dijous, 11 de febrer de 2016

El hombre que compró un automóvil de Wenceslao Fernández Flórez

 Título:  El hombre que compró un automóvil (Obras completas Tomo III)
Año: Junio 1932 (según hemeroteca ABC 24/06/1932)
Autor: Wenceslao Fernández Flórez
Páginas: 102 (553-654/1049 papel biblia)
Editorial; Editorial Aguilar
Edición: Sexta edición 1964. Primera reimpresión 1969
Códificación: Depósito legal M.27078-196






Capítulo I: DONDE SOY ROBINSÓN EN UNA PLAZA PÚBLICA
Capítulo II: EN EL QUE CONOZCO A UN AGENTE
Capítulo III: EN EL QUE SE HABLA DEL «CLUB DE LOS AUTOMOVILISTAS CONSCIENTES»
Capítulo IV: EN EL QUE CONTINÚALA HISTORIA DEL «CLUB DE LOS AUTOMOVILISTAS CONSCIENTES» Y SE OFRECE AL LECTOR OCASIÓN DE ENTERARSEDEALGUNOS ASUNTOS QUE NO LE IMPORTAN
Capítulo V: EN EL QUE SE HABLA DE LO QUE LE OCURRIÓ A UN FOLLETO CONMIGO
Capítulo VI: DE CÓMO CONOCÍ AUNA MUJER Y A UN HOMBRE
Capítulo VII: QUE TRATA DE LAS VICISITUDES DESAGRADABLES DE UN VIAJE EN TREN
Capítulo VIII: EN EL QUE ME CONVENZO DE QUE... NO PUEDE SER
Capítulo IX: LA CASA DE ENFRENTE Y LA SALUD
Capítulo X: QUE REFIERE UNA CAMINATA HACIA LA FELICIDAD
Capítulo XI: MI «SEGUNDA MANO»
Capítulo XII: EN EL QUE UN HOMBRE CORRE DETRAS DE SU AUTOMÓVIL
Capítulo XIII: QUE ES COMO UNA VENTANILLA ABIERTA POR LA QUE SE DESPIDE LA NOVELITA

Irreverente y políticamente incorrecta, rayando el surrealismo. Una auténtica delicia.

Alguna perla:

«En todas las casas de Madrid hay cucarachas: son una nota del hogar, anuncian la llegada del verano y distraen a los chiquillos. ¿Por qué no soltar aquí unas cuantas?» Y él me respondió:
«Tú verás lo que haces, Manuel, porque si las cucarachas mueven más de tres o cuatro granos de cemento en sitios estratégicos, va a venirse abajo el edificio.» Y no insistí.
pág. 570

Eran ya tan numerosas las personas y los bultos en los pasillos, que una señora muy correcta, que iba en pie y que intentó dar a luz, no pudo conseguirlo porque verdaderamente no había sitio para un ser más, por pequeño que fuese.
pág. 605

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada