio los pobres no tienen tiempo para la metafísica y la religión hace tiempo que perdió el tren." (pág. 193)


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada